Crean régimen especial de apoyo financiero a las milongas

La Legislatura porteña instituyó un régimen especial de apoyo financiero a las milongas, similar al que existe en la ciudad de Buenos Aires para el teatro (ProTeatro, Ley 156 y sus modificaciones), para la danza (ProDanza, Ley 340) y para la actividad musical (Régimen de Concertación, Ley 3.022).

Con la protección y fomento dispuestas en la ley que se sancionó este miércoles se realizarán las inversiones necesarias para adecuar los locales de milongas a las normas vigentes y así se reducirá al mínimo su incumplimiento, evitando clausuras masivas y la pérdida de nuestro capital cultural. Habrá tranquilidad y seguridad para los organizadores y para los bailarines, protegiendo efectivamente la cultura típica y una actividad que es fuente de beneficio para muchos sectores de la sociedad.

El ámbito de aplicación de la llamada Ley de Fomento a las Milongas, será el Ministerio de Cultura del gobierno porteño. Se entiende por milonga “la reunión bailable en torno a los géneros musicales tango, vals y milonga, que puede incluir otros ritmos a modo de separadores musicales (“cortinas”) o en grupos de a tres o cuatro canciones en forma espaciada (“tandas”) en una proporción no mayor al 30% del total. Su componente indispensable es el baile de tango por parte de la concurrencia pero forman parte importante de la milonga la transmisión del baile y de sus valores a través de la enseñanza, la exhibición de bailarines y la música en vivo”, según define el artículo 3°.

Se reconocen la milonga comercial, que tiene fin de lucro y la que tiene sentido social, sin fines de lucro y orientada “a la promoción de los derechos humanos y el desarrollo de estándares uniformes de bienestar y de calidad de vida, atendiendo a necesidades de poblaciones vulneradas o en situación de vulnerabilidad”.

Para la ejecución del régimen se creó un Directorio y un Consejo Asesor. El primero, será encabezado por “un/a Director Ejecutivo con reconocida trayectoria vinculada a las milongas y un Director administrativo designados por la autoridad de aplicación” y sus miembros se desempeñarán por dos años pudiendo ser reelegidos; en tanto, el segundo estará compuesto por 6 miembros: 2 por los organizadores de milongas, uno por los maestros y bailarines y coreógrafos del Tango, otro por los Salones de Milonga y/o Clubes y asociaciones que desarrollan actividades deportivas, sociales, educativas y culturales en los diferentes barrios de la Ciudad que realicen Milongas conforme a la resolución 878/06 y dos representantes de la Comisión de Cultura de la Legislatura respetando la proporcionalidad de bloques que la integran.

La flamante normativa creó en el ámbito del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad el Registro de la Actividad Milongas No Oficial donde deberán inscribirse todas las personas físicas o jurídicas que realicen milongas, los salones milonga habilitados o con trámite iniciado según la Ley 2.323 y clubes y asociaciones que desarrollan actividades deportivas, sociales, educativas y culturales en los diferentes barrios de la Ciudad que realicen Milongas conforme a la resolución 878/06. La inscripción deberá actualizarse cada dos años y su falta implicará la baja automática.

Los beneficios otorgados consisten en la exención de gravámenes tales como del impuesto sobre los Ingresos Brutos, la Contribución por Publicidad en todas sus formas, los derechos por Delineación y Construcción, la Tasa por Servicio de Verificación de Obra, el derecho de Timbre, el derecho de Instalación y Tasa por Servicio de Verificación de Cajas de Escaleras y el de Instalaciones Sanitarias Internas, Tasa Ambiental y el gravamen por Desinfectación y Desinfección de Tanques de Agua Potable.

Incluso, el artículo 14°menciona que la autoridad de aplicación “propiciará gestiones, para la facilitación de créditos en el Banco de la Ciudad de Buenos Aires destinados a la locación o compra del inmueble para la instalación y equipamiento de milongas”.

Además, se creó el Fondo de Fortalecimiento y Promoción del Régimen de Concertación de la Actividad Milongas No Oficial constituido por un presupuesto anual que no podrá ser inferior a tres millones de unidades fijas, cuyo valor quedará establecido en la Ley de Presupuesto para el respectivo ejercicio; las donaciones y legados efectuados por personas físicas o jurídicas, empresas o instituciones públicas o privadas con destino a la aplicación de la ley.

La totalidad de los recursos del fondo deberán asignarse anualmente a quienes estén inscriptos en el Registro, diferenciando en los mismos las particularidades y necesidades de las distintas categorías de beneficiarios. Los inscriptos que no realicen milongas en seis meses perderán su derecho a percibir beneficios, salvo que cierren por reformas, entre otras sanciones previstas. La reglamentación deberá realizarse dentro de los 90 días desde su publicación en el Boletín Oficial.

Decenas de miles de argentinos y extranjeros llegan a la Ciudad de Buenos Aires todos los años para conocer o ser parte de los circuitos de milongas. Ésta actividad que nos caracteriza tiene repercusión en el mundo entero, sin perder por eso su esencia. Las milongas generan cultura y puestos de trabajo, ponen en movimiento industrias de calzado y vestimenta, a la vez que dan visibilidad a nuevos músicos y bailarines. También promueven clases de baile, venta de discos, videos y libros, publicación de revistas, festivales y campeonatos, hotelería, etc.

La Ley 130, llamada “Ley de tango” sancionada el 14 de diciembre de 1998, en su artículo primero “reconoce al Tango como parte integrante de su patrimonio cultural, por lo tanto garantiza su preservación, recuperación y difusión; promueve, fomenta y facilita el desarrollo de toda actividad artística, cultural, académica, educativa, urbanística y de otra naturaleza relacionada con el tango”. “Sin embargo, esta auténtica creación cultural local, que fue reconocida por los legisladores de la ciudad y nacionales, incluso por la UNESCO, viene padeciendo de un continuo hostigamiento por parte de los organismos oficiales de inspección”, afirman los fundamentos del proyecto impulsado por los diputados/as María Conde, Pablo Ferreyra, Lorena Pokoik y Carlos Tomada (FpV).

La Ley de Fomento a las Milongas se aprobó hoy por unanimidad de los legisladores presentes en el Recinto. La diputada Conde (FpV), como autora; y su par Omar Abboud (PRO) como presidente de la Comisión de Cultura destacaron el esfuerzo del consenso en el texto y la trascendencia de la flamante normativa.

Sé el primero en comentar en "Crean régimen especial de apoyo financiero a las milongas"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.