Connect with us

Ciudad

Los rusos, los primeros: la historia de la legalización del aborto en el mundo

Published

el

En estos días, el tratamiento en el Congreso nacional del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) ​reaviva un debate que recorrió el siglo XX. Rusia fue el primer Estado que lo permitió sin restricción de causales, hace cien años. En 1965, la Cuba revolucionaria se convirtió en la primera nación latinoamericana donde el aborto fue ley. El famoso fallo “Roe vs. Wade” marcó un hito en los Estados Unidos y sirvió como impulso para este reclamo en Occidente. Más recientemente, países como Uruguay, Irlanda y Nueva Zelanda también incorporaron legislaciones favorables a esta práctica. A continuación recorremos estos y otros casos históricos importantes.

1920: el decreto ruso que conmovió al mundo

Desde 1885, el Código Penal ruso definía al aborto como un “acto premeditado de asesinato”, que podía conllevar castigos severos. Los anticonceptivos eran, entonces, poco frecuentes e inseguros: iban desde el lavado vaginal con agua y el coito interrumpido, hasta la utilización de vinagre, soluciones químicas, yodo, glicerina o alumbre de quinina en polvo. Muchas mujeres acudían a parteras (babki) para terminar sus embarazos de forma clandestina. Otras recurrían a plumas de ganso o tubos de metal.

A principios del siglo XIX, algunos médicos y juristas comenzaron a proponer reformas para evitar la elevada cantidad de muertes que conllevaban estos métodos peligrosos. Pero no fue hasta después de la Revolución de 1917 que la práctica fue legalizada. El gobierno soviético no veía al aborto con buenos ojos y creía que la mejor forma de abordar el problema de los embarazos no deseados era con guarderías, casas cuna, planificación familiar y clínicas de maternidad. Sin embargo, los funcionarios eran conscientes de que ninguna ley punitiva había tenido éxito y que las perjudicadas eran las más pobres.

El 18 de noviembre de 1920 fue publicada la resolución de los Comisariados del Pueblo de Salud y de Justicia, titulada “Sobre la protección de la salud de las mujeres”, que permitía la interrupción voluntaria del embarazo de forma gratuita y en hospitales públicos. El texto denunciaba que muchas de ellas resultaban víctimas de “charlatanes mercenarios y a menudo ignorantes”, refería a tasas de infección que llegaban al 50 % y alertaba que el 4 % de las pacientes morían.

En 1936, el estalinismo, consolidado en el poder, volvió a criminalizar esta práctica y a priorizar la maternidad a toda costa. Además, suprimió la sección femenina del Comité central del Partido Bolchevique, restituyó la figura del “hijo ilegítimo” y criminalizó la prostitución y la homosexualidad. Es decir, eliminó cuatro conquistas fundamentales de los primeros años de la revolución. En 1944 se creó la orden de la “Gloria Maternal” para toda mujer que tuviera entre siete y nueve descendientes, así como el título de “Madre heroica”, para aquellas que parieran a más de diez.

En la actualidad, el aborto es legal en Rusia dentro de las primeras 12 semanas de gestación.

1965: Cuba, una revolución en derechos sexuales y reproductivos

En 1936, durante el gobierno de la Unión Nacional, se legalizó en Cuba la interrupción del embarazo bajo tres condiciones: si el feto era producto de una violación, en caso de que corriera riesgo la vida de la mujer y ante la aparición de enfermedades hereditarias incurables. Los abortos por otros motivos no sólo eran muy comunes en la isla, sino que -a diferencia de otros países- había una amplia tolerancia social al respecto. Pero todavía faltaban políticas públicas que los reconocieran y aseguraran condiciones sanitarias óptimas para su ejecución.

Un primer paso ocurrió tres años después de la revolución castrista, con la despenalización de la práctica. En 1965, de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, finalmente se creó la base para que los abortos se llevaran adelante enmarcados dentro del Sistema Nacional de Salud. El Estado los reconoció como un derecho humano, que podía evitar fallecimientos y afecciones indeseadas.

Aunque no se formuló una ley, la interrupción voluntaria del embarazo fue “institucionalizada” y pasó bajo la égida de los centros públicos de salud, sin costo para las pacientes, quienes debían presentarse dentro de las primeras 12 semanas de gestación. Posteriormente, el Código Penal de 1979 especificó que el aborto se convertía en un delito si era cometido con fines de lucro, por personal no médico o en contra de la voluntad de la persona gestante.

Debido a la falta de acceso, transporte o profesionales -principalmente en zonas rurales y más necesitadas-, actualmente las activistas cubanas reclaman una legislación escrita, que garantice la aplicación de los abortos sin dilaciones. La Constitución de 2019 aparece favorable en este sentido, ya que estipula “el desarrollo integral de las mujeres y su plena participación social”, “el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos” y la protección frente a la violencia de género.

1967: Inglaterra, pionera en Europa

En 1967, Gran Bretaña aprobó el Abortion Act, que permitía el aborto inducido hasta la semana 28 de gestación (plazo que fue acotado a 24 semanas, a partir de una enmienda de 1990); y por tiempo ilimitado, en caso de que el feto evidenciara discapacidades severas o que la persona gestante pudiera sufrir daños permanentes. De esta forma, el territorio británico se convirtió en precursor de una de las legislaciones más abiertas sobre el tema en toda Europa Occidental.

Pasó durante el gobierno laborista de Harold Wilson y su impulsor fue el diputado liberal David Steel. Diversos estudios indicaban que, a principios de los sesenta, al menos 30 mil mujeres interrumpían sus embarazos en el marco de la ilegalidad, lo cual derivaba en 2.500 ingresos hospitalarios y más de veinte muertes registradas al año (se estima que el número real era mayor). A partir de la reglamentación de la ley, en 1968, el Servicio Nacional de Salud se hizo cargo de la práctica y los decesos por esta causa prácticamente cesaron.

