Historia de Villa del Parque

Tuvo buen comienzo ya que desde su nacimiento, allá por 1906 es considerado uno de los barrios más nuevos de la ciudad, el mismo que fue bautizado con el nombre de Ciudad Feliz, y si bien éste fue cambiado, siempre se caracterizó por ser un barrio tranquilo, amistoso, bello, y muy querido por sus habitantes y vecinos. Es considerado una verdadera comunidad, ya que gran parte de los que lo habitan hacen lo imposible por conservar sus tradiciones. Su nombre actual se debe a que fue “la villa” del Gran Parque del Oeste o Quinta de Agronomía.

Es muy residencial, con casas y chalets tipo petit-hotel, acorde con el gusto de sus dueños que eran en su mayoría extranjeros y muy distintas a las casas “chorizo”, de tipo italiano, tan comunes en otros barrios de Buenos Aires.

Actualmente, tiene edificios de departamentos, no demasiado altos. Se podría decir que es un barrio donde el transeúnte no se siente agobiado ni por ruidos ni por la altura de los edificios, ni por las multitudes que circulan por él; por el contrario es uno de los pocos barrios porteños desde donde se disfrutan, el cantar de los pájaros, el aroma de sus flores y la sombra de sus árboles.

Al principio fue una zona semirrural, ocupada por quintas, alfalfares, hornos de ladrillos, y animales de todo tipo. La primera quinta fue la de don Antonio Cambiasso quien instaló su vivienda en al actual calle Campana, luego sobre Cuenca.

Esa casa fue el orgullo del vecindario para quienes significaba un trozo de historia, pero, muy a pesar de ellos, la demolieron. Era de difícil acceso, ya que también aquí hizo de las suyas el famoso arroyo Maldonado, que con las lluvias, inundaba la zona y las hacía intransitables.

Hay varios pasajes que hacen característica a esta zona, dándole un toque muy especial, como consecuencia de dividir en dos las manzanas. Esto se hizo para que económicamente sea más rentable, pues contaban con más frente a la calle y con el fin de aumentar los espacios verdes.

Pero esto, si bien lo hace muy bonito a veces lo transforma en un laberinto, de difícil salida. Son de las veredas angostas, bien arboladas y algunos de ellos como el Granville tienen tantos canteros sobre su calzada que en él no pueden transitar los vehículos.

Calles principales del barrio de Villa del Parque

Son límites están fijados por las calles y avenidas, Joaquín V. González, Beiró, San Martín, Arregui, Gavilán, Alvarez Jonte y Miranda. Sus calles principales son, Cuenca y Avenida San Martín.

La plaza más importante llamada Aristóbulo del Valle, ubicada entre las calles Marcos Sastre, Cuenca, Baigorria y Campana. Cuenta con muchas plazoletas, como ser Porto Alegre, Jorge Williams, Elena Larroque de Raffo, etc., todas ellas le dan un aspecto muy lindo a la zona.

Una de las bellezas arquitectónicas del barrio la constituye la Iglesia de Santa Ana con una fachada en donde se pueden apreciar una mezcla de estilos clásico y romántico. El frente está adornado por 4 columnas corintias y una torre con una cruz de hierro forjado.

La Iglesia Evangélica Luterana Unida “Congregación el Redentor, es un templo rodeado con rejas de hierro, de estilo neogótico. La Capilla de la Santísima Virgen Niña, constituye el centro de la vida religiosa del barrio. Esta congregación se instaló en 1912, al principio con grandes vicisitudes económicas, y gracias a su tenacidad y a la colaboración de sus benefactores, entre ellos los Cambiasso, el Dr. Emilio Lamarca etc. que fundaron un colegio y el Ateneo.

Dentro de sus límites tuvo otros sub-barrios que se conocieron como Villa Sahores, ubicado en un triángulo que hoy ocupa la avenida San Martín , Alvarez Jonte y Empedrado, famoso por sus bailes de Carnaval. Otro era Villa Juncal en la zona de Nazca, Alvarez Jonte, Nogoyá y Avenida San Martín. Es una zona sumamente pacífica de casas bajas. El barrio Dr.Fernando Ciarlo, ubicado entre Alvarez Jonte, Teodoro Vilardebó, Santo Tomé, Arregui y Lascano, y el barrio Hogar Obrero en las calles Emilio Lamarca, Joaquín V. González, Julián Alvarez y Arregui con un sinfín de viviendas construidas para sus asociados.

Es un barrio que por su aspecto entusiasma para la práctica de los deportes, fueron muchos los ingleses que lo poblaron y era muy común verlos jugar al fútbol en una canchita de Beiró y Helguera, pero se hizo más famoso el básquet en esa zona. Así se formaron varias instituciones deportivas de las que han salido figuras nacionales e internacionales, orgullo de nuestro país, como Elsa Irigoyen , quien conquistó el máximo título sudamenricano en esgrima, Catracciolo y Carlos Valerga Curell en natación y otros.