Secuestro, persecución y tiroteo en Villa Devoto

InseguridadInseguridad

Cuatro delincuentes robaron una camioneta y secuestraron a su dueño en el barrio de Liniers y luego se dirigieron a Villa Devoto donde robaron otro auto propiedad de un comisario con el que se tirotearon.

La secuencia empezó en la noche del martes, cerca de las 11, cuando la banda le robó una Chevrolet Meriva gris, en el barrio de Villa Real. Un rato más tarde, sobre la medianoche, con ese auto secuestraron a un hombre en el momento en el que guardaba su coche.

A Alejandro Petrillo (48), lo sorprendieron cuando estacionaba su Citroën C3 en el garage de su edificio, en Tapalqué al 7300, en el barrio de Mataderos. Tres asaltantes armados lo amenazaron y lo subieron a la Meriva, donde esperaba un cuarto ladrón.

La esposa y la hija de la víctima vieron lo que pasaba y llamaron a la Policía. Mientras, los secuestradores salieron a toda velocidad con Petrillo en el asiento trasero. Le pusieron una pistola en la cabeza y comenzaron a insultarlo, aunque no llegaron a pedir rescate por él.

El recorrido de la banda estaba lejos de llegar a su fin. Cuando iban por la calle Nueva York al 4900, ya en Villa Devoto, los asaltantes vieron una nueva oportunidad de robo y actuaron. Con Petrillo cautivo en la Meriva, encañonaron a los ocupantes de un Ford Focus. Nunca sospecharon que eran un alto jefe de la Policía Federal y su chofer.

Al ver a los ladrones, el comisario general Carlos Alberto Boniforti “superintendente de Administración e integrante de la plana mayor de la Policía” y su acompañante se identificaron. Enseguida hubo al menos 20 disparos cruzados, en una escena caótica que pudo haber terminado en una tragedia. La Meriva en la que iba el rehén recibió varios balazos y Boniforti cayó herido de dos tiros, uno en cada pierna.

Los ladrones escaparon y el comisario general fue llevado de urgencia al Hospital Churruca, donde ayer continuaba internado pero fuera de peligro.

A unas quince cuadras de allí, en Gabriela Mistral al 4500 “todavía en Villa Devoto, muy cerca de la avenida General Paz los asaltantes volvieron a robar y a secuestrar. Uno de ellos se paró en medio de la calle, delante de una camioneta Volkswagen Amarok blanca que se acercaba, y apuntó con un arma al conductor.

El hombre, identificado como Roberto Salazar, frenó y se convirtió enseguida en el nuevo secuestrado. Se lo llevaron en su propia camioneta. Pero antes, liberaron a Petrillo y abandonaron la Meriva.

Según fuentes del caso, al rato los secuestradores llamaron a la familia de Salazar y le pidieron un rescate. Pero el pago nunca llegó a concretarse.

Una hora más tarde, el hombre fue liberado ileso en Moreno, desde donde llamó a un familiar para que fuera a buscarlo. Un poco más tarde, la Policía halló la camioneta Amarok en la zona del complejo de monoblocks Ejército de Los Andes, conocido como “Fuerte Apache”.

Los investigadores creen que están ante un grupo de asaltantes sin ninguna experiencia en secuestros. “Le pidieron a la familia de Salazar que juntaran el dinero que tuvieran, pero nunca mencionaron una suma en particular. Estaban muy nerviosos, se los escuchaba muy sacados”, ejemplificó un vocero.

Anoche aún no había detenidos. El fiscal Aldo de la Fuente estaba trabajando sobre cámaras de seguridad e interrogando a las víctimas.

Sé el primero en comentar en "Secuestro, persecución y tiroteo en Villa Devoto"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.