El martirio de viajar en la Línea E de subte: suciedad, ratas, filtraciones y un servicio para el olvido

Subte línea E

Miles de usuario de la Línea E de subte tienen que enfrentar la difícil y tediosa tarea de llegar a destino en un servicio sucio y con pésima frecuencia.

La administración de Horacio Rodríguez Larreta parece haberse olvidado de la tradicional línea E de subte, que conecta el sur de la Capital con el microcentro desde la estación Plaza de los Virreyes hacia Bolívar. Entre muchas dificultades que tienen que enfrentar los 81.000 pasajeros que a diario usan este servicio, las más graves son demoras que promedian los 20 minutos, trenes viejos que generan un ruido ensordecedor, filtraciones de agua los días de lluvia, falta de señalización, escaleras mecánicas que no andan, suciedad, ratas y cucarachas, falta de aire acondicionado, la señalética es pésima, y el personal de seguridad están muy atento a sus celulares.

Todos los cañones apuntan a la empresa concesionaria del subterráneo de Buenos Aires (SBASE) y al gobierno porteño por no llevar los controles adecuados. El subte de Buenos Aires supo ser una de las redes más importantes de Latinoamérica, pero que hoy en día perdió brillo por la pésima administración y la falta de inversión.

Como si fuera poco, la extensión de la línea que busca unir Plaza de Mayo con Retiro sigue postergando su fecha de inauguración. Las obras que comenzaron a fines del 2008 en manos del Gobierno kirchnerista quedaron estancadas en 2012 con el traspaso del subte a la Ciudad. Recién en 2015 el Gobierno macrista retomó los trabajos con la promesa de terminar el proyecto en 2018. Ahora esa fecha se trasladó para el 2019.

“Es una de las líneas con menos inversión y con más reclamos de los usuarios, sobre todo en cuanto a la infraestructura. Recibimos denuncias por filtraciones de agua los días de lluvias, deterioro en los vagones y vías y demoras altísimas”, explicó a Ámbito Financiero Fernando Barrera, director del Ente Único Regulador de los Servicios Públicos. Para el dirigente porteño la explicación se debe a la política de gestión de este Gobierno. “El subte no es prioridad, esto se debe a los elevados costos que requieren por eso se opta a otras vías de transporte como el Metrobus”, concluyó.

En 2015 se vivieron momentos de mucho temor y pánico entre los pasajero de la línea E de subte, cuando una humareda empezó a dominar la escena. Allí, los pasajeros fueron evacuados por los túneles, en medio de fuertes quejas y temor ante el peligro de las zonas electrificadas y la falta de previsión.

Sé el primero en comentar en "El martirio de viajar en la Línea E de subte: suciedad, ratas, filtraciones y un servicio para el olvido"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.