En 1974, un comité designado por el Parlamento, el Comité Lane, investigó el funcionamiento y aplicación de la normativa y revalidó su necesidad. Desde esa fecha, existieron diversas propuestas de cambios: en 1975, 1977, 1979 y 1987. El último debate, de mayo de 2008, rechazó el pedido hecho por algunos sectores para reducir las semanas transcurridas de embarazo para pedir el procedimiento.

Al contrario de lo que acontece en otros lugares, en el Reino Unido se aplican distintos métodos, que varían según criterio médico y avance gestacional: el aborto con medicamentos suele regir hasta la novena semana, a partir de la cual tiende a optarse por variantes quirúrgicas.

1973: las mujeres estadounidenses festejan un fallo histórico

En los setenta, las feministas de la denominada “segunda ola” problematizaron la institución familiar, el trabajo doméstico, el amor romántico y la maternidad obligada. El aborto legal fue una de sus demandas centrales y su consecución en Estados Unidos se volvió la punta de lanza para la militancia en otros países.

En 1973, el famoso fallo “Roe vs. Wade” -un caso testigo llevado ante la Corte Suprema- respaldó el derecho de las mujeres a interrumpir sus embarazos. Mediante una votación de seis contra dos, se decidió que todas las leyes previas sobre aborto eran inconstitucionales y que una persona gestante podía abortar durante el primer trimestre. Claro que la lucha no empezó ese año.

La Organización Nacional de la Mujer o NOW, formada en 1966, había adoptado esta demanda. Un año después nació otro colectivo que se sumó a la pelea: las Mujeres Radicales de Nueva York, entre las que se encontraban Shulamith Firestone (autora del clásico libro La dialéctica del sexo) y Carol Hanish (redactora del texto “Lo personal es político”, devenido en lema ineludible del movimiento).

Muchas de estas mujeres, pertenecientes a la Nueva izquierda, también eran parte del Movimiento de Liberación de la Mujer. En 1969, fue publicado el artículo “Pan y Rosas”, de Kathleen McAfee y Minna Wood, en el cual se hablaba del derecho de las mujeres a disponer de su propio cuerpo. En 1970, apareció otro libro: «Our bodies, ourselves» (en español, Nuestros cuerpos, nuestras vidas), el primero escrito por y para mujeres, abordando salud, orientación sexual, identidad de género, control de natalidad, aborto, embarazo, parto, violencia, abuso y menopausia.

Las agrupaciones denunciaban que las más perjudicadas por la ilegalidad del aborto eran las latinoamericanas y las afroamericanas: en los sesenta, estas representaban el 80 % de las muertes por prácticas clandestinas. Las enormes marchas en ciudades como Nueva York y Chicago -donde miles de mujeres desfilaban con perchas teñidas de rojo-, la pelea por leyes en distintos estados y la implicancia de abogadas feministas en casos judiciales sentaron el precedente para los eventos de 1973.

Los sectores más conservadores y religiosos no tardaron en reaccionar. A partir de la conquista del aborto legal, comenzaron a agruparse políticamente en torno al Partido Republicano, con el objetivo de revertir la ley. Lograron obstaculizar el acceso al mismo en muchos estados, mediante legislaciones disuasivas y recortes presupuestarios. Estos intentos perduran hasta hoy y se acentuaron durante la era Trump.

1974: las francesas rompen la vergüenza de la clandestinidad

El 5 de abril de 1971, en las páginas del Nouvel Observateur apareció un texto disruptivo, redactado por Simone De Beauvoir: se titulaba “Manifiesto por el aborto legal” y estaba firmado por 343 mujeres que habían abortado. Muchas de ellas eran destacadas figuras de la cultura y la intelectualidad. Fueron valientes: al poner sus nombres, se exponían a procesamientos penales e incluso a la cárcel. Denunciaban que más un millón de mujeres abortaba en el país cada año, de forma silenciada y expuestas a riesgos sépticos.

“Yo haré un niño, si tal es mi deseo y no sufro ninguna presión moral. Ninguna institución o imperativos de orden económico deberían obligarme a hacerlo. Esta prerrogativa constituye mi poder político”, declaraban. Aunque los medios intentaron ridiculizarlas, tildándolas de “sinvergüenzas”, su acto disparó el activismo por el aborto, criminalizado allí desde 1920. De esta forma, continuaban el camino de organizaciones como el Mouvement de Libération des Femmes.

Frente a la presión social, en 1975 fue promulgada la “Ley Veil” -en referencia a la ministra de Salud, sobreviviente del campo de Auschwitz -, que legalizó el aborto, con un tope de 10 semanas de gestación (12, desde una reforma de 2001) y luego de una charla con un profesional de la salud. Se incorporaron dos puntos que generaron polémica: una semana de “reflexión” previa al procedimiento para la paciente y la objeción de conciencia para los médicos o médicas (esta es personal y no institucional). Aunque se votó solo por cinco años, la legislación fue reafirmada en 1979.

Actualmente, se multa con fuertes sumas a los sitios web que proporcionan información engañosa para obstaculizar la práctica. Y esta se puede aplicar más allá del período estipulado por la ley, si existen causales como la violación, problemas psicosociales o riesgo de vida para la persona gestante.

1978: tras una larga lucha feminista, se aprueba la ley 194 en el epicentro de la Iglesia católica

La exigencia del aborto legal tuvo un origen temprano en Italia. La llevaba en su programa el grupo milanés Desmitificación del Autoritarismo Patriarcal (DEMAU), fundado en 1966 con una composición mixta, de tendencia izquierdista. La agrupación Anábasis, creada por Serena Castaldi, también incorporó este pedido. Cuando rompió la década del setenta, se realizó en Roma la “Primera Jornada Internacional para la abolición de las leyes prohibitivas del aborto”. Y al año siguiente, nació el Movimiento di Liberazione della Donna (MLD), que luchaba tanto por el divorcio vincular, como por la educación sexual y la interrupción voluntaria del embarazo.

A lo largo de esa década, se formaron incluso organizaciones feministas dentro de los sindicatos, donde también intervenía el Partido Comunista. Las obreras se sumaban a las demandas de intelectuales y universitarias. Pronto, las estudiantes secundarias también pusieron su voz, al igual que las médicas. Cuando una joven fue condenada a tres años de prisión por abortar en 1973 (justo el año de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo en los Estados Unidos), el reclamo tuvo un símbolo y un eje estructurador.

En 1974, en un referéndum ganó la opción de permitir el divorcio vincular. Las feministas sabían que habían conseguido una victoria e iban por más. “Aborto libre para no morir, anticonceptivos para no abortar”, decían sus pancartas, que recuerdan a las que circulan en la Argentina desde hace muchos años. Además, cobraron notoriedad las socorristas (mujeres que asistían a otras que deseaban realizarse abortos).

El 22 de mayo de 1978 llegó el día impensado por muchos. El Parlamento italiano aprobó la ley 194, sobre las “Normas para la protección social de la maternidad y acerca de la interrupción voluntaria del embarazo”. Esta norma permitió el aborto dentro de los primeros noventa días de embarazo, en caso de peligros para la salud física y psíquica de la persona gestante; dificultades económicas, sociales o familiares; o ante malformaciones o enfermedades incurables del feto. En los hechos, todo motivo personal serio es suficiente para interrumpir el embarazo sin ser esto considerado como un delito.

Tres años luego de la aprobación del proyecto, se realizó una enorme manifestación contra el aborto, que agrupó a 200 mil personas. Y el Movimiento por la Vida, de corte católico, promulgó un referéndum para derogar la ley: este fue desestimado por la mayoría de los italianos e italianas.

En 2018, la ciudad de Verona aprobó una moción para financiar desde el Estado a las asociaciones “provida” y el papa Francisco equiparó la interrupción voluntaria del embarazo con “contratar un sicario”. En su último libro, «Soñemos Juntos», el Pontífice volvió a pronunciarse: “La vida humana nunca es una carga. Exige que le hagamos lugar, no que la descartemos”. Sin embargo, en las tierras que rodean al Vaticano, con apoyo de la población, el aborto sigue siendo ley.

2012: del otro lado del Plata, el aborto es libre, seguro y gratuito

Hace ocho años, Uruguay aprobó una ley que marcó un precedente histórico en la región: la Nº 18.987, que permitió la interrupción voluntaria del embarazo.

Desde la caída de la dictadura, en 1985, el aborto fue una de las consignas centrales de los grupos feministas y de izquierda del país vecino (donde la Iglesia Católica tiene escaso peso). En octubre de 2012, a pesar de la oposición de los sectores conservadores y de derecha, se legalizó esta práctica hasta la duodécima semana de gestación (o decimocuarta en casos de violación). Y, en noviembre de ese año, el entonces presidente José Mujica publicó el decreto que regulaba el procedimiento a seguir. En la mayoría de los casos, los tratamientos se realizan con medicamentos (misoprostol y mifepristona).

Entre la entrada en vigor de la ley y el año 2019, se efectuaron 65.202 abortos en los prestadores del Sistema Nacional Integrado de Salud. Aproximadamente el 50 % se gestiona en instituciones públicas y las personas mayores de 20 años son quienes más acuden a los centros. Para muchas feministas, Uruguay se convirtió en un ejemplo a seguir, debido a esta y otras medidas progresivas.

Los primeros años después de la legalización, se vio un leve aumento en la cantidad de interrupciones realizadas, que luego se estancó, siguiendo una tendencia internacional. Según explican especialistas, como la investigadora universitaria Paola Bergallo, esto no implica necesariamente un mayor número de procedimientos, sino un registro más certero (difícil durante la ilegalidad). Es decir, se trataría de la diferencia entre el “dato clandestino” y el “dato legal”.

Aunque la legislación uruguaya es pionera, existen algunas críticas. Por ejemplo, el abuso de la figura de “objeción de conciencia” por parte de los médicos (constatable en departamentos como Salto y Soriano, donde los grupos “provida” tienen mucha actividad).

Además, distintas referentes marcan que todavía faltan infraestructura, información y personal apto en ciertas localidades; y que los trámites burocráticos pueden derivar en incumplimientos de los plazos establecidos por la ley.

En 2013, los grupos que se oponen a la práctica intentaron derogar la norma mediante una consulta popular, pero no lograron la convocatoria necesaria. El actual presidente, Luis Lacalle Pou, se pronunció contra este derecho. Miembros de su fuerza directamente pidieron reabrir el debate. Por ahora, los derechos sexuales y reproductivos conquistados siguen siendo garantizados.

2018: Irlanda, otro país mayoritariamente católico que aprueba el aborto

En diciembre de 2018, poco después de que la Cámara Alta rechazara el proyecto en la Argentina, Irlanda legalizó la interrupción del embarazo hasta la duodécima semana, sin necesidad de presentar justificativos. De esta forma, se respetaba un reclamo extendido del movimiento feminista y de las diversidades: “Mi cuerpo, mi decisión”. El debate en ambas cámaras del Parlamento se había extendido durante dos meses: en el interín, se habían planteado centenares de enmiendas y propuestas.

En mayo de ese año, el pueblo irlandés había votado un plebiscito contra la Octava Enmienda de la Constitución, que prohibía el aborto casi en cualquier circunstancia, equiparando los derechos de la persona gestante a los del feto. Con una gran participación, el 66 % de los electores se pronunció por la derogación de esta vieja norma,duplicando así a aquellos que la apoyaban. Las movilizaciones de los años previos -como la ocurrida en 2012, cuando una joven murió de septicemia luego de que se le negara un aborto- mostraban que esa medida no era suficiente.

Desde 2013, las interrupciones de embarazos fueron permitidas en Irlanda, pero solamente cuando la vida de la mujer estaba en riesgo (esto incluía la posibilidad de suicidio). La pena máxima por realizar un aborto ilegal era de 14 años de cárcel.

Las imágenes de jóvenes festejando la ley del año 2018 mostraron que, aún en un país de mayoría católica como Irlanda, es posible considerar al aborto como un problema de salud pública que, practicado en condiciones adecuadas, puede salvar vidas. La aprobación del matrimonio igualitario y la elección de un ministro LGBT ya habían mostrado el avance hacia una política más liberal en materia de derechos, frente a una tradición religiosa más conservadora.

Como ocurrió en los Estados Unidos, los movimientos autodenominados “provida” han incurrido en diversos intentos por poner frenos a los abortos inducidos, distribuyendo información falsa, organizando movilizaciones en los alrededores de las clínicas para asustar a las pacientes e incluso montando clínicas falsas, que buscan convencer a las personas gestantes de continuar sus embarazos.

2020: Nueva Zelanda, el último país (hasta ahora) en legalizar el aborto

Mientras el coronavirus comenzaba a causar estragos en todo el mundo, Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, daba una conferencia de prensa que no tenía que ver con la pandemia: el aborto -una de sus promesas de campaña- había sido legalizado. El Parlamento aprobó la ley de forma, con 68 votos a favor y 51 en contra.

En 1977, este país de Oceanía permitió la práctica sólo en casos donde hubiera un riesgo grave para la salud mental o física para la persona gestante. Para el resto, había castigos de hasta 14 años de cárcel: es más, la interrupción voluntaria del embarazo era el único procedimiento médico punible, según remarcó el ministro de Justicia, Andrew Little.

En marzo de este 2020 agitado, las neozelandesas consiguieron la libertad para decidir si proseguir o no con sus embarazos, dentro de las primeras 20 semanas de gestación, con asesoramiento médico y sin necesidad de exponer razones.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Paso a paso: cómo funciona Blinkay, la nueva app de estacionamiento que reemplaza a los parquímetros

Published

on

El estacionamiento medido se podrá pagar desde el teléfono celular a partir de este miércoles. Hay que bajarse la aplicación Blinkay, vincularla a un mail, y agregar un medio de pago, a través de una tarjeta de débito o crédito. Después de algunas demoras y años de intentos para modernizar el obsoleto sistema de parquímetros y tickeadoras, el Gobierno porteño finalmente pondrá en marcha una renovación que por ahora alcanza a los 3.500 espacios tarifados que hay en la Ciudad.

Por ahora no hay planes de extender el área de estacionamiento medido. Aunque se votaron leyes para hacerlo, los proyectos sufrieron trabas judiciales y nunca terminaron de aplicarse. Por eso, el próximo paso será llevar las grúas a todos los barrios de la Capital.

Los pliegos de licitación que están en elaboración apuntan a que el servicio de grúas comience a trabajar a pedido de los vecinos y en situaciones de obstrucción de rampas para discapacitados o de acceso a garajes. También en casos de estacionamiento reiterado en doble fila. Además, en el nuevo esquema, las empresas de acarreo, SEC y STO, cuestionadas por maltratar a los autos y con los contratos vencidos desde 2001, dejarán de cobrar por auto levantado y comenzarán a percibir un canon fijo.

Además de pagar a través de la app, que se puede descargar desde las tiendas de los teléfonos con sistemas operativos Android y iOS, quienes lo deseen podrán abonar el tiempo de estacionamiento en efectivo. Podrán hacerlo en los más de 80 comercios adheridos, que tendrán un sticker para identificarlos.

Estacionar, paso a paso

En toda el área de estacionamiento medido ya hay cartelería con códigos QR que habilitan la descarga de la app, que solo sirve para pagar y no para reservar lugares.  

Una vez que la app está disponible en el teléfono, es necesario crear un usuario a partir de un correo electrónico. Luego se pueden ingresar los siguientes medios de pago: tarjeta de débito, de crédito o Mercado Pago. Para iniciar el tiempo de estacionamiento es necesario cargar la patente del auto. Se puede más de una.

En cuanto a las opciones de pago, hay dos: prepago y pospago. Con la primera, el conductor elige la cantidad de horas que quiere estacionar y paga el total por adelantado.

Con la modalidad pospago, también se inicia la sesión de estacionamiento cargando las horas. Pero en este caso tiene la opción de “parar” la sesión en cualquier momento y pagar solo el tiempo que usó. Esta opción, en un principio, solo estará disponible para pagos con tarjeta de crédito cargada en la app.

Una vez que se cumpla el tiempo cargado, la aplicación enviará un aviso cuando queden cinco minutos para el final del plazo. Y el conductor tendrá la chance de sumar fracciones de 1, o 5 minutos, según la opción de pago elegida.

Los controles del pago se harán a través de lectoras de patentes que tendrán agentes de tránsito que recorrerán la zona en motos. Así podrán saber si el vehículo abonó la tarifa de $ 45 por hora. En el caso de no haberlo hecho se le labrará una multa por estacionamiento indebido, que tiene un valor de $ 5.837.

¿Las grúas se pueden llevar un auto que no haya pagado?​ Según informaron desde el Gobierno porteño, no va a estar dentro de las prioridades acarrear los autos que estén correctamente estacionados pero sin pagar. Los propietarios tendrán que pagar la multa.

El estacionamiento medido regirá de lunes a viernes de 8 a 20 y los sábados de 8 a 13. Desde este miércoles habrá una hora libre más, ya que hasta ahora se pagaba entre las 8 y las 21.

Residentes

Se abrió un registro para quienes viven en la zona en la que funciona el sistema de estacionamiento medido. Deben inscribirse para poder estacionar sin pagar en un radio de 300 metros a la redonda de sus domicilios particulares.

Se admite hasta un vehículo por domicilio y la inscripción en el registro tampoco habilita la reserva de lugar. Solo sirve para que el dominio está registrado por el sistema de fiscalización.

El registro se hace en la página web www.buenosaires.gob.ar/estacionar. Se hace con DNI y servicio con domicilio dentro de la zona tarifada, número de partida de ABL (es solo para viviendas), cédula única de identificación del vehículo o cédula para autorizado a conducir. Quienes se registren no deben tener deuda de patentes ni Infracciones de Tránsito. En caso de tenerla, el vecino puede acceder al beneficio y saldar la deuda dentro de los 12 meses de vigencia.

Continue Reading

Ciudad

Los cines que que están listos desde marzo: por qué no abren las salas bajo la Plaza Houssay

Published

on

Iba a abrir en abril de 2020 pero la pandemia lo impidió. La apertura pasó para marzo de este año pero ahora la traba son las instalaciones contra incendios. El complejo de cines de la Plaza Houssay, Cinépolis, tiene todo casi listo, pero resta esperar no se sabe cuánto tiempo más. La inversión para construirlo y equiparlo fue de 4 millones de dólares, y el contrato de alquiler, por 20 años.

Es que los planos de instalaciones fijas contra incendios (IFCI) aprobados no se habían hecho realidad en las obras, según informaron desde la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad. Ese es el organismo encargado de dar la licencia para que el complejo de cines, de 2.000 metros cuadrados, pueda abrir en esa plaza de Recoleta.

La AGC indicó además que hizo dos inspecciones: en febrero de este año y a principios de este mes. En ambas, sostienen que constataron que no había ascensor, ni tampoco bocas de ataque ni hidrantes para apagar incendios. También resaltaron que, por Código Urbanístico, el Código de Edificación (ley 6.100) y la ley de habilitaciones 6.101, los espacios de más de mil metros cuadrados requieren un plano contra incendios registrado y aprobado.

La Dirección General de Registro de Obras y Catastro (DGROC) del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte informó a este diario que el plano de incendios fue presentado ante el área el 25 de julio del año pasado, y aprobado recién el 3 de marzo de este año. El plano de ventilación mecánica, en tanto, fue enviado el 23 de marzo y recibió el visto el 31 de ese mes.

Las obras para transformar Plaza Houssay, que incluyeron la construcción de un paseo abierto bajo nivel con locales de comida y este complejo de cines, estuvieron en manos de la empresa Lamp Investments SA. La compañía invirtió cerca de $ 77 millones. Arrancó a edificar en enero de 2018 y esperaba completar los trabajos en 18 meses, pero terminaron sufriendo importantes demoras en el espacio destinado al cine.

Este diario intentó contactarse con Lamp Investments S.A., pero no tuvo éxito. La empresa carece de sitio Web y teléfono. También fue dado de baja su perfil de LinkedIn, así como la información que aparecía en el de Victoria Dowling. Ella es quien figuraba en esa red laboral como gerente general de Lamp Investments. La información fue retirada, aunque puede accederse aún en la página de resultados de Google.

Según su acta de constitución, fue fundada por Mariano Martí y Martín Kocourek en agosto de 2016. La dirección que figura es Olleros 2945, la misma dirección donde funcionó una de las dos sedes del Estudio de Arquitectura 2AG, del actual titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano.

La mencionada Dowling, en tanto, fue de noviembre de 2016 a julio de 2017 coordinadora general en la Dirección General de Seguimiento de Gestión del entonces Ministerio de Desarrollo Urbano, y de julio de 2017 a diciembre de 2019 asumió el mismo puesto, pero en la Subsecretaría de Proyectos, área entonces comandada por García Resta. Según su propio LinkedIn, fue consultora externa del Paseo Houssay de diciembre de 2019 a diciembre del año pasado.

Tras dos inspecciones de la AGC y cinco reuniones, el profesional a cargo de la obra se comprometió a hacer las reformas que faltan y a ajustar el plano donde corresponda, indicaron fuentes de esa agencia. Una vez efectuados los cambios, la Agencia demora un promedio de seis días en ir a inspeccionar. Por ahora, no hay fecha estimada de apertura de las salas.

Cinépolis

Este diario también se contactó con representantes de Cinépolis, que optaron por no hacer declaraciones. La empresa mexicana tiene 870 cines en 17 países. El de la Plaza Houssay sería su décimo complejo en la Argentina y, además, el más pequeño.

En estos días sigue con la persiana levantada hasta la mitad. Está ubicado en el extremo izquierdo del Paseo Houssay, que fue inaugurado en julio de 2019 en la plaza del mismo nombre. Tiene cuatro salas, dos 2D y dos 3D. Si se camina hasta el final del complejo, se termina casi bajo la parroquia San Lucas. Y si se baja hasta la primera fila de asientos, se llega a una profundidad de nueve metros.

El complejo se construyó donde estaba parte de la cochera subterránea, que redujo su tamaño y actualmente también sirve para ingresar la mercadería al cine y los locales gastronómicos del paseo. Hubo que atender filtraciones y otras cuestiones propias de edificar bajo tierra.

Continue Reading

Ciudad

A 442 años de la segunda fundación de Buenos Aires: ponen QR para conocer la historia de 30 edificios

Published

on

Al menos 30 edificios del Casco Histórico porteño tendrán un código QR que permitirá conocer más acerca de ellos. Será desde este sábado, cuando se celebren los 442 años de la segunda fundación de Buenos Aires. La herramienta seguirá estando disponible para vecinos y turistas y buscan ampliarla a otros espacios emblemáticos.

Las construcciones que sumarán esta novedad son Altos de Elorriaga, Antigua Tasca de Cuchilleros, Bar Británico, Bar El Colonial, Bar El Federal, Bar El Hipopótamo, la Basílica y el Convento Santo Domingo, y la Casa de los Querubines.

También se sumarán el Solar de la Pulpería de Martina Céspedes, Casa Natal de Tita Merello, Edificio “El Forjador”, Edificio Ex PADELAI, Espacio Virrey Liniers, Farmacia de La Estrella, Fundación Forner Bigatti, Galería del Viejo Hotel, Galería Solar de French, Iglesia Presbiteriana Escocesa de San Andrés, Iglesia y Convento de San Francisco, Bar La Puerto Rico, Librería de Ávila, Magalda, Ex Parakultural, Parque Lezama, Pasaje San Lorenzo, Paseo de la Historieta, Plaza Dorrego, Pride Café, Solar Natal de Manuel Belgrano y Taconeando.

El objetivo, según confirmaron fuentes del Gobierno porteño, es seguir sumando y llegar a 100 edificios históricos con códigos QR antes de fin de año.

El mecanismo es simple. Hay que escanear el código QR desde el teléfono móvil y se accede a una web con texto y fotos sobre la historia de cada lugar. Además, hay una opción de audio. Entre los disponibles están la Basílica y Convento de Santo Domingo o la Fundación Forner-Bigatti.

Cinco de los edificios que tendrán QR están en la esquina de Defensa y Alsina, en donde ya avanzaron las obras de restauración, que lograron que esa parte de la Ciudad se vea como en 1800.

Allí están, por un lado, los cinco edificios que componen el BAM (Buenos Aires Museo): la Casa de los Altos de Elorriaga (1807), la Casa de Ezcurra (circa 1744-1768), la Casa de los Altos de la Estrella (1834) y la Casa de los Querubines (1894). Todas separadas entre sí por pocos metros; y todas ellas, «Casas de Altos», una denominación que se le daba a ese tipo de construcción muy frecuente en Buenos Aires, con locales comerciales en la planta baja y con vivienda en la superior.

También está la Farmacia de la Estrella, que no sólo tiene la particularidad de formar parte de un museo, sino que es la farmacia más antigua de la Ciudad y uno de los locales comerciales con mayor cantidad de años funcionando de manera ininterrumpida. Se fundó sólo 24 años después de la Revolución de Mayo, en 1834. Primero ocupó un edificio en Defensa y Belgrano, frente a la Basílica y el Convento Santo Domingo. Y en 1895 se mudo a su ubicación actual.

Los QR comenzarán a funcionar este sábado, en el marco de una serie de actividades que la Ciudad organiza para celebrar el 442 aniversario de la segunda fundación de Buenos Aires.  Sucedió el 11 de junio de 1580, cuando Juan de Garay la bautizó como Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre.

«No hay mejor escenario para celebrar los 442 años de historia de nuestra ciudad que donde todo nació», dijo Felipe Miguel, jefe de Gabinete de la Ciudad. «El paso de los años se ve reflejado en el Casco Histórico, como en ninguna otra parte. Viviendas, hoteles, oficinas, comercios, museos, edificios públicos y espacios culturales conviven en la primera Buenos Aires», agregó Vivi Cantoni, subsecretaria de gestión cultural.

Además de habilitar los QR, entre las 13 y las 17 habrá breves escenas de teatro vinculadas a momentos de la historia visitas guiadas y recorridos en cinco puntos del Casco Histórico.

El cierre será a las 16.30 en el Buenos Aires Museo (Defensa 187), con un show de Los Tabaleros desde los balcones del museo. Antes, habrá visitas guiadas con inscripción previa y talleres para chicos y chicas. Todas las actividades serán con entrada gratuita. Para inscribirse y obtener más información se puede acceder a la página web del Casco Histórico.

El epicentro del festejo, en la esquina que luce como en 1800, es la muestra testigo de los trabajos que se lanzaron este año y buscan poner en valor toda la zona. Se trata de una intervención sobre 72 cuadras, enmarcadas en un polígono delimitado por Avenida de Mayo, Garay, Tacuarí y Paseo Colón.

El proyecto y los trabajos, que se hacen en forma paralela en varias cuadras, por lo que se registran demoras y algunas quejas, incluyen obras de restauración de fachadas. Además, dejarán de circular por esas calles las cuatro líneas de colectivo que aún recorren la zona; y se recolocarán adoquines en calles que los habían perdido.

El costo presupuestado es de $ 2.200.000.000 (incluye las que ya se hicieron en 2021 sobre Defensa y en el entorno a la Farmacia La Estrella y el Museo de la Ciudad) y las obras deberían estar concluidas para mediados de 2023.

Continue Reading

Ciudad

Reinstalan 40 estaciones de Ecobici que sacaron por la pandemia: dónde estarán

Published

on

El sistema público de alquiler de bicicletas de la Ciudad, de a poco, va a recuperando el alcance que tuvo en sus mejores días: durante las próximas dos semanas terminarán de colocar 40 estaciones, llevándolas a un total de 320, y sumarán 400 bicicletas para llegar a las 3.200. De esta manera, Ecobici se acercará al esquema que tenía antes de la pandemia, cuando llegó a haber 400 estaciones con 4.000 rodados.

De las 40 previstas, 15 estaciones ya fueron instaladas y se encuentran en los barrios de Colegiales, Villa General Mitre, Villa Real, Villa Devoto, Monte Castro, Villa del Parque, Caballito, Flores, Floresta, Liniers y Parque Patricios. En los próximos días se agregarán las otras 25, repartidas entre Chacarita, Saavedra, Núñez, Belgrano, Villa Urquiza, La Paternal, Almagro, Villa Crespo, Palermo y Puerto Madero.

De acuerdo a la Secretaría de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad, se trata de la incorporación de estaciones más importante desde el esquema de funcionamiento del sistema en el marco de la pandemia.

Sin embargo, el sistema operado por Tembici y sponsoreado por el banco Itaú y Mastercard, comenzó a perder estaciones antes de la pandemia. Ya en 2019 sacaron alrededor de 20 porque, según la explicación que ofrecieron las autoridades de la Ciudad en ese momento, estaban subutilizadas y eran vandalizadas. La mayoría se encontraba en la zona sur de la Ciudad.

Con la llegada del Covid y la cuarentena estricta, el Gobierno porteño cerró Ecobici por un par de meses. Después volvió a habilitar el sistema, pero redujo las estaciones a 200, que eran las más cercanas a centros de salud. Por entonces, sus bicicletas solo podían ser utilizadas por los trabajadores que eran considerados esenciales.

En marzo del año pasado, cuando el uso de la bicicleta batía récords en una Ciudad que recuperaba cada vez más el movimiento, empezaron a reinstalar estaciones progresivamente.

También en marzo de 2021, Ecobici dejó de ser un sistema gratuito. Comenzaron a cobrarles a los turistas y a los vecinos que haga viajes de más de media hora o que quieran pedalear los fines de semana. De lunes a viernes, los residentes tienen 4 viajes gratis por día de hasta media hora cada uno. Por cada 5 minutos extra se cobra una penalidad progresiva, que arranca en $ 14 y llega a los $ 42.

Desde la reapertura de Ecobici, el 11 de mayo de 2020, se hicieron 5,7 millones de viajes, con un promedio de 23 minutos de duración cada uno. El sistema tiene 291 mil usuarios.

Ahora el objetivo del Gobierno porteño es llegar a las 400 estaciones que había antes de la pandemia. Al mismo tiempo, avanza la construcción de una red de ciclovías que ya supera los 276 kilómetros. El tramo más novedoso es el que se está haciendo en avenida del Libertador, con una ciclovía unidireccional en cada mano y una extensión de 11 kilómetros entre Retiro y la General Paz.

“La ampliación de Ecobici es una de nuestras prioridades. Queremos que la bicicleta esté cerca y disponible para todos los vecinos y vecinas que se animan a pedalear. El sistema público de bicis juega un rol fundamental en este cambio cultural que está transformando la Ciudad”, afirma Manuela López Menendez, la secretaria de Transporte y Obras Públicas porteña.

En el marco de esta expansión, el sistema de Ecobici ofrecerá nuevas funcionalidades en su aplicación, para que sea más ágil y fácil de usar. Una de ellas es su vinculación con Google Maps para iniciar el ruteo del viaje, con un recorrido que privilegiará la circulación por ciclovías. Para poder acceder a esta mejora, habrá que descargar la última versión de la app.

“Son miles las personas que eligen a diario Ecobici para ir a trabajar, a estudiar o para moverse. Nuestro compromiso es garantizarles un sistema de calidad, seguro y a la altura de una Ciudad cada vez más sustentable”, dice Felipe Miguel, jefe de Gabinete del Gobierno porteño.

Una por una, las 40 estaciones que se reincorporan

En el marco de la progresiva reincorporación de estaciones Ecobici, durante las próximas 2 semanas se reinstalarán 40. De esta manera, el sistema llegará a casi todos los barrios de la Ciudad.

Las siguientes 15 estaciones ya fueron colocadas:

Plaza Colegiales (Tte. Benjamín Matienzo 2886), Colegiales, Comuna 13. Freire II (Capitán Gral. Ramón Freire 1003), Colegiales, Comuna 13. Amenábar (Teodoro García 2613), Colegiales, Comuna 13. Secretaría de Innovación y Transformación (Av. Caseros 2309), Parque Patricios, Comuna 4. Plaza Larrazábal (Av. Larrazábal 380), Liniers, Comuna 9. Plaza Las Costaneras (Coronel Ramón Falcón 5500), Villa Real, Comuna 10. Plaza de la Misericordia (Lautaro 400), Flores, Comuna 7. Gavilán (Gavilán 1200), Villa Gral. Mitre, Comuna 11. Carabobo (Pumahuaca 9), Caballito, Comuna 6. Plaza Vélez Sarsfield (Chivilcoy 400), Floresta, Comuna 10. Parque Onega (Av. Gral. Mosconi 3780), Villa Devoto, Comuna 11. El Libertador (Av. San Martín 6220), Villa Devoto, Comuna 11. Emilio Lamarca (Emilio Lamarca 2066), Villa Del Parque, Comuna 11 Baigorria (Baigorria 4186), Monte Castro, Comuna 10. Plaza Monte Castro (Gualeguaychú 1900), Monte Castro, Comuna 10.

Las siguientes 25 estaciones serán instaladas en estos días:

Roseti (Roseti 390), Chacarita, Comuna 15. Plaza Mackenna (Crámer 4500), Saavedra, Comuna 12. Plaza Félix Lima (Ramallo 2200), Núñez, Comuna 13. Sucre y Martínez (Mcal. Antonio José de Sucre 3515), Belgrano, Comuna 13. Avenida Triunvirato (Av. Triunvirato 5752), Villa Urquiza, Comuna 12. Avenida Crámer (Av. Crámer 2900), Belgrano, Comuna 13. Holmberg (Holmberg 2900), Villa Urquiza, Comuna 12. Plaza Echeverría (Av. Triunvirato 5100 y Nahuel Huapí 5150), Villa Urquiza, Comuna 12. Secretaría de Deportes (Av. Libertador 710), Núñez, Comuna 13. Club Excursionistas (Migueletes 1782), Belgrano, Comuna 13. Superí (Núñez 3486), Saavedra, Comuna 12. Universidad Di Tella (Figueroa Alcorta 7350), Belgrano, Comuna 13. Paseo de la Costanera II (Av. Costanera Rafael Obligado 5100), Palermo, Comuna 14. Parque de la Memoria (Av. Costanera 7350), Belgrano, Comuna 13. Paseo de la Costanera (Av. Costanera 6200), Palermo, Comuna 14. Madero UCA (Av. Alicia Moreau De Justo 1600), Puerto Madero, Comuna 1. Padilla (Padilla 271), Villa Crespo, Comuna 15. Ravignani (Emilio Ravignani 1802), Palermo, Comuna 14. Costa Rica (Costa Rica 4060), Palermo, Comuna 14. La Paternal (Punta Arenas 1798), La Paternal, Comuna 15. Nicasio Oroño (Nicasio Oroño 2598), La Paternal, Comuna 15. Costanera Norte (Av. Costanera Rafael Obligado 1700), Palermo, Comuna 14. Plaza Amadeo Sabattini (Colpayo 699), Caballito, Comuna 6. Medrano (Bartolomé Mitre 3905), Almagro, Comuna 5. Boedo y Venezuela (Av. Boedo 339), Almagro, Comuna 5.

Continue Reading

Ciudad

Con las luces de la cúpula renovadas, el Planetario cumple 55 años

Published

on

El aniversario de la inauguración del Planetario es este lunes, pero las actividades para celebrarlo serán toda la semana, con recorridos y propuestas especiales. Uno de los íconos porteños cumple 55 años de historia, a solo una semana de haber estrenado la renovada iluminación de su cúpula y mientras recupera las propuestas presenciales tras dos años de restricciones por la pandemia.

Hay múltiples interpretaciones de lo que representa el Planetario. Así, para algunos se asemeja a un OVNI. Otros lo ven parecido al planeta Saturno, con sus característicos anillos. Sin dudas, su forma y su cúpula tienen un magnetismo aparte para porteños y turistas. Y para darle mayor brillo renovaron la totalidad de sus 360 luminarias con luces LED.

La cúpula tiene 20 metros de diámetro y está recubierta por 960 paneles prefabricados de hormigón. El trabajo para cambiar sus luminarias llevó 20 días. El encargado de realizarlo fue el equipo de alumbrado público del Ministerio de Espacio Público porteño. Los operarios se subieron a la semiesfera y, sujetos con arneses, cambiaron las luces una por una.

Esta intervención se suma a la renovación integral que se realizó en 2017, en ocasión de los 50 años del edificios, que es gestionado por el Ministerio de Educación porteño.

La agenda de actividades por el aniversario incluye la propuesta «El Nacimiento de la Tierra: Origen y evolución de nuestro planeta», basada en animaciones y visualizaciones de gran calidad cinematográfica, recreadas a partir de datos científicos.

«Se trata de conocer la historia y la evolución del planeta Tierra con la misión de descubrir cómo se formó tras el violento nacimiento del Sistema Solar, cómo se convirtió en un mundo habitado, y qué posibilidades existen de encontrar otros mundos similares», se explica en el comunicado sobre la celebración.

Las funciones serán gratuitas desde este martes, con reserva previa, y continuarán miércoles y jueves a las 17. Las reservas estarán disponibles desde las 12 de este lunes en la página web planetario.buenosaires.gob.ar. Y también habrá que inscribirse para las visitas guiadas de viernes, sábado y domingo a las 10 y a las 11.30.

Luces e historia

Las luces renovadas están controladas por un sistema de telegestión que permite controlar cada luminaria en forma remota y en tiempo real desde un centro de monitoreo. Si el sistema detecta fallas las reporta y genera una orden de reparación de forma automática.

Además, desde ese mismo centro se programan el encendido y apagado de las luces y, también, las iluminaciones temáticas para fechas patrias o campanas de concientización.

El Planetario es uno de los 16 monumentos y fachadas de la Ciudad en los que se incorporó tecnología LED y cuya iluminación también se controla desde el centro de monitoreo. Entre los demás se encuentran el Obelisco, el Puente de la Mujer, la Floralis Genérica, la Torre Monumental, la Facultad de Derecho y la Usina del Arte.

A partir de este cambio en la Ciudad, se redujo el consumo de energía más de un 50% y se lograron disminuir en 44.000 toneladas las emisiones de dióxido de carbono.

55 años

El Planetario Galileo Galilei, emplazado en la plaza Dr. Benjamín A. Gould, en Palermo, fue construido en tan sólo cuatro años, entre 1962 y 1966. Es un ícono de la arquitectura moderna en la Ciudad. Fue inaugurado el 20 de diciembre de 1966, aunque ofreció su primera función el 13 de junio de 1967.

Su autor fue el arquitecto Enrique Jan, quien trabajaba en la Dirección General de Arquitectura y Urbanismo de la entonces Municipalidad de Buenos Aires. Tenía apenas 40 años y ningún antecedente de obras de esta magnitud.

El Planetario tiene una sala circular de 20 metros de diámetro, que está en la parte interior de la cúpula. Esta última está recubierta por placas de aluminio que funcionan como pantalla. Allí pueden llegar a reproducirse 8900 estrellas, constelaciones y nebulosas.

Pero más allá de la experiencia inmersiva que ofrece su sala, el edificio es un espectáculo en sí mismo. Jan concibió al edificio como un ideograma arquitectónico que transmite un concepto. En su escrito «Claves para entender el Planetario», explicó la simbología de su obra.

El Planetario tiene una entrada elevada que toma la forma de un puente que cruza lo que originalmente era un espejo de agua. Para Jan, esa pasarela es “la llave entre el afuera y el adentro, la transición entre un paisaje terrenal (un plano de dos dimensiones) y una nave tridimensional en la que se producen y transmiten los conocimientos”.

La construcción, que parece flotar, se apoya en tres patas arqueadas de hormigón que forman un triángulo equilátero. De acuerdo al escrito de Jan, esa es la figura clave en todo el edificio. A partir del triángulo, que a nivel espacial es el segundo subsuelo, los ambientes toman las formas de otras figuras geométricas. El primer subsuelo y el hall de planta baja son hexágonos. El primer piso retoma la forma triangular y el segundo piso, la cúpula con su sala de proyecciones, es un círculo

Jan pensó el edificio como la síntesis del ser humano. Lo concibió como la intersección de dos pirámides invertidas, una apuntando hacia el cielo, y la otra hacia abajo. La escalera central que une los distintos niveles representa las vértebras que conectan el sacro y la bóveda craneal, “el canal por donde asciende el conocimiento”. El eje que forma une «lo más profundo con lo más elevado».

Además, cada una de las dos pirámides de base triangular son tetraedros, la representación típica de una molécula de carbono, base de la vida en la Tierra.

¿La galería vidriada en forma de anillo que recorre el contorno es el símbolo del planeta Saturno? No, representa al tiempo.

«La naturaleza del tiempo es circular, se percibe en los cambios de estaciones que siempre regresan, en los ciclos de nacimiento, duración y muerte de lo vivo. La percepción del tiempo está asociada a un aspecto más elevado que nos permite ver en extensión y volver a reconocer los mismos lugares a pesar del trayecto recorrido. Esto marca los años, los siglos, los eones (N. de R.: unidad de tiempo geológico, equivalente a mil millones de años), cómo volvemos año tras año al límite arbitrario del 31 de diciembre en el que un año es viejo y el que sigue es año nuevo. La galería circular que rodea al Planetario busca transmitir esta idea», explica Jan en sus claves sobre el edificio.

En 2019 se publicó un informe especial sobre este ícono moderno. Allí se reproducen algunas de estas reflexiones de Jan, que concluye: «En síntesis, el Planetario es un edificio que contiene dentro de su particular atmósfera, los elementos didácticos y el incentivo necesario para que usted pueda ampliar su conocimiento sobre el maravilloso espacio exterior».

Continue Reading

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Visitas del mes de mayo: 21.964 Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA