Connect with us

Ciudad

Se derrumbó un edificio junto a la colectora de General Paz: suspenderán al arquitecto mientras investigan qué pasó

Published

el

El arquitecto que firmó los planos del edificio en construcción que se derrumbó este jueves a la madrugada en Sáenz Peña, partido de Tres de Febrero, será suspendido en forma preventiva. Así lo confirmaron desde el distrito conduce Diego Valenzuela, que aseguraron que tomaron la medida hasta que los peritos determinen las causas del desmoronamiento.

El arquitecto que firmó los planos del edificio de 8 pisos que se vino abajo se llama Jorge Luis Alvarez. Y la constructora es Rafael Reinone Creole SRL, una pyme que tiene otras obras en la zona.

Según pudo saber Clarín, el arquitecto ya tuvo una suspensión de un año entre agosto de 2017 y el mismo mes de 2019 por irregularidades reiteradas cometidas en 7 obras.

Entre las falencias constatadas en inspecciones municipales hay, por ejemplo, ampliaciones que no estaban detalladas en los planos, como la construcción de un SUM en una terraza, con lo que se superaba el metraje de altura del edificio. Por otra parte, la constructora tuvo una sanción de 45 mil pesos de multa. También fue por diferencias en el plano original y porque el cartel de obra se refería a oficinas cuando en realidad se construían viviendas.

Según la información oficial, el 18 de noviembre de 2015 se aprobó una excepción al Código de Planeamiento Urbano, mientras que el 20 de noviembre, dos días después, se le dio el visto bueno a los planos para construir un edificio de 10 pisos. Todo sucedió durante la gestión del ex intendente Hugo Curto, que dejó el poder el 10 de diciembre de ese año. Casi al mismo tiempo se aprobaron otras dos excepciones para proyectos de la misma constructora en la zona.

Durante la actual gestión de Valenzuela al frente del municipio, el proyecto debió adecuarse a la normativa y se redujo a 8 pisos, o el equivalente a 24 metros de altura. 

Ahora, también trascendió que se realizarán inspecciones adicionales y preventivas en otras obras de la zona y de la misma constructora. En total son doce proyectos.

Mientras tanto, tres personas vinculadas a la constructora, que prefirieron no revelar su identidad, le dijeron a Clarín que el derrumbe pudo haber sido ocasionado “por un problema del suelo”. Especularon con que algún tipo de arroyo entubado que pasa por debajo de la zona del derrumbe experimentó una rotura en una de sus paredes y el agua puede haber afectado la estructura.

Consultadas por este diario, fuentes del municipio descartaron que por allí pasara algún arroyo y obras hídricas en los últimos tiempos. De hecho, tanto el Medrano como el Maldonado, ingresan desde el GBA a la Ciudad, pero ninguno de los dos está cerca de la zona. 

Las fuentes vinculadas a la constructora también dijeron que el proyecto original era construir oficinas, pero que luego, por cuestiones de costos y rentabilidad, decidieron hacer departamentos. Aseguraron que había dos unidades vendidas.

En la zona del derrumbe, que de milagro terminó sin víctimas, este jueves por la tarde continuaban con la remoción de escombros. Anticiparon que liberar la colectora de General Paz demandaría entre dos y tres días.

Una vez que liberen la zona de escombros y bloques de hormigón podrán realizar los peritajes más precisos, que permitirán determinar por qué se cayó la construcción.

SC

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Bares notables en crisis, donde el take away no reemplaza la ceremonia de sentarse a tomar un café

Published

on

“Por favor, usted me conoce, pongame una mesita acá, así me siento al sol”, suplica un hombre en la puerta de La Biela. “Por ahora no se puede, hay que tener paciencia”, le responde un mozo del histórico café de Recoleta. “Pero hace 60 días que estamos sin el bar”, reprocha el otro. Entre los dos hay una rutina armada con los años: el mozo sabe qué toma, cómo lo toma y en qué mesa. Pero la pandemia de coronavirus rompió esa cotidianidad -como tantas otras- y ahora entre los dos hombres, además de conocimiento, hay un protocolo de distancia social.

La regla prohíbe a los bares, confiterías y restaurantes atender como lo hacían antes. Hoy hay una única modalidad autorizada. Tiene nombre importado: take away. También se la conoce como “comida para llevar” y es un concepto que refiere a la elaboración de un producto para ser consumido fuera de su lugar de producción, por ejemplo un restaurante.

Continue Reading

Ciudad

Harán testeos masivos a médicos y enfermeros en hospitales porteños

Published

on

Los médicos y los enfermeros de las terapias intensivas de los hospitales Muñiz, Argerich, Santojanni y Fernández comenzarán a ser testeados desde esta semana. Así lo informó esta mañana el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós​, que además contó que luego continuarán por el resto de los hospitales públicos durante esta semana y la próxima.

El personal de salud es uno de los grupos considerados de riesgo en medio de la pandemia de coronavirus. En la Ciudad hay, hasta este miércoles por la mañana, 635 profesionales de la salud infectados, que representan el 8,4 por ciento de los 7.747 contagiados totales en suelo porteño.

Continue Reading

Ciudad

Coronavirus en Argentina: la cuarentena disparó las mediaciones virtuales por conflictos entre vecinos

Published

on

En tiempos de cuarentena por las restricciones que decretó el Gobierno para intentar evitar la propagación del coronavirus​, la cantidad de mediaciones virtuales por conflictos entre vecinos aumentó de manera exponencial en la Ciudad de Buenos Aires.

Según los datos que dio a conocer el ministerio de Justicia y Seguridad porteño, la utilización de las mediaciones virtuales creció un 158% en abril, en relación con el mismo mes del año pasado.

Continue Reading

Ciudad

Eugenio Veppo atropelló y mató hace casi nueve meses, pero la causa se frenó por la cuarentena

Published

on

En pocas semanas se cumplen 9 meses de un incidente vial que marcó un antes y un después en el cuerpo de agentes de tránsito de la Ciudad: en la madrugada del 8 de septiembre, a bordo de un Volkswagen Passat, Eugenio Veppo atropelló un puesto de control de alcoholemia que se encontraba ubicado en la esquina de Figueroa Alcorta y Tagle. Cinthia Choque y Santiago Siciliano estaban allí cumpliendo funciones cuando fueron impactados por el auto de Veppo; de frente, con violencia y sin atenuantes. Pero el juicio oral se demora, producto de la cuarentena y las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Pocas horas después se conocieron las imágenes de los momentos previos al choque, que fueron aportadas por las cámaras de seguridad ubicadas en calles y avenidas. Es así que se pudo ver cómo venía conduciendo Veppo: zigzagueando entre los autos, excediendo la velocidad permitida (en ese tramo de Alcorta es de 70 kilómetros por hora) e ignorando varios semáforos a lo largo de su trayectoria. Poco antes de llegar a la altura del control, cometió otra infracción que terminó siendo decisiva: sobrepasó a un auto por la derecha.

Con todo este conjunto de conductas detrás del volante, Veppo se cobró una vida, la de Cinthia. Murió en el acto, tendida en la calle. Cuando llegó la ambulancia del Same, ya no había nada que hacer por ella. Su compañero de aquella noche, Santiago, salvó su vida milagrosamente.

En medio de todo este escenario, Veppo continuó manejando. No se detuvo a asistir a sus víctimas. Se presentó en una comisaria doce horas después, junto a un abogado. Desde ese momento, se encuentra detenido y ahora permanece alojado en el hospital del penal de Ezeiza, a la espera del juicio oral. Un juicio del que nadie tiene certezas, porque la pandemia de coronavirus tiene en pausa a la Justicia. Ayer su familia confirmó que no hay novedades al respecto.

En estas semanas en que se conocieron decisiones judiciales que morigeraron las condenas de algunos presos y enviaron a prisión domiciliaria a otros, la familia de Siciliano estuvo alerta en relación a la detención de Eugenio Veppo. Sin embargo, no debería ser una preocupación debido a que el 17 de marzo la Cámara de Casación declaró “inadmisible” el pedido de prisión domiciliaria que venía realizando la defensa del joven.

Mientras tanto, Santiago continúa dando pelea por su recuperación. Tiene la visión del ojo derecho muy reducida y secuelas neurológicas. Fue operado 8 veces en el Hospital Fernández, donde fue ingresado aquella madrugada. En el cráneo tiene una placa de metil metacrilato en donde debería tener hueso. Además su pierna derecha quedó muy afectada. Y ahora se encuentra en estado de alerta por el avance del coronavirus, porque su estado de salud lo coloca en el grupo de riesgo ante la enfermedad.

“Me suspendieron todos los turnos médicos de rehabilitación. También suspendí el gimnasio, en donde hacía ejercicios de recuperación. Todo lo estoy haciendo en mi casa“, contó Santiago Siciliano a Clarín. Pudo egresar del hospital a fines de 2019, pero aún espera el alta de la junta médica que lo atiende. Por supuesto, este alta depende de su evolución a nivel físico y mental. Porque los miedos y las angustias siguen presentes.

Cuando ocurrió el incidente, Santiago y Cinthia eran monotributistas. Santiago fue pasado a planta transitoria el 1° de enero. Esta tragedia fue también un punto de inflexión para todos los agentes de tránsito, ya que se conoció que la enorme mayoría tenía contratos precarios. 

Desde aquel momento, las cosas comenzaron a cambiar; claro que no tan rápido como esperan los trabajadores y las familias de las víctimas. Cuando ocurrió el incidente la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) relevó que de los 2.645 agentes del cuerpo, 852 pertenecían a planta transitoria o permanente. Los otros 1.793 eran monotributistas. En los primeros días de enero, y tras un fallo judicial que ordenó mejorarles las condiciones de trabajo, comenzó el pase a planta de los agentes: los primeros en cambiar su estatus laboral fueron 292, quienes trabajaban desde 2013, 2014 y 2015, los de mayor antigüedad entre los contratados.

“A cien agentes no les renovaron el contrato a fin de 2019. Y una parte mayoritaria continúa siendo monotributista, facturando a la Secretaría de Tránsito y Obras Públicas de la Ciudad. Pero alrededor de 500, que siguen cumpliendo funciones como agentes de tránsito, fueron redireccionados al Ministerio de Justicia. Es decir, ‘repartieron’ en otras dependencias del Estado a los monotributistas“, denunció Miguel Camacho, tío de Santiago. Consternado, cuenta que lo habló con el vicejefe de gobierno, Diego Santilli, quien le prometió que iba a revisar esta situación. “Pero nunca más pude hablar con él”, se lamentó Camacho.

Desde la Secretaria de Tránsito y Obras Públicas, informaron que “los contratados cuentan con un seguro de cobertura desde octubre, similar al de una ART. Anteriormente contaban con una cobertura que alcanzaba contingencias, accidentes personales e incapacidad durante la jornada laboral y en el trayecto hacia y desde el trabajo. La nueva póliza no es contra reintegro sino que ofrece una red prestacional (clínicas, sanatorios o profesional de la aseguradora) e incluye medicamentos, provisión de prótesis, rehabilitación y traslados”. Y detallaron que actualmente la Dirección General del Cuerpo de Agentes de Tránsito cuenta con una totalidad de 2.507 agentes, de los cuales 1.376 son monotributistas y 1.131 agentes están en planta transitoria o permanente.

