Reconocimientio a la Academia Nacional de Bellas Artes

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires conmemoró el octogésimo aniversario de la fundación de la Academia Nacional de Bellas Artes mediante la entrega de una placa que testimonia el reconocimiento a la labor desarrollada por la entidad.

Cumpliendo con la resolución aprobada el 16 de junio último por el cuerpo parlamentario, en la sede de la Academia Nacional de Bellas Artes sita en Sánchez de Bustamante N° 2.663, su presidente Alberto Guillermo Bellucci recibió la placa de manos del impulsor de la iniciativa diputado Eduardo Antonio Santamarina (PRO). El proyecto también fue coautoría de Lía Rueda, Cecilia de la Torre, Jian Ping Yuan, Claudia Calciano y tuvo la adhesión de Paula Villalba (PRO).

“Esta Academia está conformada por un conjunto de personas con antecedentes valiosos y trayectoria probada en las especialidades relacionadas con las artes visuales -pintura, dibujo, grabado, escultura, fotografía y nuevos soportes-, música, arquitectura y diseño, juntamente con los quehaceres de la historia, la investigación, la crítica del arte, y la gestión cultural”, enfatizó el arquitecto Bellucci. “A lo largo de 80 años fue incorporando sucesivamente 128 académicos de número, 51 académicos delegados en las provincias y 124 correspondientes en el exterior”, explicó. Además, mencionó que la actual conformación incluye 32 miembros de número, 20 delegados y 43 correspondientes “que trabajamos intensamente para contribuir al desarrollo y al estímulo de las bellas artes en sus diferentes manifestaciones”.

El reconocimiento al trabajo realizado por la promoción de la cultura argentina durante ocho décadas fue concretado por quien es nieto de Antonio Santamarina, un académico de número integrante de la mesa fundadora de la institución en el año 1936.

Además, el pasado jueves 7 de julio se destacó la donación de las obras de dos académicos actuales: “Bailarina II”, de Guillermo Roux y “Jardines del mal I”, de Jorge Tapia. Por otra parte, en homenaje al compositor Alberto Ginastera y al pintor y escultor Líbero Badii quienes integraran la entidad y en 2016 cumplirían 100 años, se exhibieron algunos objetos de sus archivos personales. En la vitrina dedicada al músico, una condecoración de “la Orden del Tornillo” que le fuera entregada por Quinquela Martín y fotografías; y en la dedicada a Badii, carpetas de dibujos originales donadas a la Academia que hasta el momento no habían sido exhibidos al público.

Sé el primero en comentar en "Reconocimientio a la Academia Nacional de Bellas Artes"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.