¡Me Asfixio Dios!

Mientras no haya justicia el fuego seguirá quemandoMientras no haya justicia el fuego seguirá quemando

La memoria viaja hasta el cinco de julio de 2008. No fue hasta esa noche que pude ver esas manos intentando escapar entre las rejas, buscando aire para escapar de la asfixia de la represión.

Una conmovedora interpretación que hizo el Indio Solari fue la que me llevó a investigar la historia de ese tema tan movilizador de su primer disco solita: Pabellón Séptimo (Relato de Horacio). Tan conmovedora fue que parecían caérsele las lágrimas debajo de sus características gafas negras.

Pabellón Séptimo… describe la masacre que sucedió el 14 de marzo de 1978 en la cárcel de Devoto. Masacre, y no Motín de los colchones como quisieron disfrazar las voces oficiales, donde murieron sesenta y cuatro presos comunes. En el contexto de la dictadura que vivía nuestro país en aquel entonces, vale la diferenciación entre presos comunes y presos políticos, los únicos recordados por la sociedad. Incluso por el Gobierno actual, que tanto ha hecho en materia de Derechos Humanos, pero que tiene este asunto pendiente.

La represión policial fue la culpable de ese delito que todavía se lucha para que sea reconocido como de lesa humanidad y que sigue impune. ¿Quién es la principal impulsora de esa lucha? Claudia Cesaroni, autora del libro Masacre en el Pabellón Séptimo, donde no sólo relata lo sucedido aquel fatídico día, sino que también hace una extensa y minuciosa descripción de la historia de las cárceles y el sistema penitenciario en la Argentina.

Merecido premio recibió la escritora cuando el Indio Solari recomendó su obra en el recital que brindó en Mendoza en septiembre del año pasado: “Para el que tiene el hábito de la lectura ha sacado un libro una escritora que se llama Claudia Cesaroni , que estaría bueno leer sobre la masacre del año ’78 en el pabellón séptimo en Devoto. Aquellos que tengan el hábito de leer, cómprenlo, léanlo y se enterarán de las verdaderas razones de la masacre que hubo ahí”. Además, la tapa es una creación de Rocambole, quien hizo el arte gráfico de los discos de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

En el show que brindó este año el Indio en Gulaeguaychú, por primera vez en toda su carrera solista, no tocó ese tema. Fue una ausencia que se sintió entre los miles de fanáticos que presenciaron el recital.

Actualmente, Claudia Cesaroni, que coordina el Equipo de Investigación sobre la Masacre en el Pabellón Séptimo- sigue con su lucha, la cual merece ser reconocida. Para que todos los muchachos (como suele describir Solari a los presos comunes) puedan borrar sus moretones, respirar otra vez y cicatrizar sus quemaduras.

Sé el primero en comentar en "¡Me Asfixio Dios!"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.