Respecto a los contratos que ahora dependen de Seguridad, dijeron: “El cuerpo de agentes tiene tres funciones, ordenamiento de tránsito, seguridad vial y orden público. Esta última función exigía mayor coordinación con el Ministerio de Seguridad. Para facilitar la tarea, se pasaron a ese ministerio los 500 agentes abocados al orden público. O sea, se decidió formalizar algo que venía sucediendo en la práctica a nivel operativo. Ahora dependen de Seguridad y se destinan sólo para orden público junto con la Policía, por ejemplo cuando hay marchas, concentraciones, el operativo para un superclásico y recitales”. 

Continue Reading

Ciudad

¿Cómo afecta a los adolescentes el encierro en el marco de la cuarentena?

Published

on

Llevamos dos meses de “aislamiento social, preventivo y obligatorio”. Todo lo común y cotidiano cambió de un día para el otro y no sabemos cuánto va a durar. Lo simple ahora es complicado, a veces prohibido, y no sabemos hasta cuándo va a durar. La cuarentena nos obliga a separarnos de amigos y familia, a cambiar rutinas. El aislamiento trae problemas, y uno de los grupos más vulnerables es el de niñas, niños y adolescentes.

¿Qué les produce el aislamiento social?

Tienen más miedos, enojo e incertidumbre, además del alto nivel de estrés que sienten en sus casas y que ven en las noticias. Sintonizan nuestros estados emocionales, perciben la exposición al coronavirus como una amenaza, aumentan sus niveles de ansiedad y aparecen en comportamientos desafiantes como enojarse, gritar o discutir, más que en llanto, tristeza o preocupación. Queremos saber lo que sienten, pero no les damos el ejemplo, no compartimos sentimientos o mentimos, tratando de mostrar una falsa seguridad que no se refleja en cómo estamos. Usamos lenguaje técnico para minimizar la angustia y la ausencia de emociones en las conversaciones, aumenta los niveles de ansiedad.

Un trabajo reciente de investigadores italianos y españoles, informa que el 85% de madres y padres notaron cambios en el estado emocional y el comportamiento de sus hijes y que el síntoma más frecuente fue la dificultad para concentrarse, seguido de aburrimiento, irritabilidad, inquietud, nerviosismo, sentimientos de soledad y preocupación. Todos pasaron mucho tiempo frente a pantallas, hicieron menos actividad física y durmieron más horas durante la cuarentena. Dar paseos cortos disminuye los síntomas.

Resultados de nuestra investigación en Argentina indican que los más jóvenes tienen más depresión, ansiedad y afecto negativo que otros grupos de edad. Son los más afectados a medida que pasa la cuarentena. Mas de un 20% informó niveles moderados o graves de depresión al inicio y, dos semanas después, subió al 25%. No poder acceder a espacios abiertos empeoró los resultados. Lo que más los preocupa son los cambios en su vida social.

¿Qué podemos hacer? Ser auténticos y honestos sobre la incertidumbre y los desafíos de la pandemia, les da permiso para que hablen de sus sentimientos. Muchas noticias y mucho tiempo ante pantallas, no son cosas buenas. Es muy importante pasar un rato al aire libre o hacer ejercicio. Si no se puede salir, ayuda mirar por la ventana, especialmente la luz del día. Las interacciones sociales por videoconferencias, teléfono, mensajes en línea son importantísimas y mejor, si son a la misma hora todos los días. Las siestas no hacen bien, nunca más de media hora. Evitar pantallas de noche, porque la luz azul inhibe la hormona que nos ayuda a dormir. Si se quejan y patalean por la falta de fiestas de cumpleaños, de previas, salidas y encuentros con amigues, es importante validar la tristeza y la frustración, reconocer las pérdidas, escucharlos con empatía y reconocer sus pensamientos, sentimientos y emociones, además de ayudarlos o promover que los exploren y comuniquen.

Por Sebastián Urquijo, Lic. Psicología y Dr. Psicología Educacional, investigador principal del CONICET, vicedirector Instituto de Psicología Básica, Aplicada y Tecnología (UNMDP-CONICET), e investigador del Proyecto “Evaluación del Impacto Emocional del Aislamiento por Covid-19”

Continue Reading
banner gcba

Destacadas