Cerraron una cervecería en VIlla Devoto por exceso de gente en la vereda y por vender alcohol fuera de horario

Cervecería PentosCervecería Pentos

La semana pasada, la Agencia Gubernamental de Control clausuró la cervecería Pentos, ubicada en Bermúdez y Varela, en el barrio de Villa Devoto, por exceso de gente y por vender alcohol fuera de horario.

Según la AGC, el bar Pentos era uno de los que más quejas acumulaba en los últimos meses. Liliana, una vecina que pidió no dar su apellido, contó que vive a 50 metros de la cervecería y que tuvo que “dejar de usar uno de los dormitorios porque el ruido que hay todas las madrugadas es tremendo. Y en la pieza donde estoy ahora tengo que prender el aire acondicionado porque prefiero el ruido de la turbina que escuchar el griterío de afuera”.

Alexis Rinaldi, uno de los encargados del lugar, se defendió: “Yo no puedo echar a la gente de la vereda porque es pública. Los inspectores le buscan el ‘pelo al huevo’ hasta que lo encuentran y te cierran el local. Quiero que el Gobierno me de una mano para controlar la vereda”.

Según fuentes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, “la permanencia de personas en las veredas no está regulada” y “no representa una infracción en sí misma”, excepto “si están siendo atendidos por personal de un establecimiento determinado”.

Lo cierto es que en los últimos años la cantidad de cervecerías se duplicó y hoy contamos con más de 200 distribuidas en los principales barrios porteños. Los locales suelen ser chicos, en algunos casos, y los clientes terminan saliendo a la vereda para fumar o porque adentro hace calor o no hay espacio. Eso genera que mucha gente se acumule en las esquinas a la noche y los vecinos terminen quejándose.

Para la gente del barrio, la medida de clausurar Pentos fue un alivio. “Hasta altas horas de la madrugada el ruido era terrible, afuera y adentro del local. Los clientes gritan y golpean las mesas. Las vibraciones de las paredes son tremendas. Mis hijos no pueden dormir porque las habitaciones dan a la terraza del local”, contó un vecino, que pidió no dar su apellido.

A raíz de esta problemática, la Legislatura intenta avanzar con un proyecto que busca regular la actividad de las cervecerías artesanales, las cuales son además puntos de recarga de botellones (llamados también “growlers”) y que se consumen fuera del bar. Es por eso que de aprobarse el proyecto, las empresas deberán cumplir con un proceso estandarizado de higienización.

Sé el primero en comentar en "Cerraron una cervecería en VIlla Devoto por exceso de gente en la vereda y por vender alcohol fuera de horario"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.