Alimentos diseñados por machine learning y órganos artificiales, el futuro próximo según InnovatiBA

InnovatiBA

“De eso se trata InnovatiBA. De pensar la innovación, el emprendimiento y la tecnología desde otro ángulo” escribió el ministro de Modernización, Andy Freire.

La creación de órganos artificiales, la minería en asteroides y la alimentación sustentable sin sacrificio animal acapararon la atención de los cientos de personas que participaron de InnovatiBA, el evento sobre innovación organizado por el Gobierno porteño para “bucear por el futuro” y entender el “cambio exponencial que proponen las tecnologías”, según las palabras del ministro de Modernización, Andy Freire.

Las charlas, realizadas en la Usina del Arte de la Ciudad, dieron cuenta de las transformaciones que las tecnologías ya producen en el laboratorio y en la vida cotidiana, desde el uso de herramientas como el “hackeo” de un virus para implantar una droga en un lugar del cuerpo que es resistente a los medicamentos, hasta el uso de sistemas electrónicos para diseñar alimentos artificiales.

Una mayonesa, quesos e inclusive un trozo de carne, todos pueden hoy ser derivados de vegetales o frutos y mantener la textura y sabor de los originales gracias a un algoritmo matemático que procesa millones de datos y hace pruebas hasta conseguir el resultado deseado.

Con machine learning (aprendizaje de máquinas), el emprendedor chileno Matias Muchnick consiguió sintetizar leche y mayonesa, y según aseguró, tienen el mismo sabor que las producidas tradicionalmente: “El algoritmo tiene que procesar varios terabytes de información, pero en primera instancia tuvimos que probar leches verdes, agrias o amargas. Luego, la retroalimentación de los datos permitió que se consiguiera leche, que no es leche, pero con el sabor a leche”.

El crédito local estuvo en manos de Emiliano Kargieman, CEO de Satellogic, la empresa argentina que este mes colocó en órbita su sexto nanosatélite, y quien dio cuenta de la potencialidad del espacio como lugar para hacer negocios, pero también como alternativa para preservar a la Tierra.

“Toda industria pesada la tenemos que sacar de la Tierra. Me imagino fábricas orbitales y preservar el planeta para la creación de la vida, que es muy difícil de recrear en otros lados. Que la biósfera pueda volver a tomar el control”, comentó.

“¿Qué puede hacer el espacio por nosotros?. La micro-gravedad permite investigación biológica y de componentes porque hay materiales que reaccionan de manera diferente en esas condiciones. En un pequeño asteroide de 10 kilómetros tendríamos trillones de dólares en metales pesados y ya está la tecnología para extraerlos”, comentó.

Por su parte, Ryan Bethencourt, representante de Indie.bio, destacó el creciente interés en biotecnología que manifiestan empresas ya tradicionales como Google: “La biología está recreándose. Estamos en una época inusual, en la era en la que se puede hacer carne en un laboratorio, una pechuga de pollo”.

“A partir de una célula de pollo se la multiplica en toneladas. Se podría alimentar al mundo y esto pasa en Buenos Aires, no en Silicon Valley”, añadió Bethencourt.

Sé el primero en comentar en "Alimentos diseñados por machine learning y órganos artificiales, el futuro próximo según InnovatiBA"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.