Connect with us

Ciudad

90 años de la legislatura porteña: los rincones y el nombre menos conocidos del palacio

Published

el

Casi 60 años antes de la inauguración del Palacio de la Legislatura, que el próximo domingo cumple 90 años, la Ciudad comenzaba a delinear su perfil cosmopolita y la importancia territorial que hoy continúa siendo una de sus principales características. Se daba inicio al desarrollo que finalmente iba a transformarla en eje cívico y social del país: para 1870, la municipalidad ensayaba el alumbrado eléctrico, un hito camino hacia la modernidad. Más tarde, los más destacados arquitectos de la época diseñaron los palacios y la infraestructura que delinearon su perfil: el Palacio de Aguas Corrientes, el Correo Central, el Teatro Colón, el Palacio San Martín, la estación monumental de la Terminal Retiro; los palacios Errázuriz, Bosch y Paz; los Bencich y otros.

Con esta fuerza transformadora, la necesidad de construir una sede institucional para la legislación local ya era una deuda pendiente. La piedra fundamental del palacio se colocó un 18 de noviembre de 1926 y se inauguró en 1931. Antes el cuerpo legislativo había funcionado en el Cabildo, más tarde en un inmueble alquilado sobre la actual calle Hipólito Yrigoyen y luego en la Manzana de las Luces.

Este año, atravesado aún por la pandemia de coronavirus, el palacio cumple 90 años. Por el momento, sólo se podrá acceder a la muestra fotográfica “Palacio de la Legislatura: 90 años de historias”. Se trata de una muestra integrada por el trabajo de fotógrafos y fotógrafas que participaron de un concurso. Además, se presentará un libro con estos trabajos. El objetivo fue retratar la riqueza artísticas y arquitectónica del “Palacio Ayerza”, el otro nombre con el que se conoce a la Legislatura.

Es el de Héctor Ayerza, el arquitecto que diseñó este edificio en una planta curiosa y poco convencional. En ella logró materializar un hito urbano que se destaca por múltiples razones: por su torre-reloj de 74 metros de altura, por el carrillón de 30 campanas, por la profusión de su fachada -coronada por una decena de figuras talladas en piedra y mármol– y por una sucesión de detalles ornamentales que individualizan cada uno de los salones y, particularmente, al recinto de sesiones, hoy modernizado y con un uso limitado debido a la pandemia.

Actualmente se sesiona de manera híbrida, los jefes de bloque están presentes en el recinto y el resto de los legisladores siguen el debate de forma remota. Agustín Forchieri (Vamos Juntos), actual Vicepresidente Primero de la Legislatura, acompañó en el recorrido por el palacio y destacó el funcionamiento y la continuidad del trabajo, pese a la pandemia.

El edificio es Patrimonio Histórico Nacional y forma parte del APH 1 (Area de Protección Histórica) del Casco Histórico, lo que indica que tiene protección integral y no puede ser alterado. “Pensemos que este palacio fue ideado para otro momento histórico. Había 30 concejales (hoy son 60) y pertenecían a las clases altas. Eran todos hombres y había una barbería, un salón para fumar puros y un movimiento de gente mínimo, comparado con las épocas actuales prepandemia”, detalló Vanina Pastori, coordinadora de Patrimonio.

En las visitas, uno de los sitios que despierta mayor interés es el salón Eva Perón. Aquí funcionó la fundación de Eva y se mantiene, entre otras cosas, su escritorio (un bureau plat, restaurado entre 2019 y 2020): “El salón quedó ubicado de manera tal que la gente ingresaba, dejaba en el escritorio de Eva cartas, saludos, pedidos… y salía. Se armaba como una pasarela. Se conservan la boisserie y las luminarias, que también son las originales”, explicó Pastori.

En rigor, toda la luminaria fue diseñada por Ayerza y construida específicamente para el palacio. Tiene la particularidad de que una inmensa parte de su patrimonio se encuentra en muy buen estado de conservación. Lo mismo sucede con los herrajes, híper trabajados y llenos de detalles, que también fueron pensados por Ayerza. Los mármoles que se ven en pisos, escaleras, paredes y columnas fueron traídos de Grecia, Francia e Italia.

Lo curioso es que a pesar de haber recorrido muchas veces los pasillos de este palacio, siempre hay algo por descubrir. Para esta cronista fue esta vez el “vitraux del sol”: ubicado sobre la Escalera de Honor -inspirada en la del Palacio Real de París, Francia-, el vitral forma parte de una cúpula y representa un sol radiante. La estructura está montada sobre rieles, es decir que se puede correr y desde la escalera se podría ver el cielo y la torre reloj. ¿Se puede abrir ahora mismo? ¡No!, responden al unísono los empleados y empleadas de la Legislatura. Hay quienes nunca vieron el techo abierto. Aunque tiene un motor, también puede correrse a mano.

Por el contrario, dos de los espacios más característicos y reconocidos de la Legislatura -además del recinto, lógicamente- son los salones Dorado y San Martín. “Ayerza se inspiró en los palacios parisinos residenciales, por eso estos dos salones replican estéticamente un típico salón de baile y un comedor, pero nunca funcionaron como tal”, explicó Martina Fernández del área de Visitas Guiadas. “El techo abovedado del Salón Dorado garantiza la acústica y todo lo que se ve en dorado son láminas de oro; las lámparas son de cristal de Baccarat y bronce, replicas de las que se pueden ver en el Palacio de Versalles. Y en el Salón San Martín la gran pieza de ornamentación es una figura del prócer, tallada sobre piedra caliza, extraída de la Cordillera de los Andes”, cuenta Fernández y aclara que la chimenea es ornamental.

El misterio de los atlantes

Articulando ambos salones se encuentra la Galería de la Memoria, un espacio circular sobre el que se eleva la cúpula menor. Esta cúpula está sostenida por ocho atlantes, y como cuenta Fernández la intención fue “homenajear a Atlas, dios de la mitología griega, condenado a sostener el peso de los cielos. En la Legislatura, representa que sostienen el peso del poder. Pero no todos son atlantes, uno de ellos es un indígena “piel roja”. “Cuenta la tradición oral que entre tantos materiales, historia y trabajadores europeos, Ayerza decidió que uno de los atlantes fuera un indígena, con la idea de representar algo local. Claro que no lo fue tanto, porque no es un indígena de estas tierras, sino norteamericano. Quizá tenga algún otro sentido, pero se desconoce, no ha sido documentado”.

Es raro ingresar en estos días a la Legislatura; ese ir y venir frenético de trabajadores, trabajadoras, de visitantes, de curiosos, de cámaras y periodistas hoy es un recuerdo de la pre pandemia. El silencio copa los pasillos y los rincones. El movimiento es ínfimo comparado con épcas normales. Por supuesto, las sesiones continúan y de hecho, esta fue una de las primeras legislaturas del país en volver a trabajar con algo de presencialidad. Para el futuro, quedan pendientes los festejos con los vecinos y las vecinas recorriendo el museo del palacio, la Casa Aguirre -el anexo, que merece una nota en sí misma-, y la biblioteca que, entre muchos otros sitios, vale la pena descubrir.

Una inauguración sin sesiones

La apertura del edificio se transformó en un acto simbólico. En 1931 ejercía la presidencia de facto el teniente general José Félix Uriburu; obviamente, en dictadura, las instituciones democráticas no estaban en funciones.

Acceso a la muestra fotográfica

Desde el 6 de octubre, de lunes a viernes, de 10 a 20. Sin inscripción previa y respetando protocolos sanitarios: distanciamiento social, limpieza de manos y uso de barbijo en todo momento.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

A la espera del turismo: qué quedó de la Buenos Aires que era imán para visitantes antes de la pandemia

Published

on

Con la reapertura de fronteras a países limítrofes este mes y al resto del mundo en noviembre, la Ciudad de Buenos Aires se prepara para volver a recibir turistas y quizás romper el récord de visitantes de 2019. El devaluado peso y la necesidad de recuperarse de los sectores hoteleros y gastronómicos mejoran los precios y, por ende, el consumo. También gana el deseo acumulado de viajar.

¿Pero qué quedó de esa Buenos Aires que era imán para turistas? Mientras barrios como Palermo y San Telmo lograron recuperarse y mantener sus encantos, otros sobrevivieron sólo por sus vecinos. Algunos de menor densidad poblacional perdieron circulación y, con ella, su brillo natural.

“Fuimos una tarde a Caminito y nos llamó la atención que estuviera casi vacío. Esta vez no había ni un artista al aire libre y el café de su esquina estaba cerrado”, observa Cecilia (40), que vino desde Olavarría a pasar un fin de semana de paseo. De hecho, dicen los comerciantes de la zona, se prevé que en ese cruce no haya más un bar sino una tienda de ropa deportiva.

Es que, incluso en un feriado, los turistas no terminan de colmar ese punto de La Boca. En las veredas de los restaurantes hay mesas vacías. También está desocupada buena parte de los puestos de su feria de artesanos.

Al final del pasaje de Caminito, sobre Aráoz de Lamadrid, la mayoría de los locales están cerrados. Algunos comerciantes dejaron de alquilar, otros esperan reabrir en noviembre, cuando vuelven los cruceros con extranjeros. “Son ellos los que compran recuerdos, no la gente de acá”, explica una vendedora en una de las pocas tiendas de regalos que abren sobre esa calle.

En San Telmo, los epicentros turísticos y gastronómicos se trasladaron desde Plaza Dorrego y la calle Chile hasta el Mercado, que “cada vez tiene más restaurantes, que ganaron público cuando cortaron el tránsito vehicular en Bolívar”, observa Annabella (31), que vive en el barrio hace cinco años.

Un feriado es difícil caminar por los pasillos del Mercado, donde se generan verdaderos embotellamientos. Casi todos vienen por el buen comer: sólo quedan anticuarios en la nave que da a la calle Estados Unidos. Y de las tiendas de regalos sobrevive sólo una, la que da a Bolívar.

Con todo, el barrio recuperó parte de su ritmo, en parte gracias a eventos organizados por gastronómicos, comerciantes y vecinos. Uno de ellos es en Chacabuco al 800, donde se corta el tránsito para cenas y shows.

Un poco más hacia el norte, el Casco Histórico porteño sigue estando desolado los fines de semana. El vacío es interrumpido los domingos sólo por la cercana Feria de San Telmo en la calle Defensa, que volvió a extenderse más allá de los límites del barrio, hacia Monserrat.

Dentro de ese Casco, lo más transitado continúa siendo la Avenida de Mayo, aunque lejos está de ocupar el lugar prepandémico. De hecho, ahora es relativamente fácil conseguir una mesa en el café Tortoni el fin de semana, cuando antes era toda una hazaña. Los visitantes cámara en mano en las calles internas también siguen siendo una postal del pasado.

Florida tampoco termina de reponer su elenco prepandemia, aunque recuperó una buena parte. En las calles que cortan, en cambio, el ritmo es de feriado constante. Durante la peor etapa de la pandemia, más de 500 negocios habían bajado la persiana en esta peatonal.

Muchos de esos locales aún no fueron ocupados, mientras que otros cambiaron sus marcas por otras menos conocidas. Una parte de los comercios y restaurantes que subsistieron recortaron sus horarios de atención.

La avenida Corrientes, en cambio, recupera visitantes de a poco, aunque conspire contra ello la timidez del regreso al teatro y los cines, espacios cerrados a los que no todos se animan a entrar. Las oficinas siguen vacías, como indican los carteles de Alquila, que llegaron incluso a una cotizada esquina como la de Corrientes, Diagonal Norte y Cerrito, donde durante años funcionó una oficina de correo.

Las ventiladas pizzerías, en cambio, recuperaron una parte importante de su público, y reconforta ver Las Cuartetas y Güerrín concurridas un sábado a la noche, incluso con fila en la vereda. La cafetería All Saints de Corrientes y Esmeralda volvió a abrir sus puertas. Y en la esquina de la avenida con Maipú se cocina un nuevo emprendimiento gastronómico.

El Puerto Madero que encontrarán los turistas sí será bien distinto: uno de cada cinco de sus restaurantes cerró durante la pandemia. El barrio ya venía golpeado por la obra del Paseo del Bajo y el aislamiento coronó su crisis. Con todo, su gastronomía orientada al visitante, sobre todo en parrilla, podría acelerar el ritmo de su recuperación una vez que vuelva el público extranjero.

Los barrios que renacieron

Hay otras zonas que hicieron de la crisis una oportunidad, como Palermo Soho, que en los primeros meses de pandemia era un páramo. Muchos de sus empresarios gastronómicos debieron cerrar, pero ahora volvieron con propuestas más arriesgadas o novedosas.

Es el caso, por ejemplo, de Santiago Olivera, que debió presenciar el fin de sus bares Bad Toro, Sheldon y Clara, pero mantuvo Diggs y Sans, y pudo inaugurar Lado V, un restaurante cuyo menú se basa en plantas.

“Estamos esperando la reapertura de fronteras, lo cual será un salvavidas impresionante para nosotros, porque Palermo vivía en gran parte con el turismo y porque el turista va a venir a comer a un lugar cinco estrellas por poca plata. Pasamos a ser un país muy barato”, analiza Olivera.

Entre esas propuestas que se salen de lo común hay locales pensados directamente para la ventilación en tiempos de pandemia, como la vereda del bar de vinos Naranjo, CoChinChina con su patio delantero y su doble entrada, o el área de pedidos al aire libre de Panadería de Anchoíta en el cercano Chacarita.

Alimentados por público local, son proyectos que salieron de los límites de Palermo para expandirse a otros barrios de alto poder adquisitivo y que ahora ganaron peso para los turistas más foodies: Chacarita, Colegiales y Núñez. El entorno de las estaciones del tren Mitre y la avenida Dorrego cerca del subte B son algunos de los nuevos puntos de concentración de locales de café, cervezas, coctelería y especias.

En Villa Crespo, las cafeterías de especialidad se multiplican casi al nivel de su vecino Palermo. Las calles de los outlets, especialmente Aguirre y Gurruchaga, recuperaron público y hay días en que los visitantes hacen fila.

Con aire libre y sin contacto

En lo que Buenos Aires será definitivamente distinta para los turistas es en la aceptación de pago con tarjetas o medios digitales en buena parte de los comercios, restaurantes, espectáculos y atracciones, para evitar el contacto. Ahora hasta hay puesteros de ferias que los admiten, una verdadera rareza en tiempos prepandémicos.

Como se ve, la reinvención es clave. De hecho, el Instituto de Formación Política del Gobierno porteño dictó un curso sobre la reactivación del turismo tras la pandemia. En él, el Ente de Turismo de la Ciudad expuso sobre la importancia de la innovación y la resiliencia en el sector.

Este mismo Ente relevó la percepción que tienen de Buenos Aires como destino turístico los visitantes de las provincias. Entre lo que más valoran los encuestados está una ventaja en pandemia: la gran oferta al aire libre que tiene la Ciudad, entre recitales, partidos de fútbol, Caminito, los bosques de Palermo y el Jardín Japonés. Espacios ya conocidos, que multiplicaron su valor en estos tiempos.

Continue Reading

Ciudad

Historias, secretos y símbolos de la Casa de la Cultura, el edificio porteño que asombraba al mundo

Published

on

Fue el diario La Prensa, que cumple 152 años desde su fundación, el primero en ocuparlo. Y con el tiempo se convirtió en un símbolo del centro porteño. La Casa de la Cultura, donde ahora funciona ese ministerio de la Ciudad, mantiene intacta su belleza y guarda cientos de historias.

El majestuoso edificio de Avenida de Mayo fue una idea de José C. Paz, que contrató a dos ingenieros y arquitectos argentinos para trasladar la dirección y la redacción del matutino a un mismo lugar. Así, en manos de Alberto Gainza y Carlos Agote, ambos estudiantes de la escuela de Bellas Artes de París, se construyó una obra de estilo francés y única en la Ciudad. Desde su inauguración en noviembre de 1898, su fachada principal, y la que da a Rivadavia, son parte del paisaje inevitable de la zona de Plaza de Mayo.

La construcción se hizo en base a una estructura en hierro que trajeron desarmada a Buenos Aires. El palacio tiene seis pisos y dos subsuelos. Allí estaban las rotativas que imprimían el diario. En el primer piso está el “Salón dorado”, que funcionaba, y aún hoy lo hace, como un espacio de actos.

Otra de las curiosidades está en el tercer piso, en donde se construyeron múltiples habitaciones para alojar a huéspedes y al personal de La Prensa. En el quinto y sexto estaban los consultorios médicos; no solo para la atención de sus trabajadores e invitados, sino también para gente que pasaba por la calle y no tenía recursos: algo extraordinario. También había una biblioteca pública con más de seis mil ejemplares.

El artista plástico y muralista Nazareno Orlandi se inspiró en el Palacio de Versalles para dejar plasmada su obra en el techo del Salón Dorado. Allí también figuran imágenes de ángeles apocalípticos y numerosas obras del pintor Reinaldo Giudici, quien además decoró las dependencias privadas de José Paz.

También se destacan los pisos, las luminarias y los barandales franceses; el mármol italiano de las escaleras y los ascensores de Nueva York. El lugar cuenta con radiadores traídos desde Ginebra.

“En 1910 el mundo se admiraba por la belleza del salón: por los espejos con tallas doradas de Francia, el balcón de la orquesta, el escudo con la P de ‘paz, prensa y progreso’, los grandes tapices y el parqué del salón”, afirma Liliana Barela, exdirectora Nacional de Patrimonio y licenciada en Historia. A la vista está que la admiración no caducó: en 1985 fue declarado Monumento Histórico Nacional. 

Todo el palacio cuenta con numerosos símbolos que hacen a su historia, y que, según algunos expertos, hacen referencia a la masonería. Allí se habrían hecho reuniones de la logia. “En el edificio había una sala de esgrima que estaba aislada y era adecuada para los encuentros. Seguramente se usaba para eso”, añade Barela. “También existía un salón al que se accedía a través de un ascensor privado que iba directo al despacho del doctor Paz, y que subía hasta un piso sin un destino claro. Era una forma privada de ingreso”, cierra.

Entre tanta magnificencia, resulta difícil que algo se imponga. Sin embargo, el remate del edificio logra ese objetivo: es la estatua de cinco metros, ubicada justo en la cúpula, con una farola de bronce dorado. Esa escultura de cuatro toneladas llegó a Buenos Aires en un barco a vapor -pese a lo difícil que fue trasladarla- para representar la libertad y la sabiduría: dos valores fundamentales para los masones. “Fue algo muy importante para José Paz. Le dio las instrucciones al escultor francés Maurice Bouval para simbolizar la ‘construcción de la prensa en una sociedad libre’”, agrega la especialista.

“Años atrás también servía como punto de referencia. Cuando mi padre era marino, la farola les era útil para orientarse. Sabían que estaban llegando a Buenos Aires porque veían la farola de La Prensa; pero claro, en ese entonces la ciudad era más baja, no tenía edificios tan altos”, cuenta José Daniel Uriarte, excorresponsal del diario La Prensa.

Otro emblema es el águila sobre el reloj de entrada, que hace referencia al periodismo “que todo lo ve”. “La antorcha que hacía alusión a la luz del fuego; la columna por la unión del cielo y la tierra, que significaban fuerza y firmeza; la espiga de trigo por la cosecha de cereal y el lazo místico por el vínculo fraternal que tenían, también eran elementos masones. Asimismo, las cadenas que representaban la antigua presión moral, y cuya misión masónica era destruirla”, apunta Barela.

En esa enorme redacción, el diario La Prensa vivió su época de apogeo. Gozó de comodidades y adelantos para la época. Es que además de la extraordinaria estructura, también crearon un sistema de comunicación. “Tubos neumáticos”, recuerda Uriarte orgulloso, y explica: “Hoy tenés las redes y el mail, pero antes se colocaba una hoja con mensajes dentro de un tubo cilíndrico, que luego viajaba impulsado por aire comprimido. Fue un gran método de comunicación y transporte de mensajería”.

Cuando se ingresa a la Casa de la Cultura, aún se puede apreciar uno de los tubos adherido a la pared. Parece extraño creer que por allí circulaba toda la información que el diario difundía entre los suyos. Con tan solo abrir una perilla, los mensajes viajaban por esas largas redes.

Tras la elección que llevó a Juan Domingo Perón a la presidencia, en 1946, comenzó una era de confrontación y conflictos políticos para La Prensa. El diario fue expropiado y puesto en manos de la CGT.

El edificio comenzó a sufrir el paso del tiempo. Se cambiaron los colores originales y hubo salones usados como depósitos. En 1956 se anuló la ley de expropiación al diario y fue devuelto a la familia fundadora.

La restauración, tras la venta en 1988, llegó varias décadas después, a fines de los 90. Hubo que sacar cinco capas de pintura. Hace unos años, junto con el edificio de la ex intendencia porteña, en Bolívar 1, con el que está comunicado a través del pasaje Ana Díaz, se especuló con venderlos y que dejaran de albergar dependencias del Estado porteño. Pero no ocurrió. Por eso, el valor patrimonial del lugar de la Casa de la Cultura se mantiene intacto: la arquitectura, las pinturas, los símbolos y las esculturas. El encanto con el que fue construido aún sigue vivo.

Continue Reading

Ciudad

Los porteños llegan al 70% de vacunados con dos dosis y da menor prioridad a los menores

Published

on

En paralelo, la Ciudad avanza con la vacunación contra el coronavirus en menores con enfermedades de base y se acerca al 70% de la población total inoculada con esquema completo. Estos niveles de vacunación -el mayor porcentaje comparado con el resto de las 23 jurisdicciones, según datos del monitor de vacunación- podrían impulsar algunos cambios. Por ejemplo la ampliación de aforos en sectores que reclaman volver a operar con normalidad, como por ejemplo boliches y salones de fiesta. E incluso la posibilidad de discontinuar el uso de los barbijos al aire libre.

Según datos oficiales, hasta el momento se han empadronado 9.193 nenes y nenas de 3 a 11 años con enfermedades previas. De este total, 4.787 ya fueron inoculados con Sinopharm, la vacuna de virus inactivado que se encuentra habilitada en el país para la población pediátrica.

Si bien no existen datos oficiales, la Ciudad estima que habría alrededor de 15 mil menores con comorbilidades. Desde el gobierno porteño no precisaron cuándo, qué día exactamente, se habilitará el empadronamiento para el resto de los nenes y nenas. Podría ser inminente. 

Por otra parte, con las vacunas de Pfizer, la Ciudad avanza en la inoculación de la población adolescente, de 12 a 17 años. Hasta el momento se encuentran empadronadas 170.600 personas; de ellas 69.553 ya recibieron primeras dosis. La vacunación escala por orden de edad; en estos momentos se vacuna a los chicos y chicas de 14 años.

Según voceros del ministerio de Salud porteño, la prioridad continúa siendo completar los esquemas de vacunación de adultos y adolescentes. Así la Ciudad se encuentra a pocos días -incluso horas- de alcanzar la vacunación con ambas dosis al 70% de su población total.

De esta manera se despega del resto de las jurisdicciones. Por ejemplo, según las cifras oficiales del monitor de vacunación (actualizadas a este lunes), hay 12 jurisdicciones que ya superaron el 50% de la vacunación con esquemas completos: son Mendoza (50,28%), Formosa, San Juan, Neuquén, Buenos Aires (55,28%), Catamarca, Río Negro, La Rioja, Córdoba, Tierra del Fuego, Santa Fe y Santiago del Estero (58,38%).

Superando estos porcentajes, se ubican San Luis (61,20) y La Pampa (con 62,66). En el otro extremo, la jurisdicción más rezagada es Misiones, con el 38,28% de su población vacunada con dos dosis. El promedio a nivel país es 54,41%; esto significa que 24.689.184 personas ya tienen esquema completo.

Volviendo a la población pediátrica, hay familias que se toman un tiempo, evalúan y consultan a sus médicos antes de empadronar a los más chicos, con comorbilidades: “En nuestra familia nunca tuvimos duda sobre la vacunación. Todos estamos vacunados y tenemos muy claro que la solución que aportan las vacunas está a la vista. La única diferencia es que para vacunar a nuestro hijo más chico, hicimos varias consultas médicas”, contó Paola Herrera, vecina de Palermo. Tiene tres hijos, uno de ellos con un asma severo (7 años). 

“Hicimos una consulta presencial con nuestro pediatra y el sábado vimos a una infectóloga. Por eso nos demoramos en empadronar a nuestro hijo, pero ya está inscripto, estamos esperando el turno. Sabemos todos que el virus afecta en menor medida a los chicos, pero esta vacuna la necesitamos para recuperar algo de la normalidad de nuestra familia. Mi hijo recién volvió a clases presenciales después de las vacaciones de invierno, tomamos el riesgo porque ya no podíamos más. Con la vacuna vamos a tener un peso menos, pero necesitábamos ver a nuestros médicos para un impulso final”, concluyó Paola.

En provincia de Buenos Aires, como ocurrió desde el momento en que se inició la vacunación en el país -a fines de diciembre de 2020-, el empadronamiento se habilita para toda la franja estaría. Es así que en este momento hay un millón de niños y niñas inscriptos para vacunarse.

Fuentes del ministerio de Salud provincia informaron que de ellos, casi 270.000 ya recibieron primeras dosis de Sinopharm. En esta semana el gobierno nacional distribuirá otros dos millones de dosis para todas las jurisdicciones.

Las autoridades estiman que en territorio bonaerense hay 1,8 millón de niños y niñas de entre 3 y 11 años.

Respecto a la franja etaria de 12 a 17 años -que están siendo vacunados con Pfizer- se encuentran empadronados 1.196.456 adolescentes. De ellos, 750 mil ya fueron inmunizados y se espera completar el ciclo de primeras dosis para fin de este mes.

Continue Reading

Ciudad

Ya vacunan a menores de 3 a 11 años con factores de riesgo en la Ciudad

Published

on

En las postas sanitarias de La Rural y la Usina del Arte, este martes el Gobierno porteño comenzó una nueva etapa de la campaña de vacunación contra el coronavirus; la de los chicos y chicas que tienen entre 3 y 11 años y poseen enfermedades de base. Aunque la estimación inicial del Ministerio de Salud indicaba que hay unos 15.000 en estas condiciones, se anotaron 4.130, que recibirán dos dosis de la vacuna Sinopharm.

Una situación similar se había dado con los adolescentes con factores de riesgo, ya que se anotaron menos de los que había previsto la Ciudad. Se debe a que son decisiones familiares que en ocasiones se toman tras consultarlo con los médicos tratantes, o bien se tarda en establecer si la condición de riesgo está incluida en la lista para vacunarse. Entre los menores de 12 a 17, cuando se abrió la inscripción para quienes no tienen comorbilidades, el empadronamiento fue masivo.

En esta primera jornada se programaron 3.070 turnos. Se aplicaron 1.890 vacunas en La Rural y 1.180 en La Usina del Arte. A este ritmo, las primeras dosis se terminar de aplicar esta semana. El intervalo estipulado por el Ministerio de Salud es de 28 días entre primera y segunda dosis. 

Teniendo en cuenta el stock disponible de vacunas Sinopharm -las únicas habilitadas para ser aplicadas en la población pediátrica- se estima que en poco tiempo más debería convocarse a la vacunación del resto de los niños y niñas, quienes no tienen comorbilidades. Fuentes del Gobierno porteño dijeron que por ahora no hay certezas de cuándo ocurrirá.

Según la información del Ministerio de Salud de la Nación, hay 9 millones de dosis de Sinopharm en stock. Serán utilizadas exclusivamente para garantizar la vacunación de la población de chicos de 3 a 11 años.

La semana pasada se distribuyeron 2 millones para comenzar este martes con esta etapa en la campaña de vacunación. La Ciudad está vacunando solo a chicos con factores de riesgo. Sin embargo, otros distritos, como la Provincia de Buenos Aires, ya aplican dosis a chicos y chicas sin comorbilidades.

Omar Tabacco, presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría, consideró que es necesario que “este rango etario esté protegido porque, en la medida en que se ha avanzado en edades superiores, los chicos pasan a ser los más susceptibles y pueden transformarse en el reservorio de la enfermedad”. Además, remarcó que “sobre todo frente a una potencial tercera ola, es muy importante que ellos se encuentren protegidos”.

Además de avanzar en la población pediátrica, también se pudo convocar al grupo de adolescentes, la franja de 12 a 17 años. La Ciudad recibió este fin de semana unas 100 mil vacunas de Pfizer -de un cargamento que llegó la semana pasada, con 800.000 dosis- y con ellas pudo iniciar esquemas y también completar los que tenía pendientes.

Entre los adolescentes, la vacunación había entrado en un impasse debido a que se dilató el ingreso de dosis de estas vacunas. Por el momento, son las vacunas habilitadas, junto a las de Moderna, para aplicar en adolescentes.

“Nosotros pasamos casi tres semanas sin novedades y estábamos preocupados y ansiosos. Llamamos mil veces al 147, estaba todo bien y empadronados, no había ninguna confusión. Simplemente no había vacunas”, contó Marisa, mamá de mellizos, de 15 años.

“El año pasado no fue tan complicado contenerlos en sus actividades, pero ahora ya acordamos con el padre que no les vamos a impedir hacer salidas, pijamadas o compartir actividades con sus amigos. Este fin de semana volvieron a la cancha. Seguimos usando barbijo y nos cuidamos, pero para igualarnos como familia necesitábamos que ellos también estuvieran vacunados. Estamos muy felices”, dijo la mujer. Los chicos se vacunaron en La Rural este fin de semana, unas horas antes de ir a la Bombonera.

La campaña porteña

Desde el 29 de diciembre, 2.346.145 personas recibieron la primera dosis en territorio porteño. Representan cerca del 77% de los casi 3 millones de vecinos. De ese total, 2.044.973 completaron la inmunización con el segundo componente o recibieron CanSino (monodosis). Son un 68%.

De esta manera, la Ciudad se encuentra cerca de alcanzar un nivel de vacunación que podría habilitar más cambios. El ministro de Salud, Fernán Quirós, dijo recientemente en una conferencia de prensa que con el 70% de la población inmunizada con dos dosis, se flexibilizarían más restricciones. Entre ellas, podría eliminarse la obligatoriedad de usar el barbijo al aire libre.

Continue Reading

Ciudad

La Fraternidad anunció un paro de trenes para este jueves por reclamos salariales

Published

on

Los conductores de trenes agrupados en La Fraternidad anunciaron que realizarán un paro nacional de 24 horas por “mejores y mayores aumentos salariales”. La medida comenzará el jueves a las 0.

El secretario general del gremio, Omar Maturano, detalló en un comunicado que “se impone un inmediato aumento de los haberes ante la pérdida del poder adquisitivo salarial por el elevado proceso inflacionario”.

El dirigente sindical e integrante del consejo directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT) enfatizó en ese sentido que “el 5% de mejora acordada para este mes, el otro 5% para noviembre próximo y lo reconocido durante el año 2021 es insuficiente ante la pérdida salarial”.

“Ese 10% convenido para octubre y noviembre, el último de cuyos porcentajes se percibiría recién en diciembre próximo, y lo reconocido durante 2021, es del todo insuficiente respecto de la pérdida de poder adquisitivo por la inflación”, afirmó Maturano.

El sindicalista aseguró que, no obstante las reuniones mantenidas para resolver el problema salarial de la actividad, “se persiste en ofrecer mejoras insuficientes, por lo que el gremio convocó a un paro de 24 horas para este jueves”.

A fines de 2020 La Fraternidad había impulsado una medida similar. En esa oportunidad por una “cuantiosa deuda” que mantiene el Estado nacional con la obra social ferroviaria, de acuerdo a Maturano.

El paro estaba pautado para el 22 de diciembre. Hubo dificultades en el inicio de la jornada y el Gobierno implementó micros para aliviar la situación.

En medio del desorden, el Ministerio de Trabajo aludió al carácter esencial del servicio en plena pandemia de coronavirus y dictó la conciliación obligatoria cerca de las 9 de la mañana.

El gremio acató la medida, aunque el funcionamiento tardó en normalizarse y las demoras signaron la jornada de protesta.

Continue Reading

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Visitas del mes de Septiembre: 32.427 Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA