El Centro Cultural Recoleta reabrió con una gran fiesta que convocó a las nuevas escenas de la Ciudad

Centro Cultural Recoleta

Rap, grafiti, instalaciones, artes visuales, ilustración, breaking, poesía, música y literatura son algunas de las escenas que conviven en el Recoleta y que formaron parte de la programación de la gran fiesta cultural por su reapertura.

El jueves 10 de enero desde las 18 hasta la medianoche el Recoleta celebró con una gran fiesta cultural su reapertura tras un año de obra y puesta en valor en el que renovó todos sus edificios y estrenó nuevos espacios dedicados a la cultura hip- hop, los adolescentes, una sala de coworking, un espacio de ocio y una tienda de diseño argentino contemporáneo. La inversión demandó 114 millones de pesos.

Ahora el Recoleta es un lugar más seguro y con mejor equipamiento técnico para los tres mil adolescentes y jóvenes artistas, creadores y activistas culturales que encabezan la programación y los 800 mil visitantes que pasan cada año. La creación de los nuevos espacios permanentes buscan que las escenas que tienen su lugar dentro del Centro Cultural estén más cómodas y puedan desarrollar mejor sus actividades durante todo el año.

Más de 40 mil adolescentes, jóvenes, familias y turistas asistieron a la celebración que cerró con un gran concierto del solista pop cordobés Juan Ingaramo en la plaza como parte de la vuelta de “Por amor al baile”, un ciclo musical organizado por el dj y productor Villa Diamante que reúne en plan de baile lo mejor de la música emergente local.

Hubo ocho inauguraciones de muestras de artes visuales en las que participaron artistas como el colectivo Doma, Grupo Bondi, Elliot Tupac, Pum Pum, Pica Pau y la francesa Séverine Hubard; hasta ferias y talleres de dibujo, serigrafía y publicaciones gráficas; maratón de cortometrajes, un recital de poesía del colectivo Vamos Las Pibas y el inicio de Cultura Rap, una competencia para que los nuevos raperos puedan mostrar su talento y acercarse a las ligas profesionales y que funcionará todos los domingos de enero y febrero.

“El Recoleta siempre estuvo vinculado a la vanguardia, a explorar nuevos campos en lo cultural, a darle lugar a los artistas emergentes y a animarse a experimentar”, dijo el Ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro. “Esta obra que hicimos habilita nuevos espacios a esa exploración y alimenta nuestra visión cultural: sumar nuevas audiencias; dialogar con los nuevos creadores; programar en el espacio público y sumar oferta cultural para los vecinos y quienes nos visitan.”

En el nuevo Espacio Clave 13/17, una zona pensada para que los adolescentes puedan habitarla de martes a domingo como si fuera su casa con sillones y puffs, metegoles, un lugar para sacarse fotos y máquinas de comidas y bebidas, hubo talleres de cortometraje, de fotografía, de creación de videoclips, música en vivo y recital de poesía, todo organizado por el comité clave, un grupo de adolescentes de entre 13 y 17 años que son curadores y programadores del contenido joven de cada domingo en el Recoleta y del festival Clave, que se celebra anualmente e involucra música, poesía, artes visuales y nuevas expresiones centennials como el cosplay (amantes de los juegos de rol y el manga, que se disfrazan de sus personajes favoritos), los fan dancers del k-pop (jóvenes que cantan covers e imitan las coreografías de sus ídolos del pop koreano), el gaming o losbooktubers (chicas y chicos que recomiendan sus libros favoritos en YouTube). Este espacio, que a partir de ahora será su base de operaciones, fue diseñado por Federico Varone y los murales fueron creados y realizados por la artista Fernanda Calvo para la muestra “Mural Viral”.

El Centro Cultural se convirtió en los últimos años en un espacio abierto y confortable de encuentro, ensayo y creación para adolescentes y jóvenes, cultivando tres valores esenciales: libertad, participación, convivencia. Dentro del Recoleta conviven diferentes expresiones culturales y jóvenes de toda la ciudad. La crew FDL es anfitriona de un espacio de práctica, clases y competencias de break dance que se celebra cada fin de semana. También, durante todo el verano, hay batallas de freestyle organizadas por Juancín (del Quinto Escalón) y de beatboxing por Beatbox Argentina Oficial.

Gracias a la obra, el conjunto de tres edificios históricos que conforman el Recoleta (unos 17 mil metros cuadrados) recobra gran parte del valor patrimonial y arquitectónico de un edificio rediseñado en 1980 por los prestigiosos arquitectos y artistas plásticos Clorindo Testa, Jacques Bedel y Luis Benedit, sobre lo que había sido un antiguo convento del 1700.

Sé el primero en comentar en "El Centro Cultural Recoleta reabrió con una gran fiesta que convocó a las nuevas escenas de la Ciudad"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.