Connect with us

Ciudad

El francés que se enamoró de Buenos Aires por sus pizzas y abrió la primera y única pizzería bien porteña en París

Published

el

“Buenos Aires fue amor a primera pizza”, dice Anne-Louis Brosseau. Es francés, pero habla tan bien español que hasta hace juegos de palabras. Muchos pizzeros porteños viajan a especializarse a Europa o los Estados Unidos para dominar los estilos de moda, el neoyorquino y el napoletano. El protagonista de esta nota hizo al revés: vino varias veces a la capital argentina y después instaló la primera y única pizzería bien porteña en Francia, la cantina París Boca.

“La fugazetta no se mancha”, reza el gemelo derecho de Anne-Louis, tatuado durante esta visita a Buenos Aires. La porción rebozante de queso y cebolla está atravesada por un facón, la promesa poética de matar por una pizza. O, en su caso, vivir por ella: desde que la probó en El Cuartito en 2010 no pudo sacársela de la cabeza. Ahora la saca de sus manos todas las noches en París, después de amasarla como le enseñaron los maestros porteños.

En estos días se tomó vacaciones del horno para venir a grabar un mini documental en varias pizzerías notables: la clásica de la calle Talcahuano, pero también Güerrín, Pin Pun en Almagro, El Fortín en Villa Santa Rita, Cedrón en Mataderos, Los Campeones en Barracas, Angelín en Villa Crespo, Banchero en La Boca y La Mezzetta en Ortúzar, “la única conocida en París porque salió en Netflix”, destaca.

Le quedan pocas horas antes de volver a París para seguir horneando “pizzas para dos personas”, como se aclara en la carta de París Boca (@paris_boca_cantina en Instagram). La advertencia puede sonar innecesaria en Buenos Aires pero hace falta en Francia y buena parte de Europa, donde la redonda no se comparte porque “es fina y tiene muy poco de todo”, explica Anne-Louis, que abrió el restaurante hace un año y medio junto a su pareja, la argentina Natalia Pirillo.

Pese a lo que podría pensarse, el primer romance de Anne-Louis con una porteña fue con la pizza y no con una mujer. Antes de dedicarle sus días, trabajaba en la logística de eventos culturales y fue en una gira con esa productora que llegó a Buenos Aires por primera vez, en 2010.

“Un actor argentino que participaba del evento nos llevó a El Cuartito y a mí me voló la cabeza: la onda del lugar, que la pizza tuviera tanto queso, que encima se compartiera. Aprendí castellano y volví cinco años después, para volver a esa pizzería”, recuerda Anne-Louis. Tanto le gustaba la redonda porteña que pensó en mudarse acá, pero lo descartó por razones económicas.

Hasta que un día, a la salida de la productora en la que trabajaba, tuvo una epifanía: tenía que hacer la pizza porteña en París.

Cómo hacer pizza porteña a 11.000 kilómetros de distancia

Dos meses después, Anne-Louis estaba de vuelta en un avión hacia la ciudad que vio nacer su pasión pizzera. Fue derecho de Ezeiza a El Cuartito para aprender a hacer la pizza como le gusta comerla: “La media masa esponjosa, el piso bien crocante. Da mucho más placer masticarlo que una pizza blandísima como la que se vende en Francia, que se dobla, se curva”, describe.

Sin duda el reto más grande fue conseguir esa receta mágica. “El tema es que en Buenos Aires no tienen fórmulas exactas. Es un puñado de esto, una pizca de aquello”, cuenta el francés, que comparte todos sus saberes con los alumnos que toman cursos en su cantina parisina. Pero hay un secreto que no revelará: de dónde es el queso, un dato que le llevó meses de prueba y exploración.

“En Francia estamos llenos de variedades, pero no existe ni un queso parecido a la muzza de acá”, cuenta Anne-Louis. Probó, eligió e inició los trámites de importación, aunque se niega a revelar dónde encontró uno parecido. Sí dice que se lo hace traer en un camión a razón de 600 kilos por pedido. “Es un quilombo de organización -dice en su lunfardo adoptivo-. Como no tengo espacio para guardarlo en el restaurante, alquilo una heladera”.

A falta del jamón que se consume en Buenos Aires, bien valen los embutidos de una charcutería artesanal del sur de Francia: panceta en la pizza “Bosques de Palermo” y chorizo ​​seco en la “Morrones y Cojones”. La “Coppa Libertadores” lleva justamente coppa, un fiambre curado en sal parecido al crudo pero con carne de hombro o cuello de cerdo en lugar de pata.

La “Porteña” lleva muzza, aceitunas verdes y orégano. La “Clásica”, en cambio, tiene morrones. En verano hay napolitana, la preferida de Anne-Louis junto con la fugazetta rellena, otra muy pedida en París Boca. También ofrecen fainá, flan con dulce de leche, cerveza y vino argentinos.

Filetes, Cortázar y el Diego

Maradona con la franja amarilla, Cortázar cigarrillo en boca, la Virgen de Luján, bufandas albicelestes, filetes porteños: “De lo que hay tenemos de todo”, dice uno. Anne-Louis quería que las paredes de su cantina parisina hablaran, dieran testimonio de la historia y sus tiempos, como lo hacen las pizzerías porteñas. “A mí me gusta Buenos Aires porque hay costumbres que se mantienen -destaca-. Si hasta en las pizzerías de barrio te atienden mozos de camisa blanca y moño”.

El nombre del lugar también habla: su dueño cuenta que eligió ponerle Boca “porque Maradona era hincha del club, porque por la boca comemos, porque es el barrio de Buenos Aires más conocido en Europa y porque es cuna de la pizza porteña”. De hecho, fue allí donde el genovés Agustín Banchero inauguró hace un siglo la costumbre de comer porciones de parado. Una modalidad que el francés aún no pudo imponer en París.

“Terminábamos tirando seis porciones de una pizza de ocho. Si hasta hicimos una barra al frente y una mesa alta para que la gente se quedara parada”, recuerda Anne-Louis. Igual no se resigna: lo intentará de nuevo si abre otro local en un barrio más diurno. “El Distrito 9 es muy nocturno, estamos a metros del Moulin Rouge. Todo el mundo quiere sentarse a comer y pasar tiempo”, explica.

Tras una hora de charla, Anne-Louis se despide. Le toca cena en Güerrín y acostarse temprano porque al otro día le espera un gran plan: conocer la cocina de La Mezzetta. Allí amasará guiado por el maestro Antonio Romero y grabará la última entrega del documental, que difundirá en cápsulas de tres minutos en las redes de la cantina. Quizás, más adelante, en alguna plataforma de streaming.

“Quería grabarlo como un recuerdo para mí y también para los franceses, para que sepan que los argentinos comen más que asado y empanadas, que las pizzerías de acá son enormes y que en Güerrín pueden comer 12.000 personas en un solo día -resalta Anne-Louis-. Que la pizza porteña no es algo chiquito o que inventamos nosotros: es un fenómeno gastronómico y social”.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Un hombre abandonó a su perro en medio de una disputa de pareja en un pet shop de Villa Devoto

Published

on

Un perro caniche llamado “Rulo” quedó en medio de una historia de ruptura y venganza. El dueño del animal lo llevó a un pet shop de Villa Devoto ubicada en Lope de Vega y Baigorria para que le cortaran el pelo, dejó datos falsos (celular, Instagram y algunas características del can) a los empleados del local y no volvió a buscarlo.

Si bien en un principio la situación parecía normal, la desesperación de las mujeres comenzó al correr las horas.

“El cachorro ya estaba listo y él no llegaba. No sabíamos si le había pasado algo, la verdad no teníamos idea. Pasó mucho más tiempo y no teníamos respuestas. Comenzamos a preocuparnos aún más”, relató Vanina empleada del comercio.

Y ahí pusieron en marcha la búsqueda, primero, intentaron llamarlo, ya que tenían todos sus datos. Sin embargo, descubrieron que la información que entregó era incorrecta: dejó un número equivocado y un nombre falso.

Es por eso que comenzaron a difundir fotos del perro en las redes sociales y pegaron carteles en la puerta de la veterinaria.

Al parecer “Rulo” quedó en medio de una discusión de pareja. La dueña del local piensa que la persona que lo abandonó no quería entregarle la mascota a su expareja, como si fuera una “división de bienes”. “Ellos se habían separado hace poco y él no le quería dar el perro y se ve que dijo ‘acá va a tener comida y va a estar limpio’ y lo dejó”, explicó la empleada del centro canino sobre el posible pensamiento del hombre que abandonó al perro.

Afortunadamente, un día después, Vanina recibió el mensaje de una chica que vio la publicación en las redes sociales. A los pocos minutos, se presentó al negocio para rescatarlo. Junto a unas postales y diversas pertenencias del perro, les explicó que era de ella y reveló que fue su ex conyugué el que lo abandonó.

Por otro lado, afirmó que la chica pagó todos los gastos del perro y explicó que cuando el rulo vio a la chica, se animó y reaccionó de una manera positiva porque la reconoció inmediatamente. Así fue como las empleadas se dieron cuenta de que realmente era la dueña de Rulo y se lo entregaron.

Con mayor tranquilidad, Vanina manifestó que es la primera vez que les pasa una situación de esta índole. No obstante, aclaró que en las veterinarias suele pasar seguido. “Se sigue viendo. Hay clientas rescatistas y les llegan perros, gatos y otros animales todo el tiempo. Ya es moneda corriente”, cerró.

Continue Reading

Ciudad

Vecinos de la Comuna 11 presentaron un amparo en contra de “Distrito Del Vino”

Published

on

Organizaciones vecinales de los barrios de Villa Devoto y Villa del Parque presentaron un recurso de amparo ante la Justicia porteña para que sea declarada la nulidad de la ley que dio creación al “Distrito del Vino”, impulsado por el Gobierno porteño para potenciar la actividad vitivinícola en la Ciudad de Buenos Aires, a partir de facilitar la instalación de empresas del sector con exenciones impositivas, se informó.

El amparo colectivo quedó radicado en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario 13, a cargo de Guillermo Scheibler, y fue motorizado por la Asamblea de “Residentes del Distrito del Vino”, conjuntamente con la organización “El Movimiento La Ciudad Somos Quienes La Habitamos”.

La ley en cuestión establece una serie de beneficios para los desarrollos “destinados exclusivamente a la realización de actividades relacionadas a la industria vitivinícola” que se instalen en Villa Devoto, un sector de Villa del Parque y una pequeña parte de La Paternal. Se trata de empresas de distribución, bodegas, vinotecas o cavas, museos y exposiciones relacionadas al vino, centros de enseñanza, formación y capacitación sobre el vino, administración de empresas vitivinícolas, y comercialización mayorista y minorista. La norma establece que esas empresas podrán computar “como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos un porcentaje del monto invertido”.

“El Distrito del Vino es un eufemismo para denominar un mecanismo mediante el cual la Ciudad le devuelve entre el 50 y el 75 por ciento de su inversión a aquellos que inviertan en la instalación de explotaciones comerciales relacionadas con el vino, a través de créditos impositivos. La población porteña prácticamente le regala estos recursos a privados”, advirtió Jonatan Baldiviezo, patrocinante de la causa y fundador del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC). El abogado agregó que la ley “está redactada de tal modo que no beneficiará a PyMES sino a grandes empresas que no tienen prioridad en recibir apoyo estatal en esta crisis económica”.

Los amparistas señalaron que “se violaron los derechos que surgen de la Democracia Participativa Ambiental, en particular el derecho de todo habitante de la ciudad a participar en la toma de decisiones de políticas de planificación y ambientales”.

La señal de alarma más importante para vecinos y vecinas fue el intento del GCBA de usar como sede del Distrito del Vino al tradicional Palacio Ceci, histórica sede de la escuela de Sordos Bartolomé Ayrolo. De eso, además, se enteraron de forma indirecta, mediante una publicación que el Ministerio de Cultura de la Provincia de Mendoza hizo en sus redes sociales. Sin embargo, ahora denuncian que todo el proceso de la ley se llevó a cabo de forma inconsulta. “Nos enteramos por los medios de comunicación que esta ley estaba a punto de ser sancionada en la Legislatura”, reclamó la Asamblea en un comunicado. 

Además, los residentes del Distrito del Vino manifestaron que no fueron informados respecto de los alcances de la ley previamente a la sanción en la Legislatura.

“Deliberadamente omitieron consultar a través de los institutos que impone nuestra democracia participativa y representativa con quienes seríamos los principales impactados por esta ley, que somos los residentes de la Comuna 11”, señalaron.

Y agregaron que “nuestros representantes locales no tuvieron lugar en esa mesa de consulta siendo que es una facultad concurrente de la Comuna”.

“Y mucho menos se realizó la audiencia pública que hubiera servido primero para anoticiar de la política que se pensaba implementar a partir de la creación del nuevo distrito y después darle el debido lugar y espacio dentro de la democracia participativa”, finalizaron.

Por su parte, la ingeniera María Eva Koutsovitis, investigadora del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas y coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria precisó que “el sector alcanzado corresponde a barrios residenciales de casas bajas”. “Con la sanción del Código Urbanístico en el 2018, el GCBA incrementó exorbitantemente la capacidad constructiva y liberó la zona a nuevos usos sin considerar la compatibilidad o equilibrio con la vida residencial. El Distrito del Vino es una etapa más en esta dirección, ya que es el marco a través del cual el GCBA impulsará el financiamiento para la renovación urbana e inmobiliaria habilitada por el Código”, observó. 

“La transformación que están sufriendo estos barrios se realiza sin consideración de la calidad de vida y ambiental de sus habitantes, y sin que se hayan cumplido las instancias de participación obligatorias que exige la Constitución”, subrayó la ingeniera. La experta advirtió que “tampoco se realizó ninguna evaluación de impacto ambiental acumulativa y estratégica frente a los grandes cambios autorizados por estas nuevas leyes urbanísticas y fiscales. Un barricidio en aras de la especulación inmobiliaria y los negocios comerciales con dinero público”.

Continue Reading

Ciudad

Balvanera: los vecinos que lograron una plaza ahora buscan que el barrio sea un distrito cultural y deportivo

Published

on

Los vecinos de Balvanera se preparan para dar una nueva lucha en su barrio. Después de haber evitado que, en una de las comunas con menor espacio verde por habitante, una manzana entera se transformara en un estadio para 18 mil personas; y después de lograr que esa misma manzana hoy sea una plaza, van un paso más allá. Y otra vez con el objetivo de hacerse escuchar en la Legislatura.

Quieren que dentro del polígono delimitado por las avenidas Belgrano, Jujuy y Rivadavia, y la calle Sánchez de Loria (son 22 manzanas), se promueva la creación de un Distrito Cultural, Educativo y Deportivo. Aspiran a que estas actividades le ganen territorialidad a la inseguridad.

El proyecto busca que se instalen comercios y todo tipo de actividades vinculadas. Desde librerías hasta escuelas de oficios, talleres de arte, gimnasios, centros culturales y museos, academias, empresas de turismo, ateliers, galerías de arte y disquerías.

En la Ciudad hay otros cinco distritos: Tecnológico, de Diseño, Audiovisual y de las Artes, del Deporte y del Vino. Son impulsados por el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción. Y las empresas o instituciones acceden a diferentes beneficios impositivos. Lo que los vecinos también impulsan con este proyecto; por ejemplo, exención de los impuestos de Ingresos Brutos, del impuesto inmobiliario y de sellos, entre otros.

En principio, el proyecto ya se encuentra en manos de Emmanuel Ferrario, de Vamos Juntos, y actual vicepresidente primero de la Legislatura. De hecho, la semana pasada el legislador estuvo por la Comuna 3 (Balvanera y San Cristóbal), recorriendo la zona y charlando con los vecinos; esto ha generado mucha expectativa.

Sin embargo, Ferrario fue muy cauto y no opinó puntualmente sobre la propuesta del distrito. “Nos reunimos con vecinos de la Comuna para trabajar juntos a ellos las propuestas y proyectos. Todos serán analizados. Tenemos que seguir trabajando junto a los vecinos en el desarrollo de la identidad y el potencial de cada zona, esto permite generar oportunidades para los porteños y hacer que la Ciudad crezca cada vez más”, expresó.

La propuesta vecinal tiene un objetivo central, quitarle espacio a la inseguridad. Estas manzanas son un desprendimiento de la estación Once; en muchos sitios los vecinos y vecinas se han cansado de denunciar venta de drogas, lo que impacta directamente en la vida cotidiana y la dinámica barrial. Y también, en la actividad económica. Cada vez hay más y más locales con persianas bajas. Como cuenta Alberto Aguilera, un vecino que también impulsó desde Manzana 66 la creación de la plaza pública, “hay locales que están cerrados hace más de 10, 20 años. Lo que genera además un deterioro en sí mismo. Las fachadas se vienen abajo, están despintadas y descascaradas. Hay vecinos que no pueden hacer frente a lo que implican estos gastos de mantenimiento”, contó.

A favor, se sienten escuchados por las autoridades. En los últimos tiempos han logrado que se realicen obras puntuales, como por ejemplo el mejoramiento en las veredas o la colocación de luminarias. “Recientemente cambiaron a las autoridades policiales, pero logramos que se mantenga la cantidad de agentes en las calles. Nos preocupa este tema así que no le perdemos pisada y hemos logrado reunirnos con los comisarios. Pero la realidad del barrio no es nueva, es tan vieja que se inició con Suárez Lastra, a quien le mandamos una carta haciéndole saber los problemas que teníamos”, recordó Aguilera. Facundo Suárez Lastra fue intendente de la Ciudad entre enero de 1987 y julio de 1989.

Voceros de la Policía de la Ciudad informaron las características territoriales de la comuna: “Es la más densamente poblada, con 30 mil hab/km2, más del doble que en el resto de la Ciudad (14 mil hab/km2). Y posee uno de los mayores niveles de robos y hurtos, según se identifica en el Mapa del Delito. Hubo 363 casos cada 10 mil habitantes en 2021 (en 2019 habían sido 557 cada 10 mil hab). Del millón de desplazamientos que se generan por llamados al 911 (se atienden 2 millones de llamadas), 4.946 responden a esta comuna (desplazamientos por cada 100.000 hab). Junto a las comunas 1 (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución) y 14 (Palermo), son las que mayores demandas generan”, detallaron. En relación al narcomenudeo, la policía porteña trabaja junto al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad.

Quique tiene 82 años y vive sobre la calle Urquiza. Tiene rejas hasta en la puerta de ingreso a su vivienda. Cuenta que desde febrero de 2017 participa de las reuniones vecinales con autoridades policiales. “Nunca vimos a un fiscal en estas reuniones”, contó. Muchas veces se quedó con la sensación de que las cosas pasan porque hay complicidad de muchos actores. “Llevamos años reclamando por una policía más preventiva, no una policía represiva”, pidió.

Pese a las dificultades que atraviesan, la lucha está en pie. “Este proyecto nace con un gran potencial, porque los vecinos saben cómo moverse, como dialogar con las autoridades, tienen una conducta participativa muy importante. Y el mejor ejemplo es la plaza que lograron, por mérito propio. Acá la problemática es compleja porque influye una zona de enorme movimiento como es Once, de donde se desprenden actividades como el narcomenudeo y la prostitución. A esto se suma el deterioro en relación a locales vacíos y terrenos baldíos -describió Silvia Collin, presidenta de la Comuna-. Estamos hablando con organizaciones sociales, vecinales y con políticos de diferentes espacios, también del tercer sector. Tenemos la oportunidad de tratar este proyecto como un leading case. Que sirva de ejemplo para transformar los barrios y que esas transformaciones respondan a las necesidades de los vecinos. Este barrio no puede ser visto como una zona de paso. Al contrario, hay muchos vecinos dispuestos a trabajar para mejorar sus entornos”.

Entre muchos otros, uno de los objetivos es darle notoriedad al teatro Luisa Vehil y recuperarlo para que esto motorice un movimiento de vecinos y vecinas de otros barrios. Saben que el camino en la Legislatura recién comienza.

Continue Reading

Ciudad

La Ciudad espera un 91% de ocupación hotelera en Semana Santa y busca reactivar el turismo

Published

on

No sólo las estadísticas sanitarias muestran que la pandemia está quedando de poco en el pasado. Otros números traen expectativas positivas: para este fin de semana largo, Buenos Aires tendrá un 91% de ocupación hotelera. Son cifras bastante similares a la prepandemia, y significan un alivio para la economía porteña.

Según el Ente de Turismo de la Ciudad, en Semana Santa llegarán a Buenos Aires unos 90.000 visitantes. Las reservas alcanzan el 92% para los hoteles 3 estrellas, el 97% en los de 4; y el 82% para los de 5. A esto habría que sumarle los alojamientos particulares y los de las aplicaciones tipo Airbnb, que como son informales no son medidos por las estadísticas.

Esta llegada de visitantes significaría una inyección de $ 3.040 millones para la vida económica de la Ciudad.

Los datos fueron comunicados en una presentación que realizó el Gobierno porteño de su plan para atraer más turistas, tanto nacionales como extranjeros. Estuvieron presentes el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta; el secretario de Relaciones Internacionales, Fernando Straface; y el presidente del Ente de Turismo, Lucas Delfino.

En ese marco, Rodríguez Larreta aprovechó para hacerle un reclamo al Gobierno nacional por la falta de conexiones aéreas para traer a la Ciudad y al país a los turistas extranjeros, dada la salida de varias aerolíneas internacionales y la oferta insuficiente de Aerolíneas Argentinas. “El gran cuello de botella que tenemos es la falta de conectividad. Hoy tenemos casi un 60% menos de asientos ocupados por extranjeros que antes de la pandemia. Es desesperantemente urgente que el Gobierno nacional trabaje en recuperar conectividad“.

Visitantes nacionales

Por un lado, el plan de la Ciudad apunta al turismo interno, que es el que más rápido está reaccionando: el año pasado llegaron a la Capital 129.392 visitantes desde el Interior, un 84% del nivel prepandemia.

En este sentido, la principal iniciativa son las “Escapadas BA”. Se trata de un plan para promocionar las visitas en los fines de semana largos y las vacaciones de invierno, pero orientados a alguna actividad en especial. Por ejemplo, ahora en Semana Santa se priorizarán las actividades culturales y religiosas, con visitas guiadas a templos y el Vía Crucis en la Avenida de Mayo.

En abril y mayo, con motivo de la Feria del Libro, se incentivarán las visitas orientadas a las librerías y los cafés notables, también con circuitos y promociones. Y en julio, con el receso invernal, se apuntará al turismo gastronómico, con el Campeonato del Asado y otras actividades del estilo.

El listado de actividades, los mapas con los recorridos y toda la actividad para cada Escapada se pueden consultar ingresando a turismo.buenosaires.gob.ar/es/escapadasba.

Además, se promocionarán algunas atracciones porteñas que se están renovando, como el Mercado de los Carruajes, el Mercado de San Telmo y la nueva sede de Buenos Aires Museo. Son todos edificios situados en el Casco Histórico.

Un impulso a la llegada de extranjeros

El otro frente es el turismo internacional. Tras el récord de casi 3 millones de visitantes en 2019, el coronavirus dejó tierra arrasada, con cero turistas y cierre de hoteles. Ahora aparecen algunos indicadores positivos, como que en enero entraron a la Ciudad 59.286 extranjeros, con un 55% desde países sudamericanos, un 29% de Europa y un 13% de EE.UU.

Además de una alianza con Iberia para fomentar la llegada de españoles, a través de actividades de promoción, la Ciudad apunta a sectores específicos, como el público LGTB+, el turismo de convenciones, los estudiantes universitarios y los llamados “nómades digitales”, jóvenes que trabajan para empresas de otro país desde Buenos Aires, para aprovechar los atractivos de la Ciudad y el tipo de cambio favorable.

En este sentido, Buenos Aires será sede del “MICE Week”, un encuentro de organizadores de eventos internacionales, además de la Cumbre Mundial de alcaldes C40 que se hará en octubre, el Congreso Mundial del Transplante, el de Ingeniería Química y otros.

También habrá presentaciones en ferias internacionales de turismo y convenios de cooperación con Madrid, Nueva York y Montevideo.

El plan internacional está a cargo de Visit BA, una agencia creada por ley en 2019 para promocionar a la Ciudad en el exterior, que se financia con la tasa de pernocte: a cada turista extranjero que llega se le cobra un dólar por noche. Es un sistema que se utiliza en muchas ciudades.

Continue Reading

Ciudad

Cómo se hará en la Ciudad el Censo 2022, el conteo que podría revelar un cambio clave en la población porteña

Published

on

El miércoles 18 de mayo, cuando se lleve a cabo el Censo 2022, la Ciudad de Buenos Aires podrá revalidar, o no, una característica poblacional que la identifica desde hace más de 60 años: la de contar con una cantidad de vecinos y vecinas notablemente -¿curiosamente?- estable.

Durante el Censo de 1947 se relevó a 2.982.580 habitantes; mientras que en el de 2010, la cifra fue de 2.890.151. Es decir que en un lapso de 63 años la población descendió (92.429 habitantes menos). Sin embargo, hay indicios de que esa tendencia podría haberse revertido.

Los especialistas encuentran la explicación de la estabilidad en las cifras en las características de los fenómenos demográficos: natalidad, mortalidad y migración. Justamente la población de Buenos Aires se encuentra envejecida por efecto de una baja natalidad y un aumento de la esperanza de vida al nacer.

Respecto a la fecundidad, la tasa de hijos e hijas por mujer bajó de 2,08 a 1,53 comparando cifras de 1990 con 2018. Y la edad media en la que las mujeres tuvieron hijos pasó de 28,5 años a 31,3. Hoy la edad promedio de las primerizas es de 29,8 años. 

En relación a las migraciones, el porcentaje de inmigrantes fue en descenso: en 1855 el 35,3% de la población porteña era nacida en el extranjero. En 1947 representaban el 27,5% y en 2010 el 13,21%.

Para revalidar -o no- estos datos, el operativo del Censo 2022 en la Ciudad estará bajo el mando de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DGEyC), que depende del Ministerio de Hacienda y Finanzas porteño. El Indec diseñó el Censo -que ya se puede completar online- y cada jurisdicción se ocupa de poner en territorio los recursos humanos necesarios para llevarlo adelante. 

A favor, la Ciudad tiene un acervo estadístico que facilitará algunas dinámicas del trabajo de los censistas en el campo. Por ejemplo, el listado de la totalidad de las viviendas: son 1.600.365,  departamento por departamento, casa por casa.

Además, el Gobierno porteño posee la gimnasia de realizar encuestas que miden desde el mercado laboral hasta la pobreza multidimensional, las discapacidades, el índice de precios, la violencia de género y la fecundidad. Se hacen encuestas también sobre mascotas, turismo e incluso las de cero prevalencia, que permitieron conocer el nivel de inmunidad de la población respecto al coronavirus. 

“Entendemos que hay jurisdicciones que tienen en el Censo nacional la única posibilidad de tener datos, pero en nuestro caso lo que esperamos es contarnos. Y contarnos muy bien. ¿Por qué? Porque hay indicios de que la población puede estar subregistrada. Todo el esfuerzo tiene que estar puesto en el conteo. Si contamos bien después vamos a poder producir buenas estadísticas. Porque no es lo mismo hacer estadísticas en base a 3 millones de habitantes, que hacerlo en base a 3,4 millones, por ejemplo. Es vital para el diseño de las políticas públicas”, explicó José Donati, director del área. 

La alerta amarilla sobre el subregistro se prendió en medio de la pandemia, cuando la Dirección participó también en la planificación de la vacunación. En todos los grupos etarios había más vecinos y vecinas que los calculados en las proyecciones realizadas en base al Censo 2010.

Otra alerta se origina en la densidad de ocupación de la tierra. Este dato se puede ver incluso en el mapa oficial porteño, que permite explorar con fotos cenitales cómo era la Ciudad en 1940.

Las villas y asentamientos porteños -bautizados oficialmente como Barrios Populares Informales (BaPI), serán también un importante foco de atención para este censo. ¿También se encuentran subregistrados? Es una de las hipótesis. Por el momento, se estima que hay 260.000 personas viviendo en ellos.

Cómo será el operativo del censo en la Ciudad

En el despliegue porteño para el Censo 2022 participarán 60.000 personas. Y la organización es una suerte de pirámide. En la cima se encuentra la jefa del operativo, María Eugenia Lago, licenciada en Sociología y experta en Demografía Social. Debajo de ella, hay 15 jefes y jefas de departamento, uno por cada Comuna.

La Ciudad estará segmentada en radios y fracciones. Cada radio tiene 300 viviendas y 10 censistas. Debido a las diferencias territoriales, en algunas zonas de la Comuna 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano) tendrán que caminar mucho para censar 300 viviendas, sin embargo en la Comuna 14 (Palermo) 300 viviendas pueden caber en tan solo una cuadra.

A su vez, una fracción de la Ciudad está compuesta por 10 radios. Radios y fracciones también tienen jefes y jefas a cargo. A diferencia de censos anteriores, habrá menos participación de docentes. Se estima que entre el 50 y 60% de los censistas pertenecen al área de Educación. El resto serán empleados de la Ciudad, voluntarios e integrantes del tercer sector (organizaciones no gubernamentales, universidades, etc.).

“Tradicionalmente está pensando que todos los puestos del censo, o la gran mayoría, estén ocupados por trabajadores y trabajadoras del sistema educativo. Sin embargo la dedicación que demanda compite con las tareas en la escuela. Venimos de atravesar una pandemia y el sistema educativo está fatigado, así que esta vez ampliamos la convocatoria a otros sectores“, cuenta María Eugenia Lago.

Este operativo piramidal es el que facilitará que se puedan tener datos el mismo 18 de mayo. Los censistas realizarán dos preguntas básicas, tanto a quienes hayan completado el Censo Digital como a quienes lo hagan con las planillas clásicas: ¿cuántas personas viven en la casa habitualmente (es un censo de derecho, no es necesario que estén presentes esas personas) y cuál es el sexo de esas personas al nacer? Estos dos datos escalarán la pirámide a través de planillas y por la noche, la Ciudad ya podrá saber cuántos habitantes tiene

El Censo Digital

Desde que se habilitó la posibilidad de responder el cuestionario online, el Censo recibió algunas críticas. Por ejemplo, se cuestiona que no indaga sobre el estado civil de las personas o que se usan términos que “atrasan”, como hijastro o hijastra.

Sin embargo Lago y Donati se plantan: “Somos fanáticos de los cuestionarios cortos. Incluso lo hubiéramos hecho más corto, con el objetivo primordial de contar personas. Un cuestionario largo, puede incluso complicar el operativo. Por supuesto, es nuestra opinión desde el punto de vista de la Ciudad, en donde tenemos un barrido permanente de la población a través de las encuestas”, afirman.

Hasta el 21 de marzo, casi 90 mil porteños y porteñas completaron el censo de manera digital. Desde la Ciudad alientan a la gente a hacerlo para facilitar y dinamizar la tarea de los censistas.

El cuestionario es sencillo de responder y requiere solo unos minutos. Por otro parte, se puede grabar, guardar y continuar completando los datos en otro momento.

El 18 de mayo los censistas requerirán el código de verificación que genera el sistema una vez que se llena el formulario online.

Continue Reading

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Visitas del mes de Septiembre: 32.427 Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA