Connect with us

Ciudad

Actividades palpitando las vacaciones de invierno

Published

el

En el predio del Buenos Aires Polo Circo, avenida Juan de Garay y Combate de los Pozos, el sábado 10 desde las 11 horas, los niños podrán disfrutar de diferentes espectáculos y actividades culturales con entrada libre y gratuita. El evento será un adelanto de las propuestas del Ministerio de Cultura de la Ciudad Buenos Aires para las vacaciones de invierno. La jornada comenzará a las 11 con “Talleres de Circo” para compartir en familia. Docentes y artistas del Polo Circo brindarán, a los asistentes, herramientas y conocimientos de ese arte.   

A continuación, será el turno de la lectura: Claudio Ferraro presentará “Cuentos de terror para asustarse en familia” que incluye los cuentos Las Brujas, adaptación de los primeros capítulos de la novela de Roald Dahl, Manos de Elsa Bornemann y Casa de Alquileres de Sheridan Le Fanu.

A las 12, el público podrá participar de algunos de los números de “Ludus”, obra circense sobre el placer de jugar que se estrenará el sábado 17 de julio en la carpa central del Polo Circo.  

Luego, la Orquesta Juvenil del Sur interpretará un repertorio de música clásica y popular. Los 50 niños y jóvenes que la integran se reúnen los lunes y miércoles en el Centro Cultural del Sur para capacitarse y ser parte de un proyecto que busca promover la inclusión de jóvenes de diversas situaciones económicas y sociales.

Durante la jornada, los niños que se acerquen a disfrutar de las propuestas también podrán participar de los talleres de “Maquillaje artístico para niños” y de “A pintar la ciudad” con el artista plástico Marino Santamaría. Además, en el lugar se instalará una “Biblioteca para chicos” con más de 70 libros que los asistentes podrán compartir en el espacio de lectura.   

La programación para estas vacaciones de invierno se desarrollará desde el sábado 17 de julio hasta el domingo 1º de agosto, con más de 600 actividades pensadas para toda la familia y que incluyen cine, teatro, música, talleres, títeres, circo, exposiciones, encuentros de narración oral, visitas guiadas y funciones de ballet.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Ciudad

Los shoppings, con más gente de paseo que de compras en la previa al Día de la Madre

Published

on

Mario hace la V con los dedos y agita la mano a la caravana de autos que pasa por el frente del Abasto sobre Av. Corrientes. “Con este día peronista ni ganas de estar acá adentro, pero bueno, vinimos a comprar el regalo del Día de la Madre”, explica y señala a su esposa.

Los shoppings abrieron el miércoles, con mucha expectativa de que la clásica celebración de cada tercer domingo de octubre potencie las ventas. En la mole comercial que supo ser Mercado de Abasto, ya hay unas 1494 personas cerca de las 15.

Es el 74 por ciento de la capacidad que está autorizado a recibir el shopping y, de eso, da cuenta la pantalla digital de la entrada: una de las que antes se usaban para enumerar los locales comerciales del edificio y mostrar mapas. El miércoles, el edificio apenas superaba el 15 por ciento de lo permitido -una persona cada quince metros cuadrados-. En total, el Abasto está habilitado para recibir hasta 2000 personas.

El protocolo para ingresar incluye formar fila manteniendo la distancia, higienizarse las manos con un rociador con alcohol y pasar un control con termoscan, un lector de temperatura automático. “Hasta ahora no tuve a nadie que saltara con fiebre acá”, asegura el de seguridad.

Las medidas sanitarias de la entrada “no son ni exageradas ni insuficientes, están muy bien”, asegura Jorge, se acercó al shopping “a mirar” por un regalo para su mamá.

En un local de ropa de mujer, la vendedora cuenta que la gente “no compra mucho”. “Ayer (viernes) fue directamente catastrófico, mucha gente, pero venían, preguntaban precios y se iban, tal vez para volver hoy (sábado, en la previa del Día de la Madre), pero no lo sé. Antes no se veía esto”, afirma.

Según midió la empresa Irsa, el viernes pasaron en total 8.800 personas por el Abasto (Almagro), 5309 por Paseo Alcorta (Palermo) , 5600 por el Dot (sobre General Paz, en Saavedra), 4800 por Patio Bullrich (Retiro) y 9700 por el Alto Palermo.

Hay pocos locales comerciales donde se forma fila para entrar. Liz y su hija Sofía (8) son las primeras de una fila de veinte personas en una tienda de indumentaria de mujer. “Es porque no hay otro local de esta marca cerca, en el barrio”, opinan. Liz comprará los regalos del Día de la Madre para su familia, salvo el propio, que lo elegirá su hija. “No sé todavía qué va a ser”, dice la nena.

El patio de comidas, en el segundo nivel, es un desierto. “Al público no vendimos nada en estos primeros cuatro días”, asegura uno de los vendedores gastronómicos. “Trabajamos más que nada con delivery, no se ven los Rapi por acá, porque los muchachos no suben. Bajamos nosotros al estacionamiento para hacer las entregas”, cuenta.

“Desde que abrió el shopping, hay un poco más de gente que compra en el patio de comidas, pero casi nada. A veces viene algún nene y se va desilusionado porque ve Neverland (el sector de juegos del shopping Abasto) cerrado”, cuenta.

Por ahora, no está permitido comer dentro de los shoppings, aunque sí se puede comprar para llevar mediante take away. Tampoco reabrió el área de juegos, la vuelta al mundo ni cines.

En el Alto Palermo aplican las mismas reglas. En la entrada de Coronel Díaz y Beruti, el empleado de seguridad que controla el termoscan se movió de su puesto, “pero no pasa nada porque están monitoreando todo también desde arriba”, explica. El sistema de control de fiebre hace una ficha con foto y temperatura de cada persona que ingresa.

La única persona del staff que tiene rociador en mano no da abasto de la cantidad de gente que entra. A las 16.10, el Alto Palermo tiene una ocupación de 594 personas, es decir que está al 41.36 por ciento de la capacidad.

“Es tal la felicidad que supera todo, es lo que significa simbólicamente que reabra el shopping, sentir una vuelta a la normalidad”, expresa Fabián Goldman (56), que se retira del centro comercial con un perfume para su mamá y un tomo nuevo de Madame Bovary.

El vecino de Palermo opina que los libros “no están caros, pero la ropa, sí”. Los perfumes mucho más, dice, porque son importados. “Compré un perfume francés, con el dolar a 165, qué querés”, detalla.

En una de las perfumerías de la planta baja, hay más de cinco personas esperando para entrar. “Estamos muy contentos de volver, y más, porque en nuestro local vino mucha gente por el Día de la Madre”, comenta el vendedor y explica que se permite probar en piel las fragancias. “El cliente puede bajarse en ese momento el tapabocas un poquito y el vendedor se aleja dos metros”, aclara.

En los pasillos y halls, no hay muchos carteles ni ofertas especiales por el Día de la Madre. Algunos pegaron algunos stickers en las vidrieras, pero no más. La fila de Zara se hace más larga. “Es que dicen que hay cosas en rebaja”, cuenta una señora desde la cola.

Eliana Morales (35) es la única de las siete personas en la fila para entrar a la librería Yenny que va a comprar algo por el Día de la Madre. “Quiero llevarle algo de cocina, porque con la cuarentena se metió mucho con lo que es la cocina orgánica, creo que fue una oportunidad para bajaron el ritmo de vida y pensar en la importancia de la calidad de la comida”, cuenta.

“We’re back (volvimos)”, festejan los carteles adentro. Afuera, en el puesto de flores frente a la entrada al Alto Palermo, Leandro también celebra: “Desde que reabrió aumentó mucho la gente que circula por acá. Por lo menos, el triple de gente”.

Continue Reading

Ciudad

Restaurantes, servicio doméstico y shoppings: las aperturas que evalúa la Ciudad

Published

on

Otra vez comenzará a discutirse esta semana qué actividades podrían sumarse en la Ciudad, mientras siguen las restricciones y se extiende la cuarentena por el coronavirus. El plan integral y gradual de puesta en marcha se va modificando en función de la realidad epidemiológica y todavía tiene pendientes aperturas de la etapa 3.

Por eso, las principales propuestas que están en evaluación para discutir con el gobierno nacional son habilitar los salones de bares y restaurantes con límite de clientes, permitir el trabajo del servicio doméstico y podrían sumarse las aperturas parciales de los shoppings. ¿Gimnasios? El sector viene reclamando para volver a abrir y también podría incluirse en la negociación.

El nuevo período comenzará el martes 13 de octubre. Esta semana habrá negociaciones. Como siempre, la Ciudad llevará sus propuestas, pero depende del decreto presidencial para autorizar actividades. Ya pasó que se anunció la apertura de patios y terrazas de bares y restaurantes y luego el Gobierno nacional no firmó el decreto. Y también parecen haber quedado atrás los anuncios compartidos. Le pelea por la coparticipación enfrío la relación entre el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

“Vamos a habilitar las actividades que consideremos prudente abrir según cada semana epidemiológica. Ahora estamos en un promedio de entre 900 y 1.000 casos diarios, pero todavía hay que evaluar qué pasará la próxima semana para saber si se verifica el descenso que estamos viendo respecto de semanas anteriores”, dijo el ministro de Salud, Fernán Quirós, respecto de la posibilidad de sumar actividades.

En el mismo sentido, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, expresó: “Queremos seguir sumando actividades, la curva de casos en la Ciudad y en el Amba está en un descenso, pero debemos seguir teniendo cuidados. El objetivo es mantener el equilibrio entre evitar contagios, proteger la vida y también las fuentes de trabajo”.

Actividades en evaluación

La gastronomía fue uno de los sectores más golpeados por la pandemia y la cuarentena. Después de un amague inicial, en la etapa de aislamiento que se inició el 21 de septiembre se habilitaron patios y terrazas en bares y restaurantes. Ahora se intentará a avanzar a la atención dentro de los salones, con un 25 por ciento de la capacidad ocupada. En algunos barrios bares y restaurantes, pese a las restricciones, dejan que algunos clientes se sienten en las mesas. Son los que no tienen lugar en las veredas.

El servicio doméstico es otra actividad que viene postergando su regreso. La traba es que la mayoría del personal que trabaja en la Ciudad viaja desde el GBA en transporte público, y la situación epidemiológica, según los funcionarios, aún no es la recomendada para volver a tener trenes, colectivos y subtes llenos.

El gremio que nuclea al personal doméstico ya alertó sobre el riego de pérdida de fuentes de trabajo. En análisis está la idea de comenzar con quienes viven y trabajan en la Ciudad. Aunque suene insuficiente, ya que más del 70 por ciento reside en el conurbano.

Los shoppings también están cerrados desde marzo. Solo abrió el Distrito Arcos, que tiene gran parte de su espacio al aire libre. El resto ya presentó protocolos. Desde el sector plantean que tienen cómo controlar la cantidad de gente, el espacio necesario para que haya distanciamiento y medidas sanitarias como control de temperatura y alfombras sanitizantes.

Aunque las aperturas están en evaluación, las chances no parecen ser altas. Una traba constante es que la Provincia suele mostrarse en contra de sumar aperturas, aunque tanto en el GBA como en la Ciudad hay actividades que se fueron sumando de hecho, más allá de permisos y restricciones. De acuerdo a la lógica con la que se vienen dando las negociaciones hasta ahora, las actividades que se suman surgen de algún tipo de consenso entre las autoridades. 

En varios municipios del GBA, aunque la actividad no tiene la autorización de la gobernación, hay gimnasios abiertos. En algunos distritos funcionan bajo “prescripción médica”. Es decir que para ir hay que tener una orden que diga que la persona lo necesita por un tratamiento específico.

Pero en la Ciudad no están abiertos y desde el sector vienen planteando la reapertura desde hace semanas. El viernes se manifestaron en la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios. La propuesta se incluiría entre las que llevarán a las negociaciones con la presidencia. También, desde el sector sostienen que se trabaja en el acuerdo de protocolos para ir abriendo de a poco a partir del 13 de octubre.

Ese día se cumplirán 207 días desde el inicio de la cuarentena. 

SC

Mirá también

Continue Reading

Ciudad

Para la Ciudad de Buenos Aires Uber está operando al margen de la ley

Published

on

Uber

La compañía Uber aseguró este martes que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires consideró que “su actividad es legal”, aunque desde el Gobierno porteño advirtieron que la firma “continúa operando al margen de la ley”.

“El TSJ confirmó que Uber no cometió ninguna contravención y, por lo tanto, su actividad es legal”, remarcaron desde Uber, a través de un comunicado.

Sin embargo, desde la administración que conduce Horacio Rodríguez Larreta plantearon otra versión sobre el pronunciamiento del TSJ: “Uber es ilegal y continúa operando al margen de la ley. El Tribunal Superior de Justicia en esta causa no resolvió la cuestión de fondo respecto a si la actividad de UBER es legal en CABA sino que se limitó a pronunciarse respecto a una cuestión de cumplimiento de plazos procesales, que según la Justicia se encontraban vencidos”.

No obstante, la empresa de tecnología aseguró que el reciente falo ratifica “que todas las medidas cautelares impuestas contra la compañía en el marco del proceso quedan sin efecto: bloqueo de uso tarjetas de crédito y bloqueo de la aplicación, entre otras”.

Recordaron que el pronunciamiento es similar al que tuvo la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, en mayo de 2019.

“Todas las acusaciones públicas contra Uber se basaban en el supuesto ‘uso indebido del espacio público con fines lucrativos sin autorización, una contravención que no aplica en absoluto a la actividad de Uber tal como acaba de confirmar el TSJ”, remarcaron.

Indicaron que con esa medida, se rechazó el recurso de inconstitucionalidad que había interpuesto el fiscal Martín Lapadú.

Pero en el gobierno porteño no tardaron en salir a plantear sus diferencias respecto a la definición judicial y señalaron que “los fallos anteriores que se dieron en el marco de esta causa en la cual se pronunció el TSJ, ninguno sostuvo que Uber es legal”.

“Lo que se discutió tuvo que ver con el encuadramiento jurídico respecto a si la actividad desarrollada por UBER siendo antijurídica en todos los casos era una contravención o una falta. A tal efecto, existen varios fallos fuera de esta causa que han afirmado que siendo antijurídica siempre, en algunos casos la actividad de transporte de pasajeros era una falta, en otros una contravención”, evaluaron.

Y agregaron: “De hecho, el Tribunal Superior de Justicia confirmó sentencias en los últimos meses que en todas las instancias tanto los juzgados como las cámaras intervinientes en materia penal contravencional penal y de faltas de CABA, habían afirmado que la actividad de transporte de pasajeros que hace UBER es ilegal”.

En tanto, Felipe Fernández Aramburu, Head Regional de Uber para Cono Sur, manifestó que “la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires abre un nuevo capítulo que será positivo para todos: quienes quieren moverse mejor por la ciudad y también para los que buscan en la tecnología una oportunidad económica”.

Queremos seguir mejorando la ciudad, con vocación de diálogo junto a los más de 2 millones de usuarios y más de 75.000 socios conductores”, completó.

Según informaron desde Uber, el Tribunal ratificó uno de los criterios que había sido expuesto por los jueces de la Cámara de Apelaciones al sostener que “la organización de un sistema de transporte a través de una aplicación como Uber no encuadra en el uso del espacio público tipificado en los arts. 86 y 74, CC como lo pretende la acusación”, y que “la Fiscalía no logra refutar esa interpretación de la Cámara, que no es irrazonable ni carece de fundamentos, más allá de que se la comparta o no”.

Continue Reading

Ciudad

Créditos UVA: historias de los que le temen al descongelamiento de las cuotas

Published

on

La incertidumbre se coló en la vida de los más de 100 mil hogares que tienen un crédito UVA en la Argentina. Lo que comenzó siendo una herramienta virtuosa, que promovió el Estado para facilitar el acceso a una vivienda propia, se convirtió en una fórmula insostenible. Con los sueldos lejos de acompañar la inflación, las cuotas de los créditos comenzaron a ser una carga muy pesada.

Los créditos UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) se actualizan a través de una fórmula que elabora el Banco Central de la República Argentina y que combina el Indice de Precios al Consumidor (IPC) y una parte del costo promedio de construcción por metro cuadrado. Cuando se implementó esa fórmula, el 31 de marzo de 2016, el valor de cada UVA era de $14,05. Hoy trepa a $58,21. Es decir, que se incrementó más de un 300%.

Cuando se lanzaron los créditos UVA, el entonces presidente Mauricio Macri aseguraba que llegaría al fin de su mandato con una inflación de un dígito. Por el contrario, la inflación se disparó. Y en el transcurso de 2019 estos créditos se transformaron en una pesada carga para quienes los habían adquirido. En agosto de ese año, el gobierno macrista congeló las cuotas. Cuando asumió, Alberto Fernández renovó el congelamiento, que se extendió con la cuarentena. La semana pasada se publicó un nuevo decreto, el 767/2020 , que lo prorroga nuevamente hasta el 31 de enero de 2021.

El decreto establece que, desde febrero, los pagos deberán ir actualizándose en un esquema de 18 meses, de manera que las cuotas vuelvan a seguir el ritmo de la inflación y se compensen los meses congelados. De esa manera se busca evitar un salto importante en su valor. Aún así, entre febrero de 2021 y julio de 2022 se espera que los aumentos superen el 100%.

La idea de los UVA era dar una alternativa frente a la dificultad para acceder a un crédito hipotecario. Más aún cuando la lógica de mercado apunta a la construcción de viviendas inaccesibles para los ingresos de asalariados o monotributistas. Se estima que a nivel país la falta de viviendas o la necesidad de refacciones afectan a 1 de cada 4 hogares.

¿Qué sucede en la Ciudad? Según los datos de la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña, que depende del Ministerio de Hacienda y Finanzas, en 2006 el 60,7% de los hogares eran propietarios de la vivienda, el 27,7% alquilaba y un 11,6% eran tenedores precarios. Para 2019, los inquilinos ya eran el 35,2%. Mientras, el porcentaje de tenedores precarios casi no se modificó: son el 11,3%.

María Florencia Soto Montero (39) es recepcionista en un estudio contable. Vive con sus hijas Valentina, que estudia Arquitectura, y Safira, que va a la secundaria. Crédito UVA mediante, pudo acceder a un departamento de dos ambientes en el Barrio Olímpico. Se mudaron en agosto y enseguida la cuota quedó congelada. En ese momento, el valor de cada unidad UVA era de $ 39.

“Soy una persona con muchas pilas, no paro nunca -dice María Florencia-. Pero muchas veces me caigo y lloro. Tengo miedo de tener que volver a la casa de mis viejos. No lo digo por ellos, porque sé que nos recibirían. Pero yo tengo mi propia familia y quiero seguir viviendo en este departamento hermoso, con un balcón terraza enorme. Con mis hijas tenemos derecho a una vivienda. Necesitamos una solución de fondo, no parches”.

Leonardo Miranda es vecino de Caballito y tiene dos hijos, de 7 y 16 años. Después de muchísimos años de pagar alquiler, con su pareja decidieron comprar un PH, también con un UVA. “Por nuestros ingresos, quedábamos entre lo que ofrecía el Procrear y los créditos hipotecarios convencionales. Cuando aparecieron los UVA nos tiramos de cabeza”, recuerda. Ahora le preocupa la cuota: “El congelamiento es un paliativo, claro que ayuda, pero está claro que no se puede sostener en el tiempo. Necesitamos definiciones a largo plazo”, reclama.

Leonardo tiene una pyme de desarrollo de software. Ahora logró que su banco, el Supervielle, aceptara diferir las cuotas actuales del UVA hacia el final del crédito, lo que se habilitó durante la cuarentena. “Los bancos no quieren saber nada, te ponen dos millones de trabas, pero al final logramos hacerlo”.

Grecia Guzman tiene una hija de 11 años, es docente, y estudia 4° año de Arquitectura en la UBA. También difirió cuotas para el final del crédito UVA. “Lo hice porque se me hace insostenible y porque el departamento tiene problemas estructurales que tengo que solucionar. Entonces, o pago la cuota o hago los arreglos”, resume.

La mayoría de los que accedieron al crédito son de clase media y media baja. “Por supuesto que sabíamos que se indexaba por inflación, pero quizás no pudimos dimensionar lo que podía ocurrir. Para mí era la única manera de irme de la casa de mis padres y de salir del hacinamiento en el que convivíamos”, explica Grecia. Su deseo no era otro que acceder a una vivienda digna, un derecho humano reconocido por la Constitución Nacional.

Hernán y Verónica Landriscina también pudieron acceder al departamento propio con un UVA. Viven en el complejo Estación Buenos Aires en Barracas, junto a sus hijas Azul y Victoria. “Nadie pudo prever lo que terminó pasando durante 2019 con la inflación. Y meterte en estos créditos no es un trámite de un día, lleva mucho tiempo y demanda muchas energías. Además, por el tipo de crédito, hay situaciones muy diversas. Algunas familias pueden lidiar con un aumento del 30%, pero otras no”, dice Hernán.

En efecto, no todos quienes sacaron un UVA están en la misma situación. Por ejemplo, a los barrios Olímpico y Estación Buenos Aires -construidos a través de IVC y Procrear respectivamente- accedieron vecinos que no necesariamente tienen todos sus ingresos en blanco o son monotributistas. A ellos se les exigía demostrar capacidad de ahorro. 

Analía Muñoz es docente de nivel inicial y vive en un departamento del Barrio Olímpico junto a sus hijos Axel (9) y Thomas (12). Ambos tienen dificultades en el aprendizaje, lo que implica que necesitan apoyo psicopedagógico extra para avanzar en su desarrollo. “Según mis cálculos, en el último año mi cuota UVA  hubiera trepado de $ 14 mil a $ 24 mil. Algo imposible de afrontar cuando nuestras paritarias no acompañan. Sabemos que los docentes vamos a recibir un bono, pero es eso, no es una mejora real que queda incorporada a los sueldos”, explica Analía.

Además, los edificios del complejo de Villa Soldati son eléctricos y las facturas son enormes. “Por suerte, entre los vecinos somos muy unidos y vamos a defender nuestro derecho a la vivienda. Creemos que la solución está muy vinculada a una decisión política”, concluye Analía. 

Agostina López y Luciano Mesiano son pareja y también viven en el Barrio Olímpico. Ambos están por terminar la carrera de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Ella trabaja en Sushipop y él, en Jumbo. A través de las redes sociales, difunden información con el hashtag #HipotecadosUVA. “Lo que sentimos es que falta una decisión de fondo y definitiva -sostiene ella-. Por supuesto que esta cuarentena modificó los planes de todos, pero querríamos que se contemple a las familias más allá de la coyuntura. La mayoría vimos en estos créditos la única oportunidad de acceder a una vivienda propia”.

NS

Mirá también

Continue Reading

Ciudad

Coronavirus en Buenos Aires: cuáles son los cinco barrios con mayor ritmo de contagio

Published

on

El residencial noroeste porteño dejó de ser la zona donde más se acelera el ritmo de contagios de coronavirus: en la última semana ese indicador viró al este. Núñez, Recoleta, Belgrano y Palermo fueron los barrios que más aumentaron su porcentaje de casos. Junto con Liniers, son los primeros cinco en ese parámetro, con entre 8 y 10% de suba, cerca del doble de la media en la Ciudad.

El dato es del último Boletín Epidemiológico Semanal, publicado este viernes por el Ministerio de Salud porteño. Analiza los casos de coronavirus detectados en residentes de la Ciudad entre el jueves 17 y el miércoles 23 inclusive. Y registra un aumento relativo total del 5% en ese período, aunque hay barrios donde ese incremento es casi del doble, como Núñez, donde llega al 9,6%.

Tanto este barrio como los siguientes cuatro en ese ranking de crecimiento relativo se ubican en los extremos de la Ciudad: Núñez, Belgrano, Palermo y Recoleta limitan, al noreste, con el Río de la Plata. El otro miembro del top cinco, Liniers, también está pegado a un límite, en su caso la General Paz.

Los barrios que solían aparecer primeros en esta lista hoy quedaron más abajo: Agronomía, primero en aceleración del ritmo de contagios la semana anterior, hoy está en el puesto 20 bajo ese criterio. Y Versalles, segundo en ese mismo lapso, ahora se ubica en el lugar 34.

El incremento relativo de casos en la Ciudad en general también fue bajando: se redujo exactamente a la mitad en tres semanas, período en el que pasó de 10,2% a 5,1%.

En ese parámetro, no hay saltos porcentuales muy marcados entre un barrio y otro, sino que el ranking de ritmo de contagios parece más bien un degradé. Así se llega, de forma paulatina, al barrio que ostenta menor suba relativa en la Ciudad: Retiro, con un 2,1% de incremento en la última semana analizada.

Curiosamente, es también Retiro uno de los barrios con más casos por cantidad de habitantes: está cuarto en términos de tasas, superado sólo por Villa Soldati, Barracas y Nueva Pompeya. Bajo ese mismo parámetro, los menos complicados son Saavedra, Villa Pueyrredón, Núñez, Versalles y Monte Castro.

Sí, Núñez, hoy el más rápido en ritmo de contagios, es uno de los últimos en casos por cantidad de habitantes. Esto se debe en parte a que acumula menos positivos que la mayoría de los barrios porteños, por lo que cada nuevo infectado hace mover la aguja de forma más abrupta que en otras zonas de la Ciudad y, por lo tanto, se aprecia en mayor medida la aceleración. 

Palermo también se destaca en esta postal territorial. Por un lado, está alto en positivos absolutos (cuarto, con 7.133 infectados). Por el otro, es el barrio porteño más poblado, por lo que se posiciona a mitad de tabla en tasas, es decir, en contagios por cantidad de habitantes. A su vez, si bien se ubica en uno de los extremos de la Ciudad, ya que uno de sus límites es el mismo Río de la Plata, su territorio es tan extenso que llega a estar cerca del corazón geográfico urbano.

Es por eso que desde el Ministerio de Salud porteño también se lee a Palermo como un barrio central. Es justamente este centro geográfico el que más sube la curva de casos de la Ciudad, en contraste con la periferia porteña, donde lo que más crece es el ritmo de contagio.

De hecho, es en Palermo y, en menor medida, en Balvanera, Recoleta, Caballito y Almagro, donde más casos nuevos se registraron en la última semana. No es casual: estos últimos cuatro son los barrios más densos de toda la Ciudad, una característica que no ayuda al distanciamiento social.

Y aunque en Palermo la densidad general sea menor, ese cálculo puede ser engañoso: la población allí no se distribuye uniformemente, sino que se concentra especialmente al suroeste de la avenida Santa Fe, mientras que grandes extensiones del barrio no tienen viviendas, ya que pertenecen a espacios verdes públicos y privados.

Cerca de ese corazón geográfico también está Chacarita. Pero allí hay más espacio disponible: está en el puesto 41 en densidad poblacional entre los 48 barrios porteños. Con la clara excepción de Villa Fraga, podría decirse que en principio cuenta con mejores condiciones para cumplir con el distanciamiento social.

Esta baja densidad y la acción del operativo DetectAr son dos factores clave para analizar cómo Chacarita viene desacelerando su ritmo de contagios semana a semana, al punto de ubicarse hoy en el puesto 47 de los 48 barrios porteños en ese parámetro, con 2,7% de suba entre esta semana y la anterior. Aunque, como se sabe, esta baja es también fruto de cuidarse individual y socialmente, y no una carta blanca para dejar de hacerlo.

Flores, por su parte, es el barrio con más casos acumulados (9.326) pero también uno de los que ostenta el menor ritmo de contagios, con 2,8% de suba de positivos en la última semana.

Este viernes se registraron 874 nuevos casos de coronavirus en vecinos de la Ciudad. De ellos, 23 fueron detectados en barrios populares, donde los positivos ya ascienden a 16.333. Suman así 122.168 los acumulados entre residentes porteños y 3.264 las muertes, con una edad promedio de 76 años.

Los factores de riesgo de mortalidad más frecuentes hasta el miércoles fueron la hipertensión arterial, las enfermedades neurológicas crónicas y la diabetes. Las insuficiencias cardíacas y las enfermedades oncológicas previas también rankean alto.

NS

Mirá también

Continue Reading

banner Septiembre

banner gcba

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas mes de febrero: 48053