La peluquería de Don Mateo con orígen parquense

La peliqueria de Don Mateo en Villa del ParqueLa peliqueria de Don Mateo en Villa del Parque

Un conocido peluquero de Villa del Parque es el inspirador de uno de los programas más exitosos y vistos de la televisión argentina. En la época de brillo, con Fidel Pintos como Don Mateo, batía récords de audiencia, luego Jorge Porcel, al fallecer Pintos, lo reemplaza y pasaron muchos más, Miguel Ángel Rodríguez, Toti Ciliberto, etc.

Muy poca gente sabe que Don Mateo existió realmente, su nombre: Mateo Bozicovich, con los años presidió el círculo de peluqueros de la República Argentina, los viejos vecinos de Villa del Parque lo recuerdan.

Aquí va la historia:

Mateo se instaló alrededor de fines de los años cincuenta en la calle Nazarre 3387, un local donde puso su peluquería, de las de antes, con los grandes sillones y la máquina de vapor que calentaba las toallas con las que daban fomentos, al principio la cosa estaba dura y sobre la vidriera que daba a la calle abrió una ventana donde puso un kiosco, en la vereda y atada con una cadenita una heladera de madera forrada con aluminio con hielo adentro y con la propaganda de Coca Cola, de a poco los vecinos fueron tomando confianza, al principio los pibes del barrio fueron los primeros clientes cansados de esperar en la peluquería de los Barbera que estaba sobre Nazarre casi Cuenca a dos cuadras de Mateo.

Los Barbera monopolizaban el oficio, trabajaban los tres hermanos Barbera desde las ocho de la mañana hasta la noche con gran cantidad de clientes de martes a sábados, en esa época los lunes las peluquerías no trabajaban. Había en esa época sólo tres comercios de ese ramo que acaparaban casi todos los clientes en toda la villa, Angelito en Melincué 3223, casi Cuenca, al lado de los depósitos de los hermanos Oliveri, lugar también muy concurrido no sólo por la clientela sino también por los garroneros que leían el goles y el Gráfico “de arriba” todas las semanas.

Los Barbera en Nazarre casi Cuenca para ubicarnos, al lado de Liza y donde funcionó hasta hace poco una verdulería, y sobre Nazarre 3492, casi esquina Teodoro Villardebó, en un lúgubre espacio y con muy acomodada tarifa, el loco Pepe, un tano viejito, pintoresco personaje que honraba meticulosamente el mote por el que era conocido y que según la fama ganada, cabeza que tocaba no tenía arreglo en el resto de su vida, amante de la música clásica, uno podía saber al pasar por la calle si había algún desprevenido caído en sus desafiladas tijeras porque se escuchaba el aria de alguna ópera, cuando tano cantaba, cabeza sonaba decían maliciosamente, los vecinos que lo recordamos y que fuimos alguna sola vez sus víctimas lo hacemos con una nostálgica alegría.

El kiosco lo empezó a atender la mujer de Mateo y de a poco fue ganando clientes, la peluquería ganaba trabajosamente el sustento diario, a muchos le gustaba la comodidad de no esperar y Mateo era prolijo y cortaba bien, muchos socios de G.E.V.P. (Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque) comenzaron a frecuentar la peluquería, entre ellos Oscar Herrero que era violinista de la orquesta de Osvaldo Pugliese, y que después sería el fundador junto a otros destacados músicos del sexteto tango, es el autor del conocido tango y uno de los preferido de los bailarines: Nochero soy.

Comenzando los años sesenta comienza lo que fue conocido como la nueva ola, las modas cambian los cortes de cabellos a la americana y media americana, las polleras courregés el a-gogó, el corte a navaja, cambios profundos y Mateo se adelanta y se prepara para estar a la moda con los amigos de Villa del Parque, pero la ambición de crecer económicamente lo impulsa a buscar otros destinos y prueba viajar a Córdoba para ponerse a criar chinchillas, un sueño que le prometía hacerse rico en poco tiempo, tal vez quiso seguir los pasos de Hugo del Carril que tenía en Buenos Aires un criadero de chinchillas que le dejaba importantes ganancias, se instala en Córdoba y pronto el criadero crece y él invierte todo su capital, el éxito soñado, prometido como fruto del sacrificio y la inversión nacido de un sueño, queda en eso: un sueño, la caída económica es estrepitosa, la billetera vacía y lleno de deudas retorna a Buenos Aires.

En ese tiempo ocurre un suceso que cambiaría su destino totalmente, fallece el suegro que vivía en barrio Norte en un departamento a metros de canal 9, como vecino en el departamento del fondo vivía el “negro” Guillermo Brizuela Méndez en ese momento era famosísimo y de gran prestigio. Una vez instalado en el departamento de su suegro, establece su peluquería, convoca y empieza a atender a los pocos clientes que lo siguen desde Villa del Parque, entre ellos el ya mencionado Oscar “Cacho” Herrero que trabajaba en esos momentos en un programa musical en canal 9, éste lo empieza a recomendar y junto a Brizuela Méndez le hacen fama, como se decía en esos tiempos, lo cierto es que comienza la moda de los coiffure, ya no son mas peluqueros, ahora son coiffure y se reemplaza la namigo (gomina al vesrre) por el spray, y hasta le ponen manicura al cliente mientras le matizan el pelo.

Mateo se da cuenta de todo y hasta se pone un lindo bisoñé tapando la peladita, cada vez son más los artistas que acuden, productores, representantes, es una peluquería en un departamento con clientes exclusivos. A los muchachos de Villa del Parque que le hicieron el aguante y lo bancaron en las malas sosteniéndolo en sus peores momentos, según me cuentan ellos, los invita a pedir turno por teléfono a la secretaría para atenderse, esa actitud no fue del gusto de la barra parquense y poco a poco dejaron de ir.

En esa época de esplendor para su negocio caen los hermanos Sofovich autores y productores de televisión y teatro de revista, comienza una relación amistosa.

La fina observación de los autores y la capacidad para ver situaciones que ocurrían en el ámbito de la peluquería inspiró a Gerardo Sofovich en el exitoso programa.

Mateo crece en su profesión y es un gurú de los peluqueros, convierte en una gran empresa, lo que comenzó humildemente como kiosco y peluquería de barrio en Villa del Parque.

Siempre hasta hace unos diez años aproximadamente que falleció, solía darse una vueltita por el barrio con lujosos automóviles, en su nostálgica vuelta tocaba el timbre de alguno de nosotros pero no quería pasar sino charlar en la puerta y hacerse acompañar a la casa de algún que otro vecino.

El local donde empezó siguió muchos años con el mismo rubro: peluquería, luego fue mueblería infantil y desde hace muchos años carnicería y verdulería.

Hasta aquí el recuerdo de un laburante del barrio que el destino inspiró para hacer un programa de televisión.

Sé el primero en comentar en "La peluquería de Don Mateo con orígen parquense"

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.