Connect with us

Profesor Peyrelongue

Sociedad Cultural Helena Larroque de Roffo, 90 años en Villa del Parque

Published

el

Sociedad Cultural Helena Larroque, Villa del Parque

La Sociedad Cultural Helena Larroque de Roffo que próximamente cumplirá noventa años, es una institución con una fecunda trayectoria en el barrio. Nacida en los tiempos en que todo estaba por hacer en Villa del Parque.

Helena Larroque de Roffo, fue esposa y compañera en las investigaciones del Dr. Angel Roffo, fueron ellos discípulos de Madame Curie y otras grandes personalidades científicas de Europa.

Al regreso a la Argentina comienzan sus investigaciones en el recientemente creado Instituto de Medicina Experimental para el estudio y Tratamiento del Cáncer, establecimiento que ocupa hasta el día de hoy un predio de cuatro hectáreas cedido por la facultad de Agronomía. Es dentro de éste contexto que en el mismo predio funda la Sociedad Cultural que tiene por objeto promover las actividades científicas, artísticas y literarias, exaltar los valores morales en la sociedad, la honra al trabajo, el respeto a la ley y fomentar la ayuda a las escuelas del barrio.

Anteriormente funda la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), fallece a los cuarenta y un años de edad en el año 1924, una calle y una plaza de la ciudad de Buenos aires, y la Sociedad Cultural de Villa del Parque que ella fundó, llevan su nombre.

Enterados someramente los lectores de quién era Helena Larroque de Roffo, pasemos a la institución que lleva su nombre y que tiene su sede en la calle Simbrón 3058, la misma posee una biblioteca popular de primera categoría (más de 20.000 volúmenes) con una hermosa sala de lectura para niños con grandes ventanales que dan a los inmensos y bellos jardines que la rodea. Esta biblioteca originalmente se llamó Guillermo Brown.

En sus noventa año tuvo momentos de esplendor y también de dura prueba de subsistencia, como lo recordarán antiguos vecinos al evocar la gran cantidad de años que estuvo paralizada la obra de ampliación en la calle Simbrón, en esos tiempos la biblioteca y sus actividades se realizaban en la calle Lacarra.

El pilar de esta institución es la comisión directiva y auxiliares que llevan con honradez y sacrificio personal los destinos de la misma con el único objetivo de servir a la comunidad, es destacable el trabajo de la bibliotecaria siempre dispuesta a satisfacer y buscar soluciones a quienes la consultan.

Entre las actividades se destaca las reuniones de los segundos sábados de cada mes, donde se ofrece desde hace más de treinta y cinco años los excelentes conciertos de música de cámara, coordinados por la Profesora Olga Cuccinotta.

También los cuartos sábados de cada mes, la música popular tiene su espacio con tango y folklore de alto vuelo, impulsado esto por la profesora Cecilia De Antoni.

Siguiendo un recorrido por la institución encontramos cursos de distinto tipo: piano, órgano, taekwondo, yoga taller de la memoria, teatro para adultos y niños, taller literario, dibujo y pintura, tango danza, gimnasia, etc. en distintos horarios por la mañana y tarde. Dictados por profesores de destacada actuación.

Posee amplios salones para eventos en las dos plantas que se utilizan para distintas actividades.

Convocamos a los vecinos a que se acerquen a este casi centenario espacio de arte y creación que tenemos el privilegio de tener en nuestra villa y que participen en sus actividades, pues la institución tiene sus puertas abierta para cumplir con los objetivos con la que fue creada: promover las actividades científicas, artísticas y literarias, exaltar los valores morales, honrar al trabajo, el respeto a la ley y fomentar el apoyo a las escuelas del barrio.

Por Juan Miguel Peyrelongue, tangojuan2002@hotmail.com

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Profesor Peyrelongue

Los héroes desconocidos que impulsaron el progreso en Villa del Parque hace 100 años

Published

on

Estación de Villa del Parque

Por los primeros años del siglo veinte comenzaron los loteos de nuestro barrio, la inmensa llanura pampeana llegaba hasta el shopping, y se extendía aún más y Claudio Mamerto Cuenca si bien ya era un mártir de la batalla de caseros todavía no se había convertido en calle y todo era un verde pañuelo con lino y alfalfa.

Digamos que Claudio Mamerto, según dicen los que saben, tenía otro nombre que era Claudio José del Corazón de Jesús Cuenca, como era muy coqueto se sacó José del Corazón de Jesús y se puso Mamerto. En este punto hay que felicitar a mamertito y a sus padres por el buen gusto que tenían para poner nombres.

Lo que sí existía por esos tiempos era el ferrocarril, y por cierto funcionaba a la perfección con sus horarios que eran rigurosamente controlados por un “yoni” que habían mandado expresamente de Londres y que relojito mediante alcahueteaba a sus “yonis ” superiores el horario de paso del caballo de hierro. Desde la casa que todavía existe en Ricardo Gutiérrez y Nazca pegadita a la vía, el enviado de su majestad anotaba los horarios y vivía con su familia.

De Villa del Parque a retiro tardaba 16 minutos, y el nombre del ferrocarril era de Buenos Aires al Pacífico, este nombre: Pacífico, fue la musa para que un grupo de pibes que jugaban en los terrenos donde hoy está la playa de estacionamiento descubierta del shopping, pusieran el nombre del equipito de fútbol del barrio.

Hoy sigue de pie el sueño de los pibes en la sede que el club Pacífico tiene en la calle Santo Tomé, y donde se formaron y forman grandes deportistas y gente de bien.

Volvamos a la Pampa Villa Parquense resulta que allá por el año 1914 más o menos esto era un barrial con puentes de maderas para cruzar en las esquinas y donde no había veredas, las calles no tenían declives y se formaban grandes charcos y lagunetas por todas partes, los almaceneros que hacían el reparto , hoy se dice delivery, sufrían para abastecer a los vecinos porque los triciclos a pedal quedaban hundidos en el barro.

Pero el progreso prometía su avance sobre el barrio, digamos que solo prometía, la sociedad de fomento de Villa del Parque pedía piedras a la municipalidad para poner en los cruces, pero nunca llegaban las suficientes, pero hete aquí, que un día don Antonio Cambiasso donó un terreno para que se levantara una capilla sobre la calle Cuenca y donde él y su señora pasarían el sueño eterno en el momento de partir a peregrinar por los blandos caminos celestiales.

Por supuesto que la futura capilla, donada por don Antonio, se llamaría capilla San Antonio, no sé si me entiende. Lo cierto es que se dispuso poner la piedra fundamental y mandaron desde arriba (desde arriba me refiero a la curia, no que vino del cielo) nada menos que a monseñor Antonio espinosa, que viajó modesta pero confortablemente sentado en el tren desde retiro en económicos 16 minutos, para cumplir la misión que le estaba encomendada, que era la de bendecir la primera capilla de villa del parque.

Lo esperaban en la estación una pequeña comitiva, dónde se encontraban entre otros el teniente coronel Néstor Golpe y el señor Laporte, un detalle: había llovido copiosamente los días anteriores, y caminar las cinco cuadras hasta la futura capilla no fue tarea sencilla, ni para Golpe ni para Laporte, fue sencilla para monseñor que iba en brazos de ambos para no embarrar la sotana, cinco cuadritas imagínense las cosas que dirían Golpe y Laporte, ¿está cómodo monseñor? acomódese mejor… y dejó a los lectores librados los pensamientos ocultos de los protagonista de la sillita de reina.

Por fin llegaron!!!! Monseñor despachó el asunto solemne y urgentemente como corresponde a un monseñor y se las picó para la estación, volviendo cómodamente sentado entre los brazos de Laporte y Golpe, ésta cristiana acción de Laporte lo impulsó como un resorte hacia la intendencia de la ciudad con la idea de pedir que se coloque el empedrado municipal, por lo menos en la calle Cuenca.

El capo mayor era don Joaquín Anchorena, pero sin pedir audiencia el señor intendente no atiende, Laporte movido por la desesperada idea de volver a llevar a upa a algún vejete por las calles de Mamerto Cuenca, movió cielo y tierra hasta que a Anchorena le dijeron: “atendémelo a éste que viene recomendado” y Anchorena lo atendió y le dijo que no hay guita (igual que ahora, vió?) Pero Laporte no era de dejar las cosas por la mitad y siguió insistiendo y persiguiendo a Anchorenita por todas partes. Un dia Anchorena, igual que una novia que promete, le dijo que si.

Por la emocionante noticia casi se desmaya el sacrificado Laporte y se llevó a dos señores dirigentes barriales; Machatta y don Selaar de testigos, para que el intendente repita ante estos señores miembros de la sociedad de fomento de Villa del Parque la promesa.

Lo prometido era empedrar Nogoya, Avenida San Martín hasta Cuenca y Cuenca hasta Nogoya, igualmente hubo gran mayoría de vecinos que se oponían a empedrar de las vías hacia la plaza (en ese momento también casi se desmaya Laporte) el argumento más o menos era que no había vida después de Pedro Lozano hacia Nogoya y muy pocos utilizarían el camino. Al fin se hizo lo que propuso Anchorena, y ése triángulo de Nogoya, Av. San Martín y Cuenca se empedró y comenzó el progreso, y todo gracias a la lluvia, el barro, la sillita de reina que le hicieron a monseñor y a don Antonio que si no donara la casita del descanso eterno, vaya a saber hasta cuando nos embarrábamos. Y al teniente coronel Golpe y al insistente Laporte héroes asfálticos hoy desconocidos por los vecinos, nuestro grato recuerdo.

Juan Miguel Peyrelongue, tangojuan2002@hotmail.com

Continue Reading

Profesor Peyrelongue

De otros tiempos: historias, personas y hechos del barrio de Villa del Parque

Published

on

Plaza Aristóbulo del Valle

Nuestra querida plaza Aristóbulo del Valle, plaza a contramano de todas las plazas principales de pueblos, ciudades y barrios, que generalmente están situadas frente a la estación y la iglesia, esta, nuestra plaza, está a quinientos metros de la iglesia, la estación y del nudo central del barrio, un chismecito: el monumento de Aristóbulo del Valle está instalado en el copetudo Barrio Norte, y que pasó?

Parece ser que la plaza y el barrio no eran lo suficientemente importante para que “Aris” luciera su duro bronceado bajo el cielo villaparquense y a pedido de sus propios descendientes no viajó nunca para estos lados poligrillenses.

La plaza hoy enrejada a los efectos de que los vándalos, linyeras, mafiosos y prostitutas y prostitutos (como diria…) no accedan de noche y sean un mal ejemplo moral y de mmñtrpfgf….vió?.

A todo esto se armó una con los vecinos que se oponían a las rejas y los otros que si querían y mientras se hacían asambleas y se acusaban unos a otros, puertas y portones de rejas no se cerraban nunca. Por lo tanto quedaron conformes los vecinos que se oponen al enrejado, conformes los que están a favor del enrejado, conforme el linyera, conforme los vándalos, conforme los prostitutos y las prostitutas, conforme el herrero que hizo el trabajo y el punto que lo cometeó. A esto ùltimo los griegos lo llamaron guitacracia, pero volvamos al meollo que es la plaza, que es para que disfruten los pibes, los grandes, los jovatos, los novios, los pichichos y sus amos… que no levantan el popo que dejan sus mascotitas en el lugar donde juegan los chicos y hasta disfrutan los feriantes, que siguiendo el ejemplo anterior dejan tirados sus residuos orgánicos en la esquina de campana y baigorria.

Ahhhhh! ahora me explico!!! con razón Aristóbulo no quiere venir para acá. Ehh?! me estoy quejando mucho, más bien miremos para atrás y tendremos la oportunidad de ver que siempre hubo gente que cuidó la plaza y su contenido, buscando que siempre exista en la misma “armonía, moral y felicidad”, y traigo un ejemplo del 22 de diciembre de 1962 publicado en el diario La Voz, en cartas de lectores de un señor llamado Luis M. Domec, con el siguiente tìtulo: ¡escandaloso!!!!! y comienza diciendo: “ya no es posible cruzar nuestra plaza Aristóbulo del Valle sin ruborizarse, máxime si han de hacerlo los menores a la salida de las clases”.

Un antiguo y caracterizado vecino de Villa del Parque, hombre que se prolonga en sus hijos y sus nietos, se ha visto obligado a protagonizar una escena de pugilato, porque un muchacho con su pareja se habìan excedido con creces, dentro de los cuadros que a diario ya estamos acostumbrados a presenciar en pleno día, ofreciendo un espectáculo obsceno y agravado por las circunstancia de insolentarse cuando se lo llamó al orden al desvergonzado que nos ocupa. Y continúa. “Esta plaza tiene por cuenca la seccional 41 y por campana la 45, pero jamás se ve cruzar un agente ¿habrá cuestión de jurisdicción? si lo relatado no fuera de por sì tan grave, agregarìamos que es tambièn cancha de fùtbol y velódromo, es cierto que allì hay peones, capataz, placero y guardián, pero èstos al parecer carecen de atribución de policía para proceder. En definitiva apelamos a las más altas autoridades del señor intendente, de el jefe de policía, y de la comisión de moralidad municipal, confiados en que, de una vez por todas, se tomen medidas radicales para terminar con estos bochornosos cuadros, que disminuyen el concepto de civilizado. ¡es doloroso, pero es así!” y acá al terminar firma y dirección, Marcos Sastre…

Ayer y hoy todos se han sentido con derechos propios sobre la plaza y todos tratan de imponer su criterio: el obsceno e insolente novio, el antiguo y caracterizado vecino, el feriante, el pichicho, el niño, el pirilunero, el enrejador, los prostitutos y las prostitutas, el linyera, los futboleros, los velodromìstas, etc. Por todo esto y mucho más, ahora me doy cuenta porque pusieron la plaza de contramano y a 500 metros de la iglesia…

Juan Miguel Peyrelongue, tangojuan2002@hotmail.com

Continue Reading

Profesor Peyrelongue

La peluquería de Don Mateo con orígen parquense

Published

on

La peliqueria de Don Mateo en Villa del Parque

Un conocido peluquero de Villa del Parque es el inspirador de uno de los programas más exitosos y vistos de la televisión argentina. En la época de brillo, con Fidel Pintos como Don Mateo, batía récords de audiencia, luego Jorge Porcel, al fallecer Pintos, lo reemplaza y pasaron muchos más, Miguel Ángel Rodríguez, Toti Ciliberto, etc.
(más…)

Continue Reading

banner Septiembre

banner gcba

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas mes de febrero: 48053