¿La tecnología alimenta la cultura de la conveniencia?

Tecnología Geolocation

No es difícil imaginar el mundo del mañana, teléfonos cada vez más funcionales, menos pasos burocráticos en las compras y, sobre todo, la paz de saber que con algunos clicks cualquier problema fue resuelto.

“¿No encuentra el ticket del vuelo? No se preocupe, usted ya realizó el check-in virtual, no hace falta”, responde una empleada de una aerolínea a una familia preocupada antes de un vuelo de vacaciones. Todo funciona como se esperaría y eso suele ser muy reconfortante.

Cuando hablamos de smartphones, tablets o cualquiera de los dispositivos que avanzan en la actualidad, tenemos que mencionar que se tratan de “aumentadores de realidad”. Una traducción más precisa de ese concepto sería considerar a la tecnología moderna, sobre todo la visual, como un adelanto tecnológico que nos brindará herramientas ópticas, sensitivas y muy intuitivas. Por el momento podemos pensar que un teléfono o tablet nos convierte cualquier “trámite” en algo mucho más sencillo.

De ahí el ejemplo de la aerolínea. Imagínese en esa situación, hablando con su pareja, tratando de resolver el problema antes que salga el vuelo. En la actualidad, cualquiera de las aerolíneas le permite ver su pase de abordar, por dar un ejemplo, en un mail de confirmación o a través de la aplicación.

Hecha esa introducción, nos preguntamos ¿qué hacen los teléfonos o tablets por nosotros? Un esbozo serio de respuesta sería pensar que en la actualidad la tecnología está en todo, en nuestros televisores y gran parte de los electrodomésticos modernos. Hay casas “funcionales” que te permiten activar todos los electrodomésticos para que, por ejemplo, el desayuno se haga por su cuenta o poder iniciar el lavarropas en el camino de vuelta a casa desde el trabajo y colgar la ropa fresca.

La automatización de los pedidos es otro factor muy positivo de esta tendencia, la aplicación de la firma de transportes Uber resulta ser extremadamente conveniente y ya probó funcionar en países como Estados Unidos y gran parte del continente Europeo. Por otra parte, gracias a aplicaciones como la de PedidosYa, no hace falta llamar para poder conseguir empanadas, sushi o incluso comida de autor. Sólo hace falta seleccionar lo que se quiere comer, las cantidades, y dentro del tiempo estimado tendremos nuestra comida en la mesa.

Por otra parte, existen aplicaciones que nos dejan planear las vacaciones en simples clicks, permitiéndonos reservar un hotel, ayudando a buscar el mejor recorrido en una ciudad que no conocemos, encontrar restaurantes, estaciones de servicio, las opciones son casi ilimitadas. Es sólo cuestión de pensar qué es lo que necesitamos en ese momento y muy probablemente exista una aplicación que nos ayude.

Son herramientas vitales también para el tránsito. Aplicaciones modernas como Waze se actualizan permanentemente a través de la información que transmiten los usuarios desde sus teléfonos. Si el tráfico es muy denso por un área y el promedio de velocidad es muy bajo, el programa realiza el cálculo de las rutas más cortas y menos transitadas: es como tener la bola de cristal.

Sé el primero en comentar en "¿La tecnología alimenta la cultura de la conveniencia?"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.