Asfaltaron la calle Cuenca entre Av. Beiro y la vía del tren San Martín

Adoquines de la comuna 11Adoquines de la comuna 11

Los adoquines de la calle Cuenca entre Av. Beiro y las vías del tren San Martín en Villa del Parque fueron tapados por el asfalto.

Son esas mismas calles de Villa del Parque adoquinadas con esas piedras que llegaron desde la isla Martín García, donde circularon, hace siglos, carruajes y caballos. Pero hace tiempo el empedrado se convierte en una trampa para vehículos y vecinos por su deterioro y falta de mantenimiento. Además la calle Cuenca no forma parte del catálogo definitivo de calles preservadas como patrimonio cultural de la ciudad, tal cual lo estableció la ley 4806, aprobada el año pasado en la Legislatura. Por lo tanto las calles que están fuera de este catálogo pueden ser asfaltadas.

Tal es así que en menos de una semana operarios del Gobierno de la Ciudad trabajaron día y noche para cubrir el tramo de la calle Cuenca que faltaba asfaltar, desde Av. Beiro hasta las vías del tren San Martín.

De las 26.000 calles porteñas son 3681 las adoquinadas, según fuentes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño. De todas ellas, 1966 tienen protección histórica, según lo establecieron las 15 juntas comunales sobre la base de las áreas de protección histórica de cada barrio, la arquitectura especial, los sitios o lugares históricos y los distritos de urbanización y parque (espacios verdes), por lo que no serán asfaltadas. Las restantes 1715 podrán ser tapadas por el asfalto, lo que ya está ocurriendo en barrios como Villa del Parque, Villa Devoto y Núñez.

El tratamiento del empedrado porteño, un tema sensible y que atravesó varias etapas de conflicto entre el gobierno y agrupaciones que promueven y defienden el patrimonio, hasta llegar a instancias judiciales.

“Con dolor veo cómo las máquinas asfaltadoras ‘atacan’ las calles adoquinadas, en el corazón del barrio. A muchos nos incomoda esta situación, pero otros no le dan mucha importancia porque quieren asfalto para que el auto no rebote. El patrimonio histórico y cultural no interesa mucho”, planteó Eduardo Bisognin, un vecino de Villa del Parque.

El tema suele dividir opiniones entre los que están a favor de la protección y quienes plantean una convivencia difícil con estas calles, sobre todo los automovilistas. “Creo que se debería mantener el adoquinado en el casco histórico, pero no en el resto de la ciudad, que evolucionó y plantea otras normas de transitabilidad y movimiento. El empedrado en mal estado destruye los autos”, dijo Marcelo Argal, de Villa Urquiza.

Sé el primero en comentar en "Asfaltaron la calle Cuenca entre Av. Beiro y la vía del tren San Martín"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.