La historia del club Lamadrid y su relación con la cárcel, reflejada en un libro

Libro CarcelerosLibro Carceleros

La historia del Club Atlético General Lamadrid y su casi bizarra relación con el penal de Villa Devoto es el eje del libro “Carceleros”, escrito por el periodista Marcelo Izquierdo y de reciente publicación, que resume con sus historias casi 65 años de problemática vecindad.

Presos que festejan un ascenso arrojando papelitos desde sus celdas a metros de la tribuna; un recluso que se enamora de Lamadrid aferrado a los barrotes y tras cumplir su condena termina su vida como directivo, bufetero y creador del himno oficial del club; detenidas-políticas durante la dictadura que desafían el horror disfrutando la música y los shows de los carnavales; un helicóptero que aterriza en el campo de juego de improviso durante el régimen militar para trasladar a dos encapuchados a prisión; y hasta un recluso que relata el terror de una matanza con el club como testigo son algunas de las historias reunidas en el atrapante libro.

Y hay más; el hincha más fanático que se derrumba en el delito y cae en la prisión cuando Lamadrid juega un partido difícil y arenga a la hinchada desde su celda; los socios atrincherados cuatro días en las instalaciones para evitar que la cárcel se apodere del club; el presidente que fue también jugador y técnico y vende rifas en los entretiempos de cada partido; o el futbolista que hace su pretemporada corriendo alrededor del penal.

O la historia del jugador de Lamadrid que en los años 50 huyó de la policía tras pegarle una cachetada sonora al árbitro para evitar una sanción ejemplar vigente en aquella época: purgar 30 días de arresto en la cárcel de Devoto.

“Carceleros”, el apodo con que se conoce a los hinchas del club, no es la historia oficial de General Lamadrid, una institución que recuerda con su nombre a un héroe de la Independencia cuya vida es retratada en el libro con anécdotas increíbles, sino sobre todo un homenaje a quienes en Argentina y en el mundo luchan por mantener de pie a ciento de clubes de barrio que sobreviven gracias al esfuerzo desinteresado, basado en el amor por los colores de la camiseta, de cientos de socios e hinchas.

Sin embargo, esta historia es especialmente atractiva porque la vida de Lamadrid pasó siempre ante los ojos curiosos de los presos de la cárcel de Devoto, los mismos que a lo largo de estos últimos 65 años han sido desde sus más fieles hinchas hasta sus más implacables enemigos gritando el gol de cada equipo rival que pise el campo de juego.

Historias de fútbol hay muchas y también de cárceles, pero un club humilde del Ascenso, fundado frente a la única prisión que queda en pie en Buenos Aires, reúne ambos condimentos, y el resultado es un libro que retrata la vida de una institución de barrio -quizás única en el mundo- que ha resistido 65 años el embate de una cárcel que desde el primer día quiso arrebatarle sus terrenos.

Sé el primero en comentar en "La historia del club Lamadrid y su relación con la cárcel, reflejada en un libro"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.