Connect with us

Ciudad

Testeos de coronavirus a viajeros que entran a la Ciudad: dan turnos con una semana de retraso

Published

el

Desde el 8 de diciembre, todas las personas que ingresan a la Ciudad o que regresan de un viaje por más de cuatro días a más de 150 kilómetros de distancia, tienen que hacerse obligatoriamente un test de coronavirus dentro de las 72 horas de su llegada. La única forma de cumplir con esa obligación es ser previsor y sacar el turno mientras se está de viaje o incluso antes. Los centros donde se realizan los testeos trabajan al 100% de su capacidad y dan turnos con una semana de demora.

Hasta este jueves había seis centros para que turistas y viajeros se hicieran el control. Desde este viernes se suma uno más, en La Rural. Se puede optar entre dos tests: el de saliva o el de antígenos, que es un hisopado rápido cuyos resultados están 20 minutos después.

En casi 40 días, la Ciudad testeó a 172.377 turistas y residentes que regresaron de sus vacaciones. De este total, 2.481 casos dieron positivo, con una tasa de positividad acumulada de 1,54.

La estrategia del Gobierno porteño es detectar a las personas enfermas y aislarlas para frenar la propagación del coronavirus, más en el contexto de una nueva suba sostenida de casos. En Buenos Aires se están registrando números similares a los de agosto, cuando se dio el primer pico de contagios.

El testeo de las personas que ingresan a la Ciudad, ya sean residentes que vuelven de las vacaciones o turistas, forma parte de esa estrategia. El problema es que se están entregando turnos con demoras de hasta una semana. Y muchos turistas y vecinos se quejan de que pasan muchos días hasta que les entregan los resultados.

En el Gobierno porteña aseguran que los centros se encuentran trabajando al 100% de sus capacidades. En el operativo participan unas 265 personas, entre médicos, enfermeros, bioquímicos, coordinadores y administrativos. Para bajar el impacto de la demora, este viernes se habilita una nueva sede en la Rural, que será exclusiva para vehículos. Se suma a las ubicadas en el aeropuerto de Ezeiza, en la terminal de micros Dellepiane, en Callao al 600, en el Edificio Munich, en Costa Salguero y junto a la Facultad de Derecho de la UBA.

Según la información oficial, en Dellepiane se hacen los testeos al momento del arribo de los micros. Sin embargo, el centro allí ubicado no siempre está operativo. Una vecina contó su experiencia: “Pasé unos días en Villa Gesell y llegué a Dellepiane el domingo a las 5. En el centro de testeo no había nadie, sólo un empleado de la Ciudad que te deba una fotocopia con indicaciones para sacar el turno y testearte. Entré en la web y puse como opción la posibilidad de ir a cualquiera de los centros de testeos. El primer turno era para el domingo siguiente, relató Romina, incrédula.

El papelito que le entregaron a Romina en Dellepiane aclara: “Tenés 72 horas para realizarlo”. Esta vecina buscó turno en cualquiera de los centros, porque estaba dispuesta a ir en auto para poder testearse, ya sea en un Uber o con un amigo o amiga que pudiera llevarla. Finalmente no lo hizo. “Entendí que no tenía sentido, así que desistí”, se lamentó.

Este es uno de los muchos casos de vecinos que se encontraron con dificultades para poder llevar a cabo este control. ¿Es obligatorio? En un principio el Gobierno porteño había informado que sí, que iban a mandar mensajes a los vecinos cuyos celulares no hubieran sido captados por antenas de la Ciudad en un lapso de 72 horas. Frente a la inviabilidad de la idea, las autoridades decidieron apelar a la responsabilidad individual de las personas, “que deben ser concientes de la importancia de ir a hacerse el testeo en cuanto vuelven de sus viajes”, explicaron. Apuntan a que los vecinos entiendan que detectar el coronavirus a tiempo evitará una cadena de contagios. También esperan que la gente vea en estos testeos una oportunidad para sacarse la duda de si tiene el virus.

En las redes sociales de la Ciudad los vecinos no sólo se quejan de las demoras para encontrar un turno, sino que también reclaman por que tardan mucho en informar los resultados. Dos, tres y hasta cuatro días.

Soledad es vecina de Villa Crespo y también contó su experiencia: “Yo llegaba a Buenos Aires el domingo a la noche, así que dos días antes del regreso, me metí en la web para buscar un turno. Lo primero que encontré fue en Balvanera para el sábado siguiente, casi una semana después. El lunes a la noche empecé con síntomas, el miércoles me hisoparon desde mi prepaga y finalmente di positivo de Covid. Aún estando informada de cómo era todo, debería haberme anticipado aún más. Creo que falla el sistema en este sentido, en las demoras”, reflexionó. Por eso Soledad recomendó a todos sus amigos y amigas que estén viajando que saquen los turnos con muchos días de anticipación.

La pregunta es qué hubiera pasado si Soledad no hubiera desarrollado síntomas y no se hubiese testeado a través de su prepaga. Porque es muy posible que durante los seis días hasta el turno que tenía en Balvanera, hubiese circulado por la Ciudad y contagiado a otras personas.

Claudio, otro vecino de Palermo, contó que el miércoles en Dellepiane el sistema estaba caído. “Nos dijeron a todos los pasajeros que pidamos turnos por la web. Yo ya estaba alertado sobre el tema de los retrasos así que preferí esperar en el lugar. Me planté, y como se dieron cuenta de que no iba a aflojar, al final me hicieron el hisopado y me tomaron los datos manualmente”. Después se quedó a esperar en un sector lateral. Media hora después, una persona con megáfono anunciaba los nombres y los resultados del testeo.

Según los datos de la Ciudad, las pruebas diagnósticas por PCR y antígenos que se realizan en estos controles, triplicaron la cantidad de testeos que se venían haciendo en la Ciudad. Se estima que el 82% de las personas que se realizaron el test son residentes.

Cuáles son los centros de testeo Edificio de la ex confitería Munich (Av. de los Italianos 851, Costanera Sur). Con turno, de lunes a domingo de 8 a 20. Callao 628, con turno, de lunes a domingo de 9 a 19. Costa Salguero, con turno, todos los días de 8 a 20 y los días pico de recambio de quincena, de 7 a 21 (del 15 al 20 de enero). Exclusivo para atención en vehículos. Playa de Estacionamiento anexa a la Facultad de Derecho: ingreso por Avenida Figueroa Alcorta y Julio Víctor González. De lunes a domingo de 17 a 23, con turno. Este centro también es para vehículos. Pabellón Ocre de la Rural: ingreso por Sarmiento 2704. De lunes a domingo de 8 a 20. Sólo se puede ir en vehículo. Terminal Dellepiane. Es para hacerles el test a quienes llegan en ómnibus, en el momento de su arribo. Aeropuerto de Ezeiza. Empezó a funcionar el 15 de diciembre para los turistas nacionales e internacionales y para los residentes de la Ciudad que llegan en avión. Atiende las 24 horas. Quiénes deben testearse

El testeo es obligatorio para los no residentes que permanezcan al menos un día en la Ciudad y lleguen desde más de 150 kilómetros. También, para los residentes porteños que regresen de un viaje a más de 150 kilómetros luego de más de 4 días. Deben hacérselo solamente los mayores de 12 años.

El procedimiento

Hay que completar una declaración jurada online en turismo.buenosaires.gob.ar/es/RequisitosTuristas. Se puede hacer antes de salir. El plazo para hacer el test es de hasta 72 horas después del ingreso a la Ciudad.

Para quienes llegan en vehículos particulares u otros medios hay que sacar un turno en los centros, que también se gestiona online. Conviene hacerlo antes de realizar el viaje para poder cumplir con los plazos. Es un turno por grupo conviviente.

Para los que llegan en avión o en ómnibus, según el Gobierno porteño el test se hace dentro de la terminal correspondiente y sin turno previo.

Los test son gratuitos para el pasajero. Serán cubiertos por las obras sociales y seguros médicos o por el Gobierno de la Ciudad. Los residentes de otros países deben pagar $ 2.500.

NS

Mirá también

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Las “lady barbers”, las mujeres que dominan navajas y máquinas en las barberías

Published

on

La tendencia es muy fuerte en España, Inglaterra, Estados Unidos y Brasil. En la Argentina recién comienza, y tal vez sólo se pueda notar en Buenos Aires. En el rubro se las denomina “lady barbers” y cada vez hay más. Son mujeres que hacen cortes a navaja y máquina. Recortan barbas y cejas de hombres, aunque también atienden a chicas que usan el pelo corto.

Leonel López Moccia, fundador del Instituto Argentino de Barbería, lo explica en números: “Nosotros nacimos en 2016. En aquel entonces, el 10% de los graduados eran mujeres. Para 2018 y 2019, antes de la pandemia, las barberas representaban entre un 20% y 25% de los estudiantes. Otra cuestión que cambió es que las primeras contaban con experiencia en el rubro, en peluquerías unisex. La nueva camada llegan sin conocimientos. Arrancan de cero y se especializan en barbería”.

Andrade es dueño de Imperio Flow Barber Shop, una cadena de barberías que cuenta con cuatro sucursales y una academia. Es de República Dominicana, tierra cuna de barberos, y reside en Buenos Aires. “El interés de las mujeres por la barbería, acá en la Argentina, nació hace cuatro o cinco años. Pero de dos años hacia acá es común encontrar a por lo menos una mujer por barbería. Aunque no todos los comercios tienen. Todavía estamos lejos de ciudades como Miami, donde hay barberías en las que sólo trabajan mujeres. Pero vamos a crecer. A mí me gusta tener al menos una por local, porque además de ser buenas profesionales, son conversadoras, atentas, amables”.

Para López Moccia, las “lady barbers” argentinas sólo necesitan algo para expandirse: que el cliente les dé la primera oportunidad. “Talento y calidad, hay. Falta apertura de mercado. Se debe tener en cuenta que durante muchos años las academias, franquicias y productos siempre mostraron al estereotipo del hombre cortándole al hombre. Eso asusta un poquito. Pero sólo es cuestión de que se animen a probar y comprueben con un primer corte, que la mujer está a la altura del hombre, y que hasta lo puede superar. Además, se nota mucho la mirada estética que tiene por esencia la mujer. Y que para algunos hombres, es más cómodo hablar con una mujer sobre cuestiones estéticas”.

A Micaela Tabares sólo su familia la conoce por su nombre. Para sus clientes, seguidores y la gente del ambiente de las barberías es “Mickybarber”. Empezó en el rubro en 2014, ni bien terminó la secundaria. Se anotó en la carrera de Farmacia y, a la par, hizo un curso de peluquería unisex. Pero a los seis meses, cambió de opinión. Lo que creía que hacía por “una salida laboral”, se convertiría en su oficio. Abandonó Farmacia, siguió peluquería y consiguió trabajo en un comercio frente a Campo de Mayo, unisex.

Puede que sus primeros alumnos hayan influido en lo que sería su especialización. Durante dos o tres años le cortó el pelo a aspirantes, policías, gendarmes y todo tipo de personal de las Fuerzas. No sólo se convenció de que le gustaba más atender a hombres que a mujeres, sino que esa experiencia la llevó a hacer un curso de barbería. Y en la última semana de cursada, el docente le propuso trabajar en un local de Belgrano.

Allí estuvo tres años. Y pasó del “¿vos me vas a cortar?” de los clientes a ser la más elegida de los cinco barberos del lugar. También, a ganar concursos de barberos, dar seminarios y viajar por el país y Bolivia como jurado de convenciones. Incluso, algunas marcas de productos de barbería y estética masculina le están enviando su mercadería y la tienen en cuenta en sus campañas.

“A veces pienso que la mujer barbera tiene una visión más particular, más detallista -plantea-. Creo que tenemos otra visión. Por ejemplo, acá les pregunto a qué se dedican, cómo se visten, para proponerles cambios de look. El corte debe combinar con la ropa. Y la ropa puede resaltar el corte. Aunque también siento que todo está en uno. En su profesionalidad, en la pasión. Y eso no depende del género”.

Hace seis meses, Micaela dejó la barbería de Belgrano para abrir su propio emprendimiento. Se llama Diseño Libre Barber Shop y está en Pablo Nogués. Además de hacer cortes, dicta cursos. Cuenta que la mitad de sus alumnos, son mujeres. Se especializa en “texturas”.

Las mujeres también la eligen como barbera. Dice que muchas (todas con el pelo corto) entran diciendo que en otras barberías de hombre no quisieron cortarles. Calcula que un 40% de su clientela son chicas, que suelen cortarse la parte de la nunca con navaja o máquinas.

“La mujer que viene del ambiente unisex puede que sea más completa: sabe de colores, de corte con tijeras, de pelos largos”, reflexiona. Y concluye: “Con todo ese conocimiento, más el de la barbería, la rompés. Así y todo, la desconfianza del cliente hombre va a seguir por un buen tiempo. Hasta que se anime a cortarse por primera vez con una mujer. Ahí la opinión va a cambiar”.

Mariana Luna está en el banco de la puerta de Imperio Flow Barber Shop. Adentro, del otro lado de la vidriera, suena el reggaetón y cuatro barberos atienden a clientes hombres. Ella compara: “Podés hacer un montón de cosas en la cabeza del varón. Y si le gusta tu trabajo, vuelve a la semana. Te es fiel, confía más; se crea una conexión, un ambiente agradable. Con la cliente mujer es todo más frío, más como un trabajo. La barbería es como un estilo de vida”.

Mariana es tucumana. Su primera experiencia fue hace tres años, en un salón unisex. Arrancó en la caja y barriendo. Mientras tanto, se formaba en una academia. Pero en un curso más bien dirigido a clientas mujeres. “Una parte mía se moría por cortarle a los hombres. Cada vez que venía una mujer, eran tres horas de trabajo. Yo prefería, en ese mismo tiempo, hacerle cortes a seis hombres distintos. Y me largué”, recuerda.

A partir de un segundo puesto en un concurso local de corte con navaja, dice que “todo se revolucionó”. Ella y una compañera de la peluquería unisex fueron las primeras mujeres convertidas en barberas. Viajaron a concursos y seminarios en Santiago del Estero, Rosario, Buenos Aires. Quería sumarse a alguna barbería para hacer cortes de cabello corto. Pero el problema es que no encontraba carteles que pidieran “barberas”. El ambiente buscaba hombres. Hasta que consiguió una. Eran siete sillas: seis varones y ella. Fue en Lules, en el interior de Tucumán.

“Las redes nos ayudan mucho -asegura-. Y la recomendación. Cuando ven fotos de tus cortes, o ven a un amigo al que le cortamos y le quedó lindo, ya no importa si somos barberas o barberos. Por suerte cada vez somos más mujeres. Ya no hay tanto recelo, aunque costó mucho. Antes había que destacarse para que un hombre se quisiera atender con nosotras”. Del local en Lules se mudó a uno propio, en Monteros. Y en diciembre pasado quiso ir por más: se instaló en Buenos Aires. “Los seminarios están acá, y los mejores barberos también. Quiero seguir evolucionando”, jura.

De a poco, el mundillo de “lady barbers” locales se va ampliando. “Yo seguía a barberas de España, de Colombia, de Perú -dice Mariana-. Sus trabajos generaban repercusiones. Ahora cada vez sigo a más argentinas. Nos comentamos los cortes, nos apoyamos. Nos gusta ver cómo crecemos. Muchos decían que seríamos sólo una moda. Bueno, ya nos instalamos. Y nos vamos a quedar para siempre. Ya será normal encontrarnos en cualquier barbería del país”.

Los inicios de Magui Ilari en el mundo de la barbería son como los de la mayoría de las mujeres: hizo un curso de peluquería unisex y trabajó de asistente en una franquicia, donde se atendían muchísimas más mujeres que hombres. “Me gusta poner linda a la gente, ayudar a que se sienta bien consigo misma -reconoce-. Pero no me gustaba el pelo de mujer. Siempre me llamó más la atención el del caballero. Era aprendizaje; sabía hacer baños de crema, lavados, alisados y otras opciones que los hombres se vienen haciendo hace años”.

El próximo paso fue anotarse en la academia de Imperio. Aprendió a hacer el degradé; a manejar máquinas y navajas. Mientras hacía todo eso, afeitaba y le cortaba el pelo a su papá y a algunos amigos. Luego, empezó en una barbería de Villa del Parque; después pasó a una de Palermo y ahora regresó a CortaT Barber. Sus compañeros y colegas hombres, dice, fueron esenciales en su formación: “Yo quería estar a la misma altura. Era una autoexigencia muy grande. Y ellos me calmaban, me alentaron siempre y me dieron consejos”.

“Puede que el toque femenino haga la diferencia, porque el varón es muy dejado -compara-. Me miran impresionados cuando les digo de cortarles los pelos de la nariz, las orejas o el largo de las cejas. Son detalles que suelen pasar por alto y que a partir de la primera vez que se los hacés, te los piden siempre. Me dicen que ningún barbero se fijó en esos detalles. Pero creo que es más una cuestión profesional que de género”. Otra diferencia dice que es el trato: “Somos más suaves, más sutiles. Tenemos más tacto”.

Para ella, el cliente hombre es más perfeccionista. Aunque atenderlo, tiene riesgos. “Al usar el pelo corto, se nota cualquier mínimo error. Si te equivocás con un hombre, se nota mucho. Hay menos margen de error. Con la mujer,lo podés disimular más”, argumenta.

Continue Reading

Ciudad

Quejas de padres por las ausencias de docentes que integran grupos de riesgo o están de licencia

Published

on

Todavía hay alumnos sin clases presenciales en la Ciudad: a más de dos semanas de la vuelta a las aulas, aún hay demoras para cubrir los cargos de docentes que no pueden ir por licencia o porque integran grupos de riesgo.

Mientras tanto, el Gobierno porteño ya comenzó a empadronar a personal docente y no docente para la vacunación contra la Covid-19, que arrancará este miércoles, según anunció.

“Este lunes habrá entre 19 y 38 burbujas sin un docente a cargo en el Distrito Escolar 2”. Lo dice Fabián Álvarez, supervisor adjunto de escuelas primarias de esa división distrital, que abarca sectores de Balvanera, Villa Crespo y Palermo. Un ejemplo que usa como botón de muestra.

“Es que en el último acto público, cargué online 23 cargos, de los cuales se cubrieron sólo cuatro -precisa Álvarez-. Quedaron 19 sin cubrir, que pueden ser hasta 38 burbujas, porque cada docente puede trabajar en dos. Eso en un solo distrito. Habría que multiplicarlo por los 20 restantes. Ahí tenés un panorama de cómo está la Ciudad de Buenos Aires”.

Un acto público es aquel en el que se otorgan cargos suplentes o interinos a los docentes inscriptos en los listados. Hasta la pandemia se hacían de forma presencial. Ahora son online, en https://actopublico.bue.edu.ar.

Un sistema que, para algunos, complica las cosas más que agilizarlas. “Aún es nuevo y muy poco amigable para el usuario. Hay que dedicarle tiempo y hay filtros que no funcionan, muestra cargos en los que al final no se permite postularse. Entonces los aspirantes no están al tanto, o no se enteran de cuando hay actos públicos”, observa Manuel Becerra, docente de la Ciudad en secundario, formación docente y universidad, y autor del blog sobre debates educativos fuelapluma.com.

“En la escuela de los chicos está habiendo bastante vacancia. A medida que fueron pasando los días se fueron cubriendo los cargos pero aún quedan pendientes un primer y un segundo grado”, cuenta Lucía, que manda a sus hijos a la Escuela N° 13 del Distrito Escolar 9, frente a la plaza Mafalda de Colegiales.

Mirta, otra madre de esa comunidad, aclara que en nueve de los cargos que debieron cubrirse de urgencia quedaron trabajadores no docentes, llamados de jornada extendida. En el blog de la escuela, http://escuela13de9.blogspot.com, se consignan los grados con docente a cargo y cuáles de ellos son personal no docente.

“Es gente del Ministerio de Educación que cubre tareas de extensión, talleres, expresión corporal, teatro, arte, acompañamiento pedagógico. Son personas con voluntad, haciendo lo mejor que pueden, pero no tienen formación docente. A mi entender esto debería haberse resuelto en febrero”, opina Mirta.

Martín tiene dos hijos en la Escuela N° 15 del Distrito 10, en Saavedra. Lamenta que sus chicos, que iban a tener clases todos los días, al final van al colegio dos o tres veces por semana por problemas para completar los cargos docentes. “Empezaron con la alternancia, no quedó otra. No había maestros para cubrir”, cuenta.

También de Saavedra es Ani Meizoso, delegada de cooperadoras escolares de la Comuna 12, que además de ese barrio abarca Coghlan, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón. Por eso, su panorama es más global. Del mismo modo, advierte problemas para cubrir los cargos docentes y señala que “en las secundarias es mucho más grave, porque cada materia tiene un profe, a diferencia de primaria, que tiene sólo un docente por grado en el primer ciclo”, analiza.

Desde el Ministerio de Educación porteño aclaran  que se trata de casos excepcionales y que los cargos son cubiertos a los pocos días. “Cuando se genera una vacante, se eleva a un acto público. Si nadie se presenta, se repite ese acto. En caso de tampoco ocuparse el cargo, entonces el Ministerio, la Supervisión del Distrito o la dirección de la escuela pueden presentar currículums de docentes para cubrir el cargo”, explica un vocero de esa cartera.

En el ministerio estiman que, al inicio de las clases, había entre 1.500 y 2.000 docentes dispensados por estar en grupos de riesgo ante el coronavirus, aunque no todos trabajan frente al aula sino en puestos de conducción de los establecimientos.

Lo mismo resaltan desde la Unión Docentes Argentinos (UDA): “Puede haber demora en la designación de algunos suplentes, pero no es algo generalizado. También se dan situaciones nuevas propias de la pandemia, que van solucionándose sobre la marcha”, aclara Sergio Romero, titular de ese gremio.

Raúl Sánchez, presidente del Sindicato de Educadores de Buenos Aires (SEDEBA),admite en cambio que “hay mucha vacancia sin cubrir a tiempo”. “Son más de 2.000 los docentes que están dispensados por estar en grupo de riesgo -precisa-. Por un lado pedimos resguardar a los grupos de riesgo y por el otro tenemos que cubrir las vacantes y a veces no alcanza con la cantidad de gente que se postula. Estamos trabajando en eso”.

Mientras tanto, avanza la campaña de vacunación: este miércoles arrancará la aplicación de dosis a docentes y no docentes de escuelas públicas y privadas, según anunció el Gobierno porteño. La inscripción para este grupo estratégico comenzó en la noche del sábado. Docentes y no docentes de instituciones públicas y privadas pueden anotarse en https://www.buenosaires.gob.ar/VacunacionEducacion

Este lunes comenzarán a asignarse turnos y el miércoles arrancará la vacunación, indica el Ministerio de Educación porteño. “Se vacunará de forma escalonada siguiendo las etapas de prioridades definidas en el Consejo Federal de Educación”, explican en un comunicado. Hasta el domingo por la tarde, eran más de 25.000 los inscriptos, es decir, dos tercios de este grupo prioritario.

Las vacunas a aplicarse serán Sinopharm, provenientes de China y provistas esta semana por el Gobierno nacional. Por las características mismas de esta vacuna en particular, podrán recibirla sólo los menores de 60 años.

Esta primera campaña de vacunación para personal docente y no docente abarcará cuatro días -desde el miércoles-, 16.000 dosis y cuatro centros: el Club Racing en Nogoyá 3045 (Villa del Parque), el Centro Islámico en Av. Bullrich 55 (Palermo), la Usina del Arte en Caffarena 1 (La Boca) y el Centro Cultural Recoleta en Junín 1930.

A medida que se confirmen nuevos embarques de la vacuna a la Ciudad, se convocará escalonadamente a los grupos de prioridad restantes.

Continue Reading

Ciudad

Desde el lunes reabren cinco estaciones de subte y podrán viajar hasta 15 pasajeros parados

Published

on

A partir de este lunes 8 de marzo reabrirán cinco estaciones de subte, por lo que permanecerán habilitadas 60 de las 90 que tiene la red. Se trata de Puán (Línea A), Uruguay (Línea B), Tribunales (Línea D), General Urquiza (Línea E) y Las Heras (Línea H). Además, se permitirá que viajen parados hasta 15 pasajeros por vagón. La medida fue acordada por la Secretaría de Transporte de la Ciudad con las autoridades del Ministerio de Salud porteño.

Desde Transporte explicaron que se eligieron esas estaciones “teniendo en cuenta la cercanía a instituciones educativas, para acortar la distancia entre estaciones abiertas y lograr una mayor fluidez en la operación”.

También recordaron que el subte sigue siendo para uso exclusivo de trabajadores y trabajadoras esenciales, docentes y alumnos. Pero que esta reapertura responde “a las nuevas necesidades de los usuarios”.

A partir del regreso a las clases presenciales, se incorporaron 60 mil usuarios al transporte público. En el caso del subte, actualmente viajan 227 mil personas por día, lo que representa un 23% del total de pasajeros que lo hacían antes de la irrupción del coronavirus. En 2019, el promedio superaba el millón de usuarios por día.

Aún así, ante el aumento de demanda se autorizará que viajen pasajeros de pie, algo que hasta ahora estaba prohibido. Con un límite: hasta 15 por coche.

El cierre de estaciones de subte se implementó en marzo de 2020 como medida extraordinaria ante el avance de la pandemia. Al principio, las formaciones sólo se detenían en las cabeceras y en algunos centros de trasbordo. En abril la medida se flexibilizó y empezaron a parar en 50 estaciones. Y el 21 de diciembre se habilitaron Dorrego y Ángel Gallardo (Línea B), Boedo y Emilio Mitre (Línea E), y Parque Patricios (Línea H) y se llegó a las 55 abiertas.

Mantener estaciones cerradas fue una estrategia para que viajara menos gente. “Entendemos que el subte tiene que usarse para viajes largos, no cortos. Con eso logramos que la gente camine más y no se tome el subte por dos o tres estaciones. Para trayectos cortos, lo mejor son los traslados al aire libre con distanciamiento”, habían justificado en su momento desde la Secretaría de Transporte porteña.

En el Gobierno porteño afirman que se analizan continuamente las variaciones de la demanda para definir la apertura de nuevas estaciones y ajustar la oferta de trenes.

Lo cierto es que el subte es un medio de transporte cerrado y con menor ventilación, donde el riesgo de contagio de coronavirus es mayor si no se toman los recaudos adecuados. En ese sentido, desde Transporte indican que se sigue implementando el control de aforo, especialmente en las estaciones con mayor movimiento de pasajeros. Un equipo controla su ingreso y evita concentraciones en andenes y formaciones.

Según las autoridades, se continúa con el refuerzo en la limpieza y desinfección de estaciones, formaciones y superficies de alto contacto. Además, hay dispensers de alcohol en gel para los pasajeros y señalización en las estaciones para que la gente cumpla las medidas de distanciamiento.

Continue Reading

Ciudad

La línea 39 de colectivo empezará a circular por los carriles del Metrobus 9 de Julio

Published

on

A unas pocas cuadras de distancia, los usuarios del colectivo 39 viajan a otro ritmo que los de las 11 líneas que van por el corredor del Metrobus 9 de Julio. Un ritmo de calle angosta compartida con autos particulares y carritos de cartoneros, que hasta permite fisgonear desde las ventanillas las vidrieras de los comercios ubicados sobre un trayecto que atraviesa Retiro, San Nicolás, Monserrat y Constitución. Pero en un par de semanas la brecha se va a eliminar y el 39 ganará velocidad porque empezará a circular por los corredores exclusivos de la avenida 9 de Julio.

Se trata de un viejo pedido de la empresa Transportes Santa Fe S.A.C.E.I, que opera el 39, una línea que el año que viene cumplirá 90 años. El cambio de recorrido fue autorizado por la Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Nación, con una resolución publicada este miércoles en el Boletín Oficial porteño. El permiso queda “ad referéndum” de lo que disponga el Ministerio de Transporte de la Nación.

Fuentes oficiales porteñas explicaron que los choferes de la línea 39 serán capacitados en estos días para conducir en los corredores del Metrobus. Y anticiparon que el cambio de recorrido se podría concretar en dos semanas.

En la actualidad, el colectivo 39 circula por las calles Salta-Libertad hacia el norte y Talcahuano-Santiago del Estero hacia el sur. El futuro recorrido de todos sus ramales será el siguiente:

Ida a Chacarita: Por su ruta, Bernardo de Irigoyen, Juan de Garay, Lima Este, Brasil, Lima Oeste, Constitución, Salta, San Juan, carril del corredor Metrobús 9 de Julio, circulando por este hasta la salida ubicada entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear, Carlos Pellegrini, avenida Santa Fe, su ruta. Regreso a Barracas/Plaza Constitución: Por su ruta, avenida Santa Fe, carril del corredor Metrobus 9 de Julio, circulando por este hasta salir del mismo a la altura de la calle Cochabamba, Lima, Constitución, Lima Oeste, Brasil, su ruta.

Con este esquema, el colectivo 39 ingresará a la traza del Metrobus 9 de Julio desde Santa Fe, cuando se dirige hacia el sur, y cuando circula hacia el norte se incorporará por avenida San Juan y egresará por la salida ubicada entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear hacia Santa Fe.

En los fundamentos de la resolución se destaca que el 39 es el único colectivo que recorre en su totalidad el par vial adyacente y paralelo al Metrobus de la 9 de Julio conformado por las calles Salta-Libertad y Talcahuano-Santiago del Estero, entre la zona de Plaza Constitución y avenida Santa Fe.

En la Secretaría de Tránsito porteña hicieron un estudio de factibilidad técnica La conclusión fue que el corredor del Metrobus 9 de Julio tiene la capacidad operativa para incorporar los servicios de la línea 39. Y que las paradas actuales de ese colectivo pueden sumarse a los paradores existentes en la avenida 9 de Julio.

El beneficio será doble. Por un lado, los choferes se liberarán del stress que significa conducir por calles donde los embotellamientos son habituales y donde deben convivir con el tránsito en general. Por el otro, los pasajeros ahorrarán hasta un 50% en su tiempo de viaje.

La línea 39 empezó a circular el 8 de febrero de 1932, apenas cuatro años después de la creación del colectivo. Seis meses después ya contaba con 40 coches que unían su actual terminal de Pedro de Mendoza y Patricios, en Barracas, con una cabecera en Nicaragua y Arévalo.

Con los años hubo varios cambios de recorrido, aunque al colectivo 39 siempre se lo asocia con Chacarita y con Carlitos Balá. El cómico se inició representando a sus personajes a bordo de los colectivos de esta línea.

En pocas semanas, el 39 vivirá un nuevo hito, con su incorporación al Metrobus 9 de Julio. Este corredor de 3 kilómetros y 17 paradores fue inaugurado en 2013. Actualmente es utilizado por 11 líneas de colectivo (9, 10, 17, 45, 59, 67, 70, 91, 98, 100 y 129).

NS

Mirá también

Continue Reading

Ciudad

Perfil de la la mujer porteña: las millennials eligen profesiones que históricamente dominaron los hombres

Published

on

Nacieron entre 1980 y 1996 y viven en la Ciudad de Buenos Aires. La mayoría tiene mejores ingresos y condiciones de vida que los de sus padres a esa edad, y escalaron más alto en los niveles de educación. Eligen carreras y profesiones “duras” en las que habitualmente el dominio fue masculino. Y una de cada cinco asegura haber perdido una oportunidad de ascenso laboral por el solo hecho de ser mujer.

Vida laboral y género se cruzan en el estudio “Mujeres Millennial: profesionales, trabajadoras, urbanas”, realizado por el Centro de Liderazgo Colaborativo y de la Mujer del INCAE, en colaboración con Citi Foundation, en cuatro grandes ciudades capitales de Latinoamérica, incluida Buenos Aires.

Todas las mujeres encuestadas poseen una carrera universitaria. El 78% de ellas ostenta un título de grado mientras que el 22% restante ha cursado al menos un posgrado (maestrías o doctorados). El 25% estudió carreras vinculadas a las Ciencias Económicas y la Administración, seguidas por un 24% que hizo lo propio en áreas de la Salud (Medicina y especialidades médicas) mientras que el 18% escogió Arquitectura e Ingeniería.

Muy por debajo aparecen el resto de las disciplinas: 9% Entretenimiento, 6% en Diseño, Publicidad y Marketing, 6% en Comunicación y Relaciones Públicas, 5% en Educación, 4% en Derecho y sólo el 3% en las áreas de Turismo y Gastronomía.

En Buenos Aires, la millennials ostentan mayor nivel de educación que el de sus padres, que en un 48% han completado primaria y secundaria y sólo el 31% terminó estudios universitarios.

Más del 40% de estas mujeres millennials y con una carrera en desarrollo, considera que es prioritario afianzarse en su profesión y completar ciertos niveles de formación y experiencia antes de ser madres. No obstante, eligen la maternidad, la convivencia y forman una familia pero no antes de los 28 años en promedio, cuando ya han sentado las bases para un crecimiento profesional más sólido.

En este aspecto, Margaret Rose Grigsby -directora a cargo del estudio y profesora de INCAE- enfatiza que la encuesta “arrojó un hallazgo importante que es ver cómo la movilidad intergeneracional ascendente evidencia que las mujeres millennials, quienes a diferencia de sus padres tienen un título universitario, han logrado ingresos y una condición de vida mejor”.

En lo que respecta al ámbito laboral, el 40% de las mujeres encuestadas dice que su máximo objetivo profesional es emprender su propio negocio, y sólo el 22% proyecta su carrera en altos puestos directivos o de toma de decisiones en empresas.

El estudio revela otro dato llamativo: muchas de las encuestadas cuentan que cambian de trabajo cada tres años buscando mejores oportunidades y condiciones. Y una de cada cinco encuestadas asegura haber perdido una oportunidad de ascenso o posicionamiento en su trabajo por el solo hecho de ser mujer.

En cuanto a la desigualdad de género, el acoso y la violencia aparecen como los principales factores que enfrenta la mujer en la sociedad. Y la mayoría de las encuestadas asegura que pese a su alta formación, siente que aún persiste la diferencia de derechos y oportunidades con respecto a los hombres.

Para Adriana Turek, representante de Citi Foundation en la Argentina, “este estudio forma parte de un esfuerzo global para eliminar cualquier brecha existente entre las posibilidades de carrera de mujeres y hombres y alcanzar la equidad salarial: a misma posición, igual salario”.

INCAE realizó el mismo estudio en San Pablo, Lima y Bogotá. Los resultados permiten realizar algunas comparaciones. Por ejemplo, en la capital de Perú y en la de Colombia y, al igual que en Buenos Aires, la mayoría de las mujeres encuestadas coincide en que el acoso, la violencia doméstica y la falta de oportunidades para puestos jerárquicos son los principales problemas que enfrentan. La desigualdad salarial respecto de sus pares masculinos también, y se manifiesta en los ámbitos laborales calificados a los que estas mujeres pertenecen.

De la comparación también se desprende que “las argentinas son las más autocríticas respecto de sus posiciones, conocimientos y desempeños”. Y el estudio agrega que “mientras para las peruanas y colombianas la principal preocupación financiera hoy está ligada a la pandemia, para las argentinas pasó a un segundo lugar frente a la devaluación de su moneda”.

SC

Mirá también

Continue Reading

banner Septiembre

banner gcba

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA