Connect with us

Villa Devoto

A 32 años del caso que conmovió a Villa Devoto y toda la comunidad. El ingeniero Santos

Published

el

El sábado 16 de junio en horas del mediodía, Horacio Aníbal Santos, que por entonces tenía 42 años, estaba en una zapatería ubicada en la calle Nueva York al 4100 con su mujer, cuando escuchó la alarma de su cupé Fuego que se había accionado cuando los delincuentes Osvaldo “Topo” Aguirre y Carlos “Pollo” González le robaron el pasacasete.

Santos, a quien ya le habían robado doce veces en la misma forma, subió con su esposa a su vehículo y persiguió a los ladrones unas diez cuadras hasta llegar a la calle Pedro Morán y Campana. Ellos iban en un Chevrolet Chevy Sedán y lograron alcanzarlos. Cuando esto sucedió su mujer gritó asustada “¡Nos van a matar!”, porque le pareció que uno de ellos buscaba algo en el vehículo, lo que hizo que Santos, sin detenerse, les hiciera dos disparos con un arma que llevaba. El ingeniero era un experto tirador ya que realizaba prácticas en el Tiro Federal. Los ladrones, que no portaban arma alguna, murieron en el acto al ser alcanzados con una bala en la cabeza cada uno.

 Lo llamaron el «justiciero» y su caso se convirtió en la bandera de muchos argentinos defensores de la «mano dura» y el «vale todo».

Si Santos tuvo algún instante de vacilación no duró más que unos segundos, aunque nunca se sabrá con certeza qué fue lo que le pasó por la cabeza porque después, ante la Justicia, aseguraría que no recordaba absolutamente nada. 

La policía encontró el pasacasete de Santos en el piso del Chevy, entre las piernas de González, que estaba en el asiento del acompañante. La autopsia dijo que los disparos fueron hechos “desde una distancia superior a los cincuenta centímetros”.

“Santos estaba harto de que lo afanen y reaccionó de una forma que no era su manera de ser. Le habían robado doce veces en poco tiempo y se habían metido en su casa”, dijo su abogado, Eduardo Gerome, que fue defensor del brigadier Omar Graffigna en el juicio a los ex comandantes militares por delitos de lesa humanidad.

A Santos lo detuvieron el mismo día del hecho. El justiciero fue encerrado en la vieja cárcel de Caseros, pero una semana después lo internaron en el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). Al principio lo imputaron por el delito de “doble homicidio simple”. El entonces presidente Carlos Menem se sumó a la polémica que generó el caso. ”Yo no sé cómo habría obrado en una situación similar, habría que estar adentro de su piel», declaró el ex presidente entrevistado por el periodista Bernardo Neustadt.

El 26 de julio de 1990 el juez Luis Cevasco dejó en libertad a Santos “al no encontrar mérito suficiente para tener por acreditado, siquiera ‘prima facie’, la existencia de un hecho delictivo del cual fuera en principio autor penalmente responsable”.

La cuestión central pasaba por determinar si había sido consciente de sus actos, había actuado «bajo emoción violenta» o en «exceso de la legítima defensa». 

Sin embargo, la justicia descartó de plano esa posibilidad al entender que «el estado emocional del acusado, efectivamente sufrido, no lo privó ni de la consciencia de sus actos, aunque pudo ella haber estado perturbada»

En 1994 Santos fue condenado a 12 años de prisión por «homicidio simple reiterado», pero en 1995 la Sala I de la Cámara del Crimen, integrada por los jueces Carlos Tozzini, Guillermo Rivarola y Edgardo Donna, revocó el fallo al entender que se trataba de un caso de exceso en la legítima defensa.

En su voto, el juez Tozzini justificó la actitud del imputado al plantear que «reaccionó bajo los efectos de una fuerte descarga emotiva producida por el injusto y sorpresivo ataque a sus bienes de que fue víctima»

«Fue el primer caso de legítima defensa, siempre me encargué de aclarar la diferencia con los casos de justicia por mano propia. Este caso se ajusta a la legítima defensa, que no requiere paridad de armas, sino que no haya una desproporción en la defensa”, explica Gerome el abogado del ingeniero.

Santos recibió una pena de 3 años de cárcel en suspenso por “homicidio en exceso de la legítima defensa”. Nunca más volvió a la cárcel. Ni volvió a empuñar un arma. Ya se jubiló. Extraoficialmente, se supo que el ingeniero siguió adelante con su vida en un barrio cerrado de Nordelta. No obstante, él nunca dio ni una sola entrevista a la prensa. “La última vez que le pregunté si quería hablar del tema me dijo: ‘Si me preguntás de nuevo se termina la amistad”, subrayó Gerome.

El caso del ingeniero Santos, vecino de Villa Devoto se convirtió en un caso emblemático, que con los años se fue replicando con otros nombres y otras historias similares, tales como la del carnicero Daniel Oyarzún o la del médico Lino Villar Cataldo. La polémica sigue abierta y quizás nunca encuentre una respuesta cierta.

Continue Reading
Advertisement

Deja tu comentario

Educación

Llamado a licitación y conflicto con vecinos y la comunidad educativa por el Palacio Ceci

Published

on

La administración de Rodríguez Larreta publicó un llamado a licitación para definir el proceso de remodelación del histórico Palacio Ceci de Villa Devoto, edificio que hace 84 años pertenece a la escuela de sordos. Desde finales de febrero de este año, la comunidad educativa se movilizó, organizó jornadas solidarias y eventos musicales; y recibió el apoyo de todas las organizaciones barriales y vinculadas a la comunidad sorda.

La Licitación Pública Nº 10179-0066-LPU22, difundida en el Boletín Oficial bajo el título ‘Puesta en valor y adecuación tecnológica del Palacio Ceci’, tiene por objetivo avanzar con “la restauración de la envolvente exterior – fachadas y cubiertas – del Palacio Ceci, de sus recintos interiores y la adecuación tecnológica del conjunto”, señala el documento oficial. El plazo de ejecución es de 10 meses “contados a partir de la fecha de comienzo de los trabajos fijada en el Acta de Inicio (…) y el presupuesto oficial se ha establecido en la suma de $ 277.696.812,45 con un anticipo financiero del veinte por ciento (20%)”.

 Aunque todavía no se formalizó el uso específico que tendrá el lugar, en los planos de la licitación aparecen decks gastronómicos, un café y un bar, salas de reuniones y de exposiciones.

Ya a principios de este año el GCBA había transferido el control del Palacio desde el Ministerio de Educación al de Desarrollo Económico y la apertura de la licitación con sus respectivos planos comienza a confirmar lo que la comunidad educativa venía advirtiendo desde entonces: «No aparece ningún espacio destinado a la escuela, lo único que quedaría es el patio de juegos y más chico de lo que está. Incluso en el jardín, que tiene árboles añosos y es autóctono, van a instalar una cafetería», alertaron integrantes de la comunidad educativa de la escuela.

También aseguran que el gobierno de la Ciudad avanzó con la quita del Palacio Ceci con engaños y ocultando sus verdaderas intenciones. En diciembre del año pasado comunicó a las autoridades escolares el cierre del espacio para iniciar obras de mantenimiento en todo el edificio, algo que la comunidad educativa había reclamado desde hace décadas ya que el ejecutivo local jamás realizó obras en el predio. A las pocas semanas, la comunidad sorda descubrió las verdaderas intenciones de la gestión de Rodríguez Larreta tras un posteo de la Ministra de Cultura y Turismo de Mendoza, Nora Vicario: “Visité el Palacio Ceci, futura Casa del Vino en el Distrito del Vino en CABA”, posteó la funcionaria. “Un espacio y vidriera para mostrar las bodegas y experiencias ecoturísticas de Mendoza”, agregó. Inmediatamente la comunidad educativa se organizó, repudió este hecho, y la funcionaria mendocina tuvo borró su publicación.

Sobre finales de febrero de este año, la comunidad sorda empezó a organizarse, el 2 de marzo se manifestó en la puertas del Palacio Ceci y, dentro de la Escuela N° 28, organizaron un encuentro con las autoridades del gobierno porteño referentes de la comunidad educativa y el equipo de conducción de la escuela. En esa reunión acordaron iniciar una «mesa de trabajo con el Ministerio de Educación local» para evaluar el proyecto de remodelación del Palacio. A los pocos días la gestión de Rodríguez Larreta rompió esa mesa de diálogo al levantar un muro de hierro y retomó las obras y el vaciamiento del Palacio.

La comunidad educativa realizó varios eventos para visibilizar la situación: reuniones y asambleas en plazas públicas, manifestaciones en el barrio de Devoto, y eventos musicales. Durante todo este tiempo lograron reunir el apoyo de organizaciones sociales, políticas y de personas con discapacidad.

Por parte de las autoridades, desde el Ministerio de Desarrollo Económica, indicaron que las tareas a realizar en el edificio, que se construyó a inicios del siglo 20 y está situado en la avenida Lincoln al 4300, consisten en “la restauración de la envolvente exterior, fachadas y cubiertas, de sus recintos interiores y la adecuación tecnológica del conjunto”, y aseguraron que surgen ante “la necesidad” de intervenir la estructura para que no haya derrumbes.

En lo que se muestra del proyecto, se observa en las imágenes que forman parte de la disposición oficial, el Palacio quedará separado del edificio escolar por una fila de maceteros y una reja; en tanto que tendrá en la planta baja dos salas de reuniones y dos de exposiciones. E incluye una construcción nueva dentro del predio público que funcionará como cafetería y bar, con espacio para la atención de los clientes tanto en el interior como en el exterior del edificio, además de contar con un ingreso exclusivo por la calle Habana.

La construcción del Palacio data de 1913 y el edificio lleva el nombre del ingeniero Alfredo Ceci, que vivió allí durante 25 años. El lugar funciona desde 1942 como escuela para niños y niñas con compromiso auditivo y trastornos del lenguaje. En 1996 dejó de estar en manos del Estado nacional para pasar a la órbita del Ministerio de Educación porteño.

Continue Reading

Villa Devoto

Pareja de jubilados enamorados escaparon de un geriátrico de Villa Devoto

Published

on

Dos jubilados enamorados se escaparon de un geriátrico en Villa Devoto y dejaron a todos encerrados para vivir una aventura y tener un momento de intimidad. Los efectivos policiales los encontraron tiempo después en el partido bonaerense de San Martín.

Se trata de una mujer de 81 años y un hombre de 69 que robaron las llaves del asilo “El Pinar de Devoto” y escaparon, pero antes de iniciar completamente su fuga dejaron encerrados a sus compañeros y a las personas que trabajan en el lugar en un intento de ganar tiempo.

De inmediato, comenzó a trabajar la Fiscalía Número 53 de la división de Personas Extraviadas de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires para poder dar con el paradero de los ancianos.

Horas más tarde una mujer llamó al 911 e informó que la mujer estaba caminando sola por la avenida Beiró y 64 en Villa Lynch.

De inmediato efectivos de la policía se trasladaron al lugar y constataron que la persona localizada correspondía a la anciana que se había fugado junto a su pareja de Villa Devoto. Al momento de la detención detectaron que se encontraba desorientada, pero en buen estado de salud.

Por otro lado, los brigadistas solicitaron las cámaras de un restaurante de comidas rápidas de la zona como así también las vistas fílmicas municipales corroborando el último lugar donde se lo vio al hombre desaparecido, a 28 cuadras de donde fue hallada la señora.

Raudamente se dirigieron a la zona y encontraron al hombre, en buen estado de salud. Finalmente fue trasladado junto a su hija al hogar para realizar su reingreso.

Continue Reading

Villa Devoto

Denuncian que se hacen estragos sobre el arbolado público en Villa Devoto

Published

on

Los árboles, además de ser bellos y majestuosos, son esenciales para la vida humana y animal. Purifican el ambiente, dan sombra, oxigenan el aire, ayudan a regular la humedad, reducen el ruido, son hogar de múltiples aves y hasta producen alimentos, entre otras bondades. Sin embargo, su tala indiscriminada no solo en los bosques, sino también en las ciudades es cada vez mayor en un contexto de crisis climática.

Y Villa Devoto no está exento de ésta problemática.  La organización Basta de Mutilar Nuestros Árboles (BdM) denunció sobre la situación del barrio. El arbolado público viene siendo maltratado de innumerables maneras en los últimos tiempos.  Es una «zona verde liberada» para la extracción y mutilación de árboles por parte de desarrolladores inmobiliarios o directamente por el Gobierno porteño. En un informe que recaba varios casos de este tipo, advirtieron que el nuevo Código Urbanístico (CUR) de 2018 y la aprobación del Distrito del Vino (DV) en parte de la Comuna 11 aceleraron el avance inmobiliario que hace «estragos» sobre el arbolado público urbano en «El Jardín de Buenos Aires». A principios de julio, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) dejó firme el fallo que prohíbe la tala y poda indiscriminada de árboles en la ciudad. 

La organización relevó cinco casos concretos de los últimos años, que sirven de ejemplo para demostrar la situación que atraviesa el arbolado público del barrio. En Salvador María del Carril y Allende, por ejemplo, los integrantes de BdM denunciaron que en enero de este año, «durante los días de calor abrasador», se extrajo «un ejemplar que no tenía problemas en su contextura». «Meses después, esa esquina es vendida como lote para un desarrollo inmobiliario que es producto del nuevo CUR. El ‘despeje’ fue realizado de manera anticipatoria por el GCBA», agrega el relevamiento. 

Otro caso es el del desarrollo inmobiliario de Nueva York y Ricardo Gutiérrez, donde BdM asegura que se actuó aún «con mayor saña». «Los árboles que ‘entorpecían’ las vistas están en terrenos de jurisdicción nacional por ser de ferrocarriles, así que fueron mutilados y quemados», precisaron. Para la organización, «la nueva zonificación del barrio, ahora parte del DV, en conjunción con el nuevo CUR, está causando estragos en el arbolado urbano de la mano de los desarrolladores inmobiliarios, constructoras y la Junta Comunal de diversas formas». 

Los otros casos denunciados en el informe se ubican en las esquinas de Asunción y Mercedes, Benito Juárez y Nueva York, y Joaquín V. González y Francisco Solano López. En esta última esquina, donde se demolió una tradicional casa de dos plantas y se proyecta un edificio de cinco pisos de altura, se reemplazaron «los árboles existentes por otros de menor porte, la mutilación y extracción estuvo a cargo de la Comuna 11». En el caso de Benito Juárez y Nueva York, en tanto, «el arbolado fue talado de manera ilegal por la constructora». 

En cuanto a la obra de Asunción y Mercedes, BdM ya había denunciado en junio del año pasado el proceso que derivó en la remoción de ejemplares añosos, una tarea que comenzó en 2019. «En octubre de 2019 el GCBA mutiló varios árboles de esa cuadra y los de enfrente de la obra fueron los que sufrieron las mutilaciones más severas», alertaron entonces. En junio de 2021, en tanto, la organización advirtió que «se extrajeron todos los árboles de la vereda del desarrollo inmobiliario para reemplazarlos por ejemplares nuevos, para que el arbolado público sea como el render de una obra privada». 

También desde la cuenta de Instagram vecinosunidoscomuna11 se hacen escuchar y dejaron un comunicado sobre éste conflicto: “¿Los negocios? Bárbaro.

¿El ambiente, la salud pública y el bien común? Bien, gracias…

Así se manejan las prioridades en nuestra Comuna, sobre todo dónde los metros verdes más valen. La ley de arbolado no se cumple. Por algo el Juez Scheibler recientemente intimó a todas las Comunas a cumplirla. No se sancionan las extracciones, mutilaciones y podas ilegales. Se deja hacer. Total no pasa nada…

No se usa ni un solo indicador ambiental ni sanitario para evaluar la pérdida de follaje. Eso, sí, cada vez que plantan un arbolito, ponen la foto en las redes.

Cuando venga el verano y Devoto sufra nuevamente cortes de luz por días y días, como efecto de el alta constructividad, la falta de estudios de factibilidad de servicios públicos, los efectos del cambio climático y del efecto isla de calor que se da por exceso de cemento y otros materiales de una ciudad cada vez más gris, por favor recuerden cada hoja podada, cada rama mutilada y cada árbol extraído.

Agradezcan a cada vecino que sigue pidiendo talas y podas y fomentando que suban los números de reclamos y disminuya el follaje.

A cada constructora que decide por cuenta propia exterminar el patrimonio verde común.

Cada hoja que se pierde es irrecuperable, generando efectos nocivos en el ambiente y en la salud.

Todos los inconvenientes que puede causar un árbol se pueden subsanar manteniendo el ejemplar de pie.

Toda arquitectura respetuosa del ambiente debería preservar cada árbol, sobre todo los añosos. Tanto de alineación como en los interiores de las que antes eran grandes casonas y hoy son proyectos de edificios.

Se puede y se debe. Solo hay que priorizar el bien común a los negocios”

Algunos vecinos también se manifestaron “Hace años vienen haciendo desastres con el tema arbolado. Desde la construcción del Metrobus, quitaron muchos árboles sin necesidad. Talaron varios en Avda San Martín aduciendo su mal estado. Viendo los cortes, los troncos estaban perfectos”.

Y alguna vez escribió el poeta Jorge Riechmann «Sin embargo, en este mundo que se ha vuelto en contra de la naturaleza cada vez necesitamos más a la naturaleza. Una naturaleza machacada por un sistema depredador que devora la esperanza. Para invocarla, de nuevo necesitamos detenernos, dar un paso atrás, dejar que la vida retome el ciclo perdido. Quizás haya que echarse a un lado para “oír” el silencio de los árboles».

Continue Reading

Villa Devoto

Se puso en marcha la obra en la peatonal Fernández de Enciso y área histórica de Villa Devoto

Published

on

Fernandez Enciso peatonal Villa Devoto

En la mañana de ayer, comenzó la obra en la peatonal de Fernández de Enciso y en área histórica de Villa Devoto situada en las inmediaciones de la estación homónima del FFCC San Martín.

La intervención que durará cuatro meses, incorporará nuevo equipamiento para descanso de los peatones a lo largo de Fernández de Enciso entre Mercedes y Ricardo Gutiérrez. Así mismo nivelará las aceras en los cruces de Nueva York y Mercedes, y en las intersecciones de Fernandez de Enciso con Asunción y Mercedes.

Peatonal Fernandez de Enciso

Continuando con la política que está destinada a revertir el deterioro y degradación de las áreas centrales, potenciando así el proceso de recuperación y mejoramiento de las condiciones ambientales, se sumará arbolado y nuevas demarcaciones en las esquinas peatonales.

En los próximos meses los vecinos y comerciantes del Área Gastronómica podrán disfrutar de un espacio renovado preparado para una mejor experiencia en el espacio público.

Continue Reading

Villa Devoto

Cerró el mítico Café de García de Villa Devoto, qué abrirá en su lugar

Published

on

Café de García

Que no saben a dónde ir. Que ignoran si volverá o llegará otra cosa. Café de García cerró con poco o nulo aviso y plantó desconcierto en sus más viejos parroquianos.

Pasado el shock inicial, los ahora huérfanos se reagrupan en la confitería de a la vuelta, a la espera de noticias. El rumor que corría más fuerte: el bar notable de Devoto reabrirá en unos meses, pero con platos de bodegón y otros dueños.

El Café de García funciona desde 1927 y fue declarado notable y sitio de interés cultural siete décadas después. Supo albergar tres billares y hasta botines de Diego Maradona.

Ventanas guillotina, picadas abundantes, café con facturas y recuerdos amurados formaron este bar típico de esquina, la de Sanabria y José Pedro Varela. Un punto de encuentro para los vecinos más antiguos, esos que conectan cara a cara y rara vez por celular.

Pasaron muchos cafés y pebetes desde sus épocas de esplendor. Su ex propietario, Hugo García, admite que hace meses que no iba porque le hacía mal verlo con poca gente. Que ahora tuvo que vender el fondo de comercio para pagar deudas de juicios laborales. Y que en el último tiempo se hacían cargo dos mozos, que abrían en horario limitado. Conservarán su empleo en la próxima versión.

“La pandemia afectó al bar pero, además, en el último tiempo atendían dos o tres nomás, que como estaban cansados echaban a la gente. Si llegaban diez personas a las diez de la noche, les decían que cerraban. También dejaron de abrir a las 7, y así perdieron a un montón de público que iba a desayunar antes de laburar”, cuenta un habitué, que prefiere mantener su nombre en reserva.

Quienes compraron el fondo de comercio son, en parte, del grupo gastronómico Los Notables. Además de bares como La Poesía y El Federal, tiene restaurantes como Rotisería Miramar y El Octavo. “El Café de García es un bodegón que se va a poner en valor y a seguir siendo llamado por su nombre, como corresponde”, remarca Milagros Carro, vocera de la firma.

La renovación arrancará en breve y el lugar reabriría entre septiembre y diciembre. “Estará abierto todo el día y seguirá siendo el café del barrio. Se van a respetar su historia, el salón anexo y las antigüedades. La carta seguirá la tradición de picadas y platos de bodegón. Se mantendrán los dos mozos que trabajaban ahí. La idea es que la esencia de lo que fue siga existiendo”, resalta Carro.

Hugo García dice que ese café es su vida y que aún recuerda cómo su madre, Carolina Urbani, lo llevaba allí de bebé en un colectivo de la línea 108. Descendiente de inmigrantes italianos de Ancona, ella se hizo cargo del bar por décadas junto a su marido, el asturiano Metodio Nicolás García.

Servían picadas con tortilla, buñuelos de pescado y cazuela de calamares, como recuerda Horacio Spinetto en su libro Cafés notables de Buenos Aires (2012). Además, empezaron a exhibir todo tipo de souvenirs, como una partitura del tango Nostalgias dedicada por Cadícamo. Mucho tiempo después, les pasaron la posta a sus hijos Hugo y Rubén, más conocido como Titi, fallecido hace casi una década.

“Para mí es muy duro hablar de esto, hace meses que no voy porque me pone mal verlo así. Café de García es mi hogar, yo me crié ahí al lado de la barra”, dice Hugo. Con pausas y esfuerzo describe el derrotero societario: la familia primero alquiló el local, luego lo compró, después lo puso en alquiler, finalmente se hizo cargo del todo. Hasta que los mozos tomaron la posta en pandemia.

Pese a todo, García está satisfecho con la venta. “Ellos trabajan mucho con notables y sé que van a mantener los valores tradicionales de este lugar”, destaca Hugo, que considera que el de García es un café de valor cultural, más que un bodegón o un restaurante.

El lugar está protegido por la ley 5.213 de promoción de bares notables, “que es por la que nos regimos siempre”, aclara la vocera de los recién llegados. Para no perder su carácter de notable, no se puede modificar significativamente su estructura, su esencia ni su fachada.

Hay habitués que no están contentos con el traspaso, como los que esta semana mudaron su centro de operaciones al bar La Misión, en Segurola y Beiró, a 300 metros del café. “Los García no están más, los billares tampoco y lo que representaba para los clientes habituales, por ahora, tampoco”, publicó horas después de la noticia el cliente Ricardo Iassogna, bajo una foto de codo en barra en Facebook.

“En el bar tenían anotados los cumpleaños de los clientes y les mandaban tarjetas para saludarlos”, recuerda otro parroquiano. Agrega: “Uno se sentaba y ya sabían qué ibas a tomar. O había otros que iban a jugar al ajedrez, tomaban un café y pasaban tres horas. Eso quizás no se va a recuperar y la gente va a tener que adaptarse”.

Un café, mil historias

Los del barrio iban a lo de García por el café. Los de afuera, por las picadas. Todos, por las historias. Las cotidianas, de electricistas y pintores levantando changas sentados en el bar. O las extraordinarias, como la filmación de No te mueras sin decirme a dónde vas (1995) de Eliseo Subiela, o la servilleta que improvisó Francis Ford Coppola con un pañuelo colorido cuando se manchó mientras comía.

O las de Maradona, una cruza entre cotidianas -era habitué- y extraordinarias -era El Diego-. Una vez quería irse del barrio directo a una fiesta y necesitaba ropa. Si volvía a cambiarse a la casa en la que vivía con Claudia, ella no iba a dejarlo salir. Entonces, los del café fueron a los locales de la manzana y volvieron con zapatos, traje y camisa.

Esa no es la única historia de El Diez. Un conductor recuerda que un día Maradona llegó en contramano a bordo de su camioneta Mitsubishi Montero negra, le tocó el auto y él se bajó para pegarle. Al reconocer al mejor jugador del mundo, cambió sus ganas de puños por un “Diego, hacelo mierda si querés”.

Maradona era habitué del Café de García

En el Café de García, Maradona se encontraba con el padre de Claudia, Coco Villafañe, que era del barrio. En una visita, el jugador descubrió un par de botines que habían sido suyos, colgados. Se los había regalado al bar su ex suegro, con quien Diego se enojó: creía haberlos perdido. Aclaró igual que se alegraba de que estuvieran en lo de García.

Hace tiempo que el preciado objeto no se ve. “Tanto los botines de Maradona como su camiseta autografiada y otra de Messi fueron retirados hace poco -observa el periodista Damián Profeta, creador de la cuenta de Instagram @cafesnotablesok-. El argumento oficial fue que tenían miedo de que se los robaran una vez que murió Diego”. O, quizás, que su ex dueño estaba dispuesto a vender todo, menos la memoria.

Continue Reading

Noticias más leídas

Editor Responsable: Leandro Barattucci - villadelparquein@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2984, CABA - Teléfono: 15.6.8561238 - Propiedad Intelectual N°: RE-2022-65913877-APN-DNDA#MJ - Visitas del mes de julio: 21.507 Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA