Un poco de historia, el subterráneo de Buenos Aires desde 1900 hasta hoy

Subte Buenos Aires

El Subte es la red de trenes subterráneos que circula en la ciudad de Buenos Aires. Fue la primera, de este tipo de vías, en Latinoamérica y en todo el Hemisferio Sur. Se extendió muy rápidamente en las primeras décadas de 1900, pero su ritmo de ampliación disminuyó después de la Segunda Guerra Mundial. Ello no obstante, hacia finales de los años 90 del siglo pasado empezó un nuevo proceso de expansión, con cuatro nuevas líneas.

En la década de 1910 Argentina era una de las naciones más prósperas del mundo y su capital era considerada “la París de Sudamérica”. Desde el año 1857 existía en la ciudad una primera línea de ferrocarriles y desde el año 1887 contaba con modernos tranvías. El 21 de diciembre del año 1909 la compañía “Tranvías Anglo Argentina” consiguió la autorización para construir y explotar la primera línea del subterráneo, que hoy conocemos como la Línea A. Las obras se iniciaron el día 15 de septiembre del año 1911 y el largo total del primer túnel alcanzó los 3.970 metros, con un coste de 4.300 pesos por metro lineal.

El día 1 de diciembre, el tren, que partía desde la Plaza de Mayo con fin de trayecto en la Plaza Once de Septiembre, fue inaugurado como la “Línea A”. Los detalles de sus acabados, de su iluminación, ventilación y estética se elaboraron cuidadosamente, destacándose la utilización de distintos colores de azulejos para cada estación, con el fin de ubicar de manera sencilla la estación de destino.

El metro de la capital de Argentina se abrió al público un día 2 de diciembre, en 1913, a las 5.20. Durante todo el día y en todas las estaciones se veían los andenes repletos de gente, incluso, en algún momento, se suspendió la venta de billetes, por el exceso de aforo.

Durante sus primeros años, unas 100.000 personas utilizaron diariamente este servicio. El día 1 de abril del año 1914 se amplió la línea A hasta la estación de Río de Janeiro y el día 1 de julio lo hizo hasta la estación Primera Junta.

En el año 1912 la compañía Argentina de tranvías de la ciudad de Buenos Aires, Lacroze Hermanos, ganó la concesión para construir una nueva línea de tren subterráneo, la actual línea B. Esta línea fue inaugurada el día 17 de octubre del año 1930.

En el año 1933 la Compañía Hispano-Argentina HADOPYF comenzó la construcción del resto de las líneas del tren suburbano.

Los trenes subterráneos fueron adquiridos por el estado y en el año 1977 se convirtieron en una sociedad estatal. Sin embargo, la Ley 23.696, de 18 de agosto del año 1989, estableció un marco regulador para la privatización de las empresas pertenecientes al Estado. A través del artículo 13 del decreto 2074/90, se decidió que la concesión de la explotación del Subte de Buenos Aires tendría una duración de 20 años.

En la actualidad la línea A cuenta con 80 trenes de origen chino con una capacidad de 133 pasajeros. Los vagones poseen cámaras de seguridad, aire acondicionado en todos sus vagones y un dispositivo especial de anti empotramiento. Todas estas mejoras han hecho que esta sea una de las líneas que más pasajeros transporta.

En definitiva, el subte es la manera más rápida, fácil y cómoda de llegar a nuestro destino en la ciudad. Sus seis líneas están todas conectadas con las avenidas principales y con estaciones de trenes que convergen en el centro de la ciudad, una de las principales zonas hoteleras y de grandes atractivos turísticos.

Sé el primero en comentar en "Un poco de historia, el subterráneo de Buenos Aires desde 1900 hasta hoy"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.