Connect with us

Ciudad

Dónde dejar la bicicleta: no se hicieron guarderías y muchos garajes no las aceptan

Published

el

Se suman ciclovías, se reponen estaciones públicas, pero hay una ausencia que pone palos a las dos ruedas: dónde dejar la bicicleta. El lugar que les dan las cocheras continúa siendo limitado. Sigue habiendo garajes que no las admiten. Y a un año y medio de la creación del fondo de Ecobici, aún no se construyó ninguna guardería con ese dinero como se había prometido.

Stefy B. (30) vive en Flores y pedalea por su barrio, Villa Lugano y Almagro. Pero muchas veces deja de usar bici porque no sabe dónde guardarla. Dice que “muchos estacionamientos no quieren alquilar por hora a bicicletas”. Ignacio E. (34) recuerda la vez que en Villa Pueyrredón tuvo que dejarla en la calle porque se la rebotaban en los garajes. Y de las negativas que sufría cuando vivía en Caballito y quería guardarla en una cochera por Bonifacio, y otra por Valle y José Mariano Moreno.

«Dejé de ir al centro en bici para no tener que discutir en las cocheras. Pero en Cabildo y Congreso hay dos garajes que me permiten guardarla y me tratan bien, así que volví a dejarla. La única contra es que ahí hay mil bicis y tengo que dejar la mía apretada”, cuenta Magdalena Maier (37), vecina de Saavedra.

Aporta un dato clave: se valora la amabilidad, gran motivo para volver. A tal punto que los garajes que sí admiten de buena gana las bicicletas se terminan llenando de ellas. Es que el buen trato a ciclistas no es moneda corriente en las cocheras y, cuando sí aparece, es un dato a compartir. Otro dato que circula son los playones de supermercados y shoppings que también las aceptan, como el Dot.

Un garaje de la calle Vuelta de Obligado que sí acepta bicicletas. Foto: Luciano Thieberger

Es un punto del que se habla incluso en convenciones internacionales sobre movilidad, como la última Cumbre del Foro Internacional de Transporte (ITF), celebrada en mayo en Alemania, donde se destacó el carácter bike friendly (amigable con las bicicletas) de Buenos Aires. Desde esos mismos espacios también se recalca que, sin lugar donde poner la bici en mitad del recorrido, muchos viajes quedan sin hacer.

“Desde hace 12 años se viene implementando una política interesante para fomentar el uso de la bicicleta, con cierta continuidad. Pero siguen haciendo falta espacios de guardado, punto en el que otras ciudades han avanzado más”, explica desde Ciudad de México Bernardo Baranda Sepúlveda, director regional Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, ONG con base en Nueva York.

El especialista pone de ejemplo la capital donde vive. “En Ciudad de México hay muchos espacios de guardado de bicicletas cerca de estaciones de transporte público, y más lugar para ponerlas en la calle en general”, precisa.

Guardería para bicicletas en el partido de Tres de Febrero.

Aunque sorprendan las fotos de este tipo de espacios alrededor del mundo -en Bélgica, por ejemplo, las playas de estacionamiento de bicicletas en torno a las estaciones de trenes dejan con la boca abierta-, basta cruzar la General Paz hasta Tres de Febrero para encontrar guarderías bien equipadas, con capacidad para 30 bicicletas y 12 horas de funcionamiento.

“Es una quimera que te reciban las bicicletas en garajes privados. Deberían existir estacionamientos concesionados cerca del Obelisco y la Plaza de Tribunales, entre otros puntos”, sugiere Néstor Sebastián, coordinador de seguridad vial de la Asociación Ciclistas Urbanos (ACU).

Para el referente, “así como hay una estación subterránea de combis en la 9 de Julio, podrían hacerse muchas guarderías para bicis. En San Pablo y Santiago de Chile hay estacionamientos gestionados por cooperativas”.

Otro problema son los horarios. “Si el plan es salir de noche con la bici, fuiste -lamenta Marilina L. (33), vecina de San Telmo-. Muchos estacionamientos cierran temprano. Y, en veredas angostas que ganaron espacio con mesas, no ponen bicicleteros y no tenés ni dónde atarlas. Con mis amigas hemos comido afuera con tal de poder ver las bicis”.

Imagen simulada de cómo puede ser una anclaje para bicicletas en la calle.

Fondo de Ecobici: 20 meses, cero guardería

Desde febrero de 2019, el sistema de Ecobici (bicicletas de préstamo de la Ciudad) es financiado por tres patas: el Gobierno porteño, los sponsors Itaú y Mastercard, y la publicidad. Con lo que empezó a cobrarse en noviembre a los vecinos los fines de semana y a los turistas todos los días, se nutre el llamado Fondo para el Desarrollo de la Movilidad Sustentable, pensado para sumar ciclovías y crear guarderías.

Pero, según la Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad, el dinero que ingresó hasta el momento a ese fondo cubre una parte de lo que paga el Gobierno porteño para mantener el sistema gratuito de lunes a viernes, y no alcanza aún para sumar guarderías ni otros espacios de guardado.

En los próximos días se emitirá una resolución que habilitará a empresas a comprar pases en paquetes para sus empleados. Esa será “una oportunidad para incrementar el financiamiento en cuanto a las guarderías de bici”, señala un vocero de la Secretaría.

Bicicletero junto a la estación de trenes de Gante, en Bélgica.

Desde esa área adelantan que “se hicieron análisis de factibilidad y en el corto o mediano plazo se trabajará con empresas para que puedan poner espacios de guardado en la vía pública, que puedan ser financiados por ellas”. También aclaran que “no se tratará de guarderías necesariamente”.

La diferencia entre unas y otros es que las guarderías son cerradas y pueden ser atendidas en forma manual o automática. Los espacios de guardado, en cambio, son artefactos no cerrados que tienen un mecanismo de agarre más sofisticado.

Los privados también están obligados

En la Ciudad de Buenos Aires, la ley 5.018 establece, que en el caso de estacionamiento de bicicletas, es obligatorio fijar dos categorías de tarifas: una por hora, que no podrá superar el 10% de lo que se paga por guardar un auto; y otra por estadía diaria completa, que debe ser inferior o similar a dos boletos mínimos de colectivo.

Para denunciar a los garajes que no reciben bicicletas hay que dirigirse a Defensa al Consumidor de la Ciudad, a través de gestioncolaborativa.buenosaires.gob.ar/prestaciones. En lo que va del año, esa dirección labró 358 actas de infracción e inició 252 sumarios. De todos esos actos administrativos, un tercio correspondieron a demandas a los garajes para que apliquen la tarifa fijada por ley.

Hay otra norma sobre el tema, la 4.619, que obliga a los organizadores de espectáculos masivos a ofrecer estacionamientos temporarios de bicis. Pero a veces esto no funciona ni siquiera en los públicos: en el reciente Feca, en la plaza Seeber, quien llegara en dos ruedas debía pasar un buen rato buscando dónde dejarla de forma segura.

Esta realidad ha llevado a muchas aseguradoras a ofrecer un producto específico para bicicletas, que parte de los $ 543 mensuales, según el valor del rodado, la zona del asegurado y el grado de cobertura. “Pago todos los meses $ 1.000 de seguro de bici, porque me robaron la mía en la puerta de mi casa y las nuevas están muy caras. Una como la mía está a $ 90.000”, admite Alejandro T. (40), vecino de Saavedra.

Con la bici atada

Con el crecimiento del uso de la bici en pandemia, se decidió instalar bicicleteros en el subte para estimular la movilidad intermodal, es decir, que involucra dos o más modos de transporte. No son espacios de guardado ni suplantan las necesarias guarderías, pero es lo que hay actualmente para poder atarlas de forma más cómoda y segura.

En el subte, en septiembre del año pasado se colocaron bicicleteros de entre ocho y diez anclajes antes de pasar los molinetes en ocho estaciones: San Pedrito y Carabobo de la Línea A, Echeverría y Tronador de la B, Juramento y Plaza Italia de la Línea D, y Venezuela e Inclán de la H.

Fueron elegidas con base en dos criterios: en qué medida conectan con otros modos de transporte y el tamaño del vestíbulo, que son las áreas superiores de las estaciones, antes de bajar al andén. En ese sentido, se privilegiaron los más grandes, de manera de que las bicicletas no interfieran en el paso de los pasajeros.

A su vez, se mantuvo el permiso para ingresar con bicicleta al subte, un reclamo que data de años y al que se le hizo lugar recién a partir de la pandemia. Solo se puede en el primer y el último coche de la formación, todo el día en caso de fin de semana o feriado, y en horarios limitados durante la semana hábil (desde el inicio del servicio hasta las 8, de 10 a 16 y de 19 al cierre).

Desde 2011, el Gobierno porteño instaló unos 6.000 bicicleteros en instituciones públicas y privadas, bares y locales comerciales. Desde 2020, prioriza colocarlos en hospitales y escuelas primarias y secundarias. A fines de 2021, la mencionada Secretaría emitió una resolución para que los privados puedan colocar bicicleteros, previo trámite online en el sitio Web oficial.

Mientras tanto, el WhatsApp de Boti (11-5050-0147) indica cuáles son los lugares más cercanos para dejar la bicicleta en los bicicleteros instalados (bares, escuelas, locales comerciales) y cuáles son los garajes privados más próximos. Y en esta página puede consultarse el mapa con todos los bicicleteros disponibles: buenosaires.gob.ar/ecobici/red-ciclovias/estacionamiento.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Cese del fideicomiso y llamado a elecciones en el club Comunicaciones

Published

on

Ya no quieren ser reconocidos por el esplendor de un pasado caduco, aquel de los carnavales en los que se juntaban más de cincuenta mil personas. No. El Club Comunicaciones hoy apunta a ser famoso por sus logros deportivos, por sus instalaciones ubicadas en el barrio de Agronomía y por ser la institución deportiva más grande de la Ciudad de Buenos Aires.

Fundado en 1931 por la compañía de Correos y Telecomunicaciones, los colores característicos del club -negro y amarillo- se tomaron por ser los distintivos del correo internacional. En la actualidad, el Cartero -tal como lo llaman debido a sus orígenes- juega en la Primera B Metropolitana.

Decadencia

La decadencia comenzó durante los años noventa debido a la privatización del Correo, sumada a la aparición de los gimnasios, las canchas de paddle y también las de fútbol cinco. El apocalipsis parecía estar cerca, pero a pesar de la fuga de deportistas federados hacia otras instituciones deportivas, el club volvió a funcionar aunque con sólo quinientos socios y sostenerlo en buenas condiciones se fue complicando cada vez más. Mientras que la plata no alcanzaba se iban perdiendo espacios por falta de mantenimiento y lo que eran las 19 hectáreas del club se fueron convirtiendo en tierra de nadie. Pero cuando nueve años después aparecieron las ofertas de Hugo Moyano y de Daniel Hadad para levantar la quiebra y quedarse con el club por sólo 11 millones de pesos, los hinchas del Cartero tomaron definitivamente cartas en el asunto y constituyeron una asociación civil llamada Todos por Comu para evitar que los dos gigantes se quedasen con su histórica y querida institución. El asunto no pasó a mayores hasta que en 2012 el juez falló a favor de Moyano. Fue en ese momento en que, además de apelar la decisión judicial en conjunto con el órgano fiduciario, los integrantes de Todos por Comu salieron a hacer cortes de avenidas, fueron a protestar frente a la Legislatura porteña y, finalmente, tomaron el club. 

Como en el enfrentamiento entre David y Goliat, aquí también ganó David gracias al nuevo fallo judicial por el que junto con el órgano fiduciario se le dio mayor potestad a los socios para que puedan arbitrar otros mecanismos para el levantamiento de la quiebra.

Las obras

En noviembre de 2016 se inauguró el microestadio de futsal con tribunas con capacidad para 1000 espectadores, vestuario y cabina de transmisión para la televisación de los partidos.

Se construyó un nuevo gimnasio de vóley y otro microestadio multipropósito, se arreglaron la fachada del club y un gimnasio histórico de hándball, también se construyeron un complejo de canchas de fútbol de césped sintético y una cancha de hockey sobre césped.

Con 19 deportes en actividad, el club no sólo se financia con el dinero de la masa societaria, sino que también recibe ingresos por el convenio que tienen con el ministerio de Educación de la Ciudad que utiliza el natatorio para el programa de verano Vacaciones en la escuela y también durante el resto del año para los colegios estatales que no tienen dónde realizar actividad física. Además, otros clubes también alquilan los nuevos espacios para eventos deportivos.

Y ahora todo pareciera tener un final feliz gracias a la fuerza de los socios, amigos y vecinos del club que lo dieron todo durante la quiebra y el desmantelamiento. Y es que luego de 22 años, el juez D’Alessandro levanta la quiebra del club. De esta manera, Comunicaciones se encamina a su total normalización con miras a las elecciones de sus nuevas autoridades que se realizarán el día domingo 30 de octubre de 2022.

Con esta buena noticia se abre un nuevo capítulo para esta institución tan querida, no sólo por los vecinos y vecinas de Agronomía, sino por todos los barrios de zonas aledañas como La Paternal, Parque Chas, Villa Ortúzar, Villa Devoto, Villa del Parque, Villa Urquiza, Villa Pueyrredón.

Continue Reading

Ciudad

La primera edición del “Club de Microemprendedores” será en Villa del Parque

Published

on

El Gobierno de la Ciudad invita a emprendedores y emprendedoras a participar de la primera edición del “Club de Microemprendedores”, una feria donde podrán dar a conocer su trabajo, vender sus productos y establecer redes de networking, que les permitirán impulsar su talento y potenciar sus oportunidades.

El evento será el próximo lunes 15 de agosto en el Club Social y Deportivo Parque de la Comuna 11, ubicado en la calle Marcos Sastre 3258, frente a la plaza Aristóbulo del Valle.

Club de Microemprendedores es una iniciativa organizada por el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción a través de la Subsecretaría Cooperación para el Desarrollo Económico y la Producción, que tiene por objetivo generar espacios de impulso económico y vinculación comercial, para crear nuevos ecosistemas productivos, fomentado el desarrollo económico local a través de los clubes de barrio.

El ingreso, que es totalmente gratuito y público, requiere que las y los vecinos interesados en participar completen una inscripción previa a través del siguiente formulario: https://www.formulariosgcba.gob.ar/r2q5RnoK2jPQKN9gkYmV/canal/difusion. El mismo permanecerá abierto hasta el miércoles 10 de agosto.

Durante la jornada, que va de 11 a 19 h, los emprendedores podrán dar a conocer su trabajo, vender sus productos, accederán a charlas de capacitación, talleres de concientización ambiental, y actividades didácticas y de aprendizaje para acompañar el desarrollo de sus emprendimientos. Además, participará la Secretaría de Deportes con un stand del programa de Clínicas Deportivas, para continuar potenciando el deporte en la Ciudad como una ventana de acceso al mercado de trabajo.

Esta primera edición del «Club de Microemprendedores» cuenta con el apoyo de la Dirección General de Desarrollo Deportivo, BA Emprende, BA Recicla, la Unión de Comerciantes y Profesionales de Villa Del Parque y la Cámara de Comercio de Villa Devoto.

Continue Reading

Ciudad

Cómo son los proyectos para que la Ciudad tenga un hospital veterinario público y gratuito

Published

on

Cerca de 600 mil perros y 300 mil gatos conviven entre nosotros en la Ciudad. Con el objetivo de cuidar su salud, se presentaron dos proyectos de ley para la creación de un Hospital Veterinario Público y Gratuito con sede en el sur porteño, zona con mayor cantidad de mascotas por habitante.

Uno de los proyectos fue presentado en mayo de este año por Victoria Montenegro, legisladora del Frente de Todos; y el otro en septiembre del año pasado por María Cecilia Ferrero, de Vamos Juntos. Ambos cuentan con estado parlamentario y se encuentran en la Comisión de Salud de la Legislatura porteña.

En el proyecto de Montenegro destacan que el hospital “deberá brindar atención veterinaria gratuita en distintos niveles de complejidad y contar con una guardia permanente todos los días del año”.

También detallan que la idea es que esté ubicado en la Comuna 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo, Villa Lugano). En el texto aclaran que no funcionará como refugio para albergar animales.

En los fundamentos agregan que la intención es brindar “atención sanitaria pública a los animales de compañía para poder dar respuestas concretas a los vecinos que tienen mascotas y a las mascotas callejeras o semicallejeras”.

“Tenemos una necesidad sanitaria que forma parte de una deuda histórica con los animales, con las familias, y sobre todo con la salud pública en general», señaló Montenegro.

Y sumó: «El Hospital Veterinario busca resolver una demanda que hace mucho tiempo impulsan las organizaciones que trabajan por los derechos de los animales”.

El proyecto enviado por Ferrero apunta a “garantizar la atención e internación integral médica veterinaria de alta, media y baja complejidad a los animales domésticos domiciliados y comunitarios”.

En este caso, las prestaciones que se busca cubrir son “la atención veterinaria primaria y de alta complejidad, métodos de control de la población de animales domésticos y guardia de urgencias”.

Además, pretenden trabajar con organizaciones no gubernamentales que brinden refugio a animales brindando asesoramiento y capacitaciones.

La mirada de una especialista

“¿Qué hago con mi perro ante una urgencia a la madrugada? ¿Y si tengo que operar de urgencia a mi gato? ¿Y si se enferma un domingo?”. Esas son algunas de las preguntas para las que Pamela Bonggi, que es veterinaria, dice no tener respuesta.

“Y si hablamos de las mascotas callejeras, si no se cruzan con un alma caritativa que las lleve al consultorio más cercano ante una situación extrema, su suerte no será la mejor. Esto lamentablemente ocurre, lo veo y escucho casi a diario”, advierte Bonggi.

Según la experta, “muchas veces es el factor económico el que hace que no se tomen las medidas necesarias en el momento, llevando a un desenlace poco feliz o más difícil de solucionar para los médicos veterinarios cuando nos encontramos con un cuadro clínico de varios días de evolución. O con la imposibilidad de realizar estudios complementarios para llegar a un diagnóstico”.

En la Ciudad existen centros móviles y dos centros fijos de atención para consultas programadas y castraciones gratuitas, que son el Instituto Pasteur y el Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias.

Pero para Bonggi, “es necesario que el ciudadano cuente con un espacio al cual pueda dirigirse con su mascota ante una consulta general o especial, una urgencia o emergencia, una cirugía o hasta una internación las 24 horas, de manera gratuita, sin turno previo”.

En este sentido es que destaca la importancia de la creación de un Hospital Veterinario en la Ciudad que «tiene hoy 900 mil mascotas, de las cuales 600 mil son perros y 300 mil son gatos».

Por último, llama a tomar conciencia del inconveniente que genera la falta de cuidado y de control de enfermedades que, no solo perjudica a los animales sino también a las personas con las cuales conviven e interactúan.

Y aclara que si bien tener una mascota implica una responsabilidad por parte de la persona que decide adoptarla, la Ciudad debe garantizar su salud y bienestar.

Continue Reading

Ciudad

Un mural, un tour por Versalles y tres empanadas para recordar a Esperando la Carroza

Published

on

En el barrio de Versalles, este fue un domingo pacífico, sereno y de reconciliación nacional. Los fans de “Esperando la carroza” se congregaron en su glorieta para darle pinceladas al mural que homenajea a la película, filmada en sus calles 39 años atrás. Fue en un evento que incluyó proyección, menú alegórico y recorrido por las locaciones cinematográficas.

“Vino gente de Lomas de Zamora y Monte Grande, hasta de Lomas de Mar del Plata y Chivilcoy. Nos ayudó mucho el tiempo. En estos días hubo lluvia pero hoy salió el sol”, celebra Matías Altamore, nacido y criado en Versalles. Es además quien convocó a pintar el mural en homenaje a la película “Esperando la carroza”.

Para Altamore, “Versalles es como un pueblo. Todos nos conocemos, pero en Capital no, salvo porque estamos cerca de Vélez. Hacemos esto para que la gente sepa de nosotros desde otro lado, el cultural”. Es que la creación más famosa del director Alejandro Doria es un viaje cinematográfico por este barrio del oeste porteño, donde también se filmaron escenas de “El hijo de la novia”, “Soy gitano” y “Sos mi vida”.

El lugar elegido para el mural fue la Glorieta de Versalles, en Porcel de Peralta y Arregui. Quien plasmó a Mamá Cora en la pared fue María Agustina Villalba, que ya había pintado a los personajes de la película junto a otros muralistas en Rafael Calzada. En esa localidad regaló un “Mi vecino Totoro” a quienes esperan el 505. De su pincel también salieron “Los Simuladores” en un muro de Adrogué.

Villalba resultó seleccionada para el mural de Versalles en una convocatoria de diseños hecha por Altamore y su pareja, Marcelo Valle. Ambos además organizan “tours carroceros”: recorridos por las locaciones de la película filmada en 1984 y estrenada un año después.

Aunque el mural haya estado a cargo de Villalba, los vecinos también pudieron dar sus pinceladas bajo la guía de la artista. Pero esa no fue la única forma de homenajear la película. Al mediodía hubo “tour carrocero” con entrada gratuita desde la Plaza Banff (Roma y Arregui), a tres cuadras de la glorieta. De allí partió la comitiva, munida de mate y mascotas, a escuchar las indicaciones de Altamore megáfono mediante.

Si se sigue por la diagonal Dupuy unos metros más, se llega a la Sociedad de Fomento Luz del Porvenir, donde este domingo se exhibieron los bocetos que concursaron para convertirse en mural. Allí también se proyectó la película y se vendió un menú alegórico: tres empanadas (para una persona) y una gaseosa.

“Hacemos el mural en Versalles porque en el barrio donde se filmó no hay ninguno relacionado con la película. Hay murales en Colegiales, en Zona Sur y hasta en la provincia de Mendoza, pero acá no”, resalta Altamore. Y celebra que hasta alguien llegado de La Rioja haya sido parte de la convocatoria. “Vino a visitar a su prima acá y ella lo trajo para que conociera las distintas locaciones”, cuenta.

La pintada, el recorrido y el evento en general fue organizado a través del Tour Carrocero y el espacio MGDA (Muestra Gratis de Arte), con la curaduría de Roxana Rignola y el apoyo de la Comuna 10.

Tour carrocero por Versalles: «¡Es lejos, eh!»

El Tour Carrocero nació en febrero de este año como forma de nuclear todas las actividades que coordinan Altamore y Valle en torno a la película. Por un lado, una vez por año organizan proyecciones -en las que se ofrecen las mentadas empanadas-, sorteos y venta de merchandising. Por el otro, un domingo al mes, ofrecen un tour guiado por las locaciones de la película.

Tres empanadas. El menú que se sirvió en la Sociedad de Fomento Luz del Porvenir, donde se proyectó la película.

Esa es la oportunidad para ubicar y conocer la casa de Elvira, Sergio y Matilde; la de Antonio y Nora; la de Susana donde Mamá Cora usa mayonesa casera para hacer flancitos; o la de la Dominga donde se le cae la pava desde la terraza.

La casa de Elvira, Sergio y Matilde es uno de los sitios que visita el Tour Carrocero.

También se descubre la esquina donde el personaje interpretado por Antonio Gasalla intenta subirse a un colectivo, una de las pocas líneas que llegan a este barrio casi desconocido. «Hey, usted, ¿a dónde quiere ir?», le pregunta el chofer. «A… lo de la Emilia -responde Mamá Cora-. Queda por… Es la… la avenida. ¿Cómo era? Es lejos, eh…».

Continue Reading

Ciudad

Ya presentaron las obras para el concurso de fotografía Gente de mi Ciudad

Published

on

La inscripción de participantes para el concurso de fotografía “Gente de mi Ciudad” cerró el fin de semana. El tradicional certamen de fotografía, organizado por el Banco Ciudad, va por su vigésima tercera edición, y cada año invita a fotógrafos aficionados y profesionales, además de cooperativas y asociaciones civiles cuyo objeto sea la producción fotográfica, a presentar fotos específicas de la Ciudad que divulguen algún aspecto de la identidad porteña.

Los participantes deben presentar hasta dos obras en color o en blanco y negro, en las cuales debe haber al menos una persona en cada fotografía. Además, se requiere precisar la ubicación geográfica de la toma.

«El Banco Ciudad lleva adelante esta iniciativa de promoción cultural para estimular la creatividad y propiciar las producciones artísticas independientes. A su vez, permite divulgar y preservar aspectos y costumbres sociales, que forman parte del patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires», expresaron desde un comunicado.

Entre los concursantes, los trabajos serán elegidos por un jurado de fotógrafos destacados. Hay dos instancias de evaluación, primero una preselección y luego la definición, cuando se eligen las obras ganadoras para los tres premios más importantes, cinco menciones, más otras 32 fotografías seleccionadas.

Además, a partir del 19 de agosto estará abierta la votación a través del portal www.concursogentedemiciudad.com para que el público elija, entre las obras preseleccionadas no elegidas por el jurado, la mención especial “Gente de mi Ciudad”. Una vez que termine el concurso, habrá una muestra donde se expondrán las fotografías ganadoras.

Los premios a los tres elegidos por el jurado son de $ 240.000, $ 130.000y  $ 90.000.

Continue Reading

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2984, CABA - Teléfono: 15.6.8561238 - Propiedad Intelectual N°: RE-2022-65913877-APN-DNDA#MJ - Visitas del mes de julio: 21.507 Